lunes, diciembre 08, 2014

Noticias del Frente Ecológico 130

“A los gobiernos les preocupa más que el ébola llegue a sus países que erradicarlo en origen”


Médicos Sin Fronteras: Dando forma a la salud pública del futuro

Entrevista a Xavier Casero, pediatra de Médicos Sin Fronteras que ha combatido el Ébola en Nigeria

Por Enric Llopis, Rebelión 02 12 14

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado recientemente de que casi 7.000 personas han perdido la vida en África Occidental, principalmente en países como Guinea, Sierra Leona y Liberia, como consecuencia del virus del Ébola. En los ocho países afectados se han detectado 16.000 casos desde que estallara el brote el pasado mes de marzo en Guinea. El médico pediatra Xavier Casero trabajó con la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) durante un mes en Nigeria, país declarado “libre de ébola” en octubre por la OMS. Regresó ese mismo mes y afirma que la epidemia “sigue descontrolada en África occidental” mientras “los gobiernos del resto del mundo se preocupan más de evitar que el ébola llegue a sus países que de erradicar el problema en su origen”.

En octubre Médicos sin Fronteras (que cuenta con casi 3.500 trabajadores combatiendo la epidemia sobre el terreno) impulsó la campaña #StopEbola, con el fin de informar a la población y recaudar fondos para combatir la crisis sanitaria en la región afectada. Las personas interesadas pueden realizar aportaciones en la página web www.stopebola.es, o enviar un SMS con las palabras STOP EBOLA al 28033 (la recaudación de cada mensaje -1,20 euros- se destinará a la lucha contra esta enfermedad).

P- Has estado trabajando con Médicos Sin Fronteras en Nigeria, donde pronto se atajó la expansión del virus y la OMS declaró en octubre al país “libre de ébola”. ¿Qué medidas se adoptaron?

Desde el principio de la epidemia en Nigeria el Ministerio de Salud pidió consejo a Médicos Sin Fronteras. Desde la organización hemos dado apoyo al Ministerio de Salud: implementando y supervisando los centros de tratamiento de Ebola de Lagos y Port Harcourt, también dando formación al personal médico nacional, y colaborando en la búsqueda activa de casos y seguimiento de contactos. Los hospitales se colapsaron porque nadie quería atender a nadie, el sistema de formación de MSF redujo mucho el pánico. Nigeria es un país rico con petróleo y buen sistema sanitario, hospitales como aquí, no comparable a otros países como Liberia, Guinea o Sierra Leona; además, el contexto urbano hizo más fácil el manejo la epidemia.

P- “A pesar de su alta mortalidad, el ébola mata a menos gente que el sarampión, la desnutrición o la malaria”, según la doctora Orsola Sironi, coordinadora médica del centro de tratamiento de ébola en Lokolia (República Democrática del Congo). ¿Por qué se ha puesto el foco en el ébola?

Médicos Sin Fronteras ha trabajado en 15 brotes de ébola desde 1995 y jamás se ha enfrentado a uno de esta magnitud. Los pacientes y las muertes se cuentan por miles, y no solo a causa del ébola: la crisis sanitaria es tal en estos países que la mayor parte de los hospitales han cerrado o son incapaces de prestar servicios, y la gente muere en gran número por culpa de la malaria, de enfermedades prevenibles, de infecciones respiratorias, de diarreas o de partos complicados.

Además, el derrumbe de instituciones, del comercio y de la agricultura en regiones enteras, donde hay problemas de suministro de alimentos y restricciones al tráfico de mercancías, está desatando las tensiones sociales y la violencia. La epidemia sigue descontrolada en África occidental, por eso creemos importante actuar

Desde MSF además de esta respuesta en la epidemia de ébola continuamos trabajando en países del Sahel como República Democrática del Congo, República Centroafricana, Níger, Mali en proyectos de desnutrición severa (proyectos a largo plazo y emergencias nutricionales), apoyando las estructuras de salud en su lucha contra la malaria, así como campañas de vacunación de sarampión.

P- El último gran brote tuvo su origen en el mes de marzo. Desde entonces se ha cobrado unas 7.000 vidas en la zona del África Occidental afectada. ¿Por qué no existe todavía un tratamiento específico, si el virus apareció en 1976?

La búsqueda de un tratamiento y/o vacuna eficaces para las fiebres hemorrágicas nunca ha sido una prioridad para la industria farmacéutica, porque estas enfermedades no afectan a países desarrollados, que son los potenciales compradores de sus productos. Los gobiernos del resto del mundo se preocupan más de evitar que el ébola llegue a sus países que de erradicar el problema en su origen.

La búsqueda de un tratamiento seguro y eficaz es una prioridad para luchar contra un brote de ébola sin precedentes en el África occidental. Ante la falta de tratamientos específicos para el ébola, desde Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos anunciado que albergaremos ensayos clínicos en centros de tratamiento de pacientes con ébola en África occidental. Los estudios, que se realizarán por separado, tienen por objetivo encontrar con celeridad una terapia eficaz que pueda ser utilizada contra una enfermedad que, hasta el momento, se ha cobrado más de 5.000 vidas en el actual brote en la región. Los ensayos serán dirigidos por tres instituciones de investigación diferentes.

Mientras los ensayos clínicos estén en marcha, MSF instará a los desarrolladores de estos medicamentos a aumentar la producción y el suministro desde ahora, para asegurar así que no haya una brecha entre el final de los ensayos y la introducción a gran escala de productos considerados seguros y eficaces por las investigaciones. MSF también solicita a los fabricantes de medicamentos que garanticen que los productos finales tengan precios asequibles y estén disponibles en las cantidades necesarias para hacer frente a la epidemia en su epicentro en África occidental. La distribución de los fármacos y tratamientos debe estar impulsada por las necesidades, independientemente de donde viva la población o de la capacidad de un país para pagarlos.

P- Según Médicos Sin Fronteras, los casos aumentan en Guinea y Sierra Leona y, aunque hayan disminuido los casos en Liberia, se dan nuevos focos de emergencia en este país. ¿Por qué los medios de comunicación en general dedican menos portadas y titulares al ébola?

La presencia de noticias relacionadas con África en los medios de comunicación tiende a desaparecer en la medida en que esta crisis no tiene un efecto sobre nuestro entorno, por lo que el interés se reduce. Es un hecho que constatamos con la epidemia de ébola, pero también sufrimos con otras realidades que viven nuestros equipos en terreno. Es por esto que desde MSF continuaremos dando visibilidad a esta epidemia, y a otros muchos conflictos olvidados, que no están en las portadas de nuestros periódicos ni en nuestras pantallas pero que siguen afectando a millones de personas.

P- José Antonio Bastos, presidente de Médicos Sin Fronteras-España, ha afirmado que los casos de ébola declarados son sólo la “punta del iceberg” (en torno a un tercio de los casos reales). ¿Cuál es la magnitud real de la tragedia?

La enfermedad está causando unos terribles daños colaterales en estos países, cuyos sistemas sanitarios ya eran débiles antes de la crisis. La gente que padece otras enfermedades, como la malaria, no tiene centros de salud a los que acudir. No se ha calculado el número, pero miles de personas están falleciendo a causa de enfermedades prevenibles, infartos, infecciones respiratorias o partos no asistidos. Son las terribles cifras que esconde la mortalidad indirecta.

Además, la crisis de ébola y el miedo a la enfermedad está causando una terrible falta de suministros en amplios sectores de la población. El derrumbe de las instituciones, del comercio y de la agricultura, añadido al bloqueo del comercio, está generando una carestía enorme de alimentos.

Del mismo modo, la desestructuración del tejido social y estatal provoca que haya un altísimo riesgo de violencia descontrolada, como ya se ha visto y dado en algunos desastres naturales.

Este escenario, por lo tanto, agrava una situación ya escalofriante per se. Hablamos de una catástrofe que está muy por encima de la capacidad de una organización humanitaria. Es una amenaza que puede desestabilizar toda una región. Solo un despliegue de solidaridad internacional de gran magnitud podrá igualar y amilanar la crueldad de la infección

P- ¿Qué cantidad de muertos produce, de modo indirecto, el ébola por ejemplo al colapsar los sistemas de salud?

No se ha hecho un estudio retrospectivo de mortalidad por lo que es difícil dar datos concretos pero nuestros equipos en terreno si están presenciando el colapso del sistema sanitario. De hecho Médicos Sin Fronteras ha iniciado actividades para actuar tanto contra el ébola como sus aliados –el miedo y el estigma, sus esbirros más fieles- y también plantar batalla a las enfermedades que aprovecha ahora para cobrarse sus muertos por miles.

P- El Estado español envió 423.000 euros en concepto de ayuda para combatir la enfermedad. ¿Es suficiente?

Médicos Sin Fronteras sigue pidiendo al Gobierno la implementación de tres puntos clave que ayudarán a frenar y acabar con esta crisis:

Que apoye los esfuerzos de la OMS y, bajo su liderazgo, despliegue en el terreno equipos militares y civiles especializados en riesgos biológicos. Es imprescindible el despliegue urgente de más personal experto para tratar a los pacientes, rastrear contactos, sensibilizar a las comunidades afectadas y mantener hospitales abiertos y seguros; y esto no puede conseguirse sin que los países con capacidad envíen al epicentro de la epidemia unidades especializadas en riesgos biológicos, suministros y recursos. Y no bastan los compromisos ni las promesas; hay que enviar las ayudas ya.

Que organice la evacuación médica de trabajadores humanitarios internacionales, si fuera necesario. La organización médico-humanitaria considera que tanto las organizaciones como las instituciones tienen que asegurar a sus trabajadores y ciudadanos la vuelta al hogar en caso de enfermedad o contagio.

Dado que la posición de España es clave en el mapa de lucha contra la epidemia, que posibilite un puente aéreo en Canarias, que resultará esencial para llevar equipos y material a la zona, visto que numerosas compañías áreas han cancelado sus vuelos a la región.

Desde el principio de la epidemia, Médicos Sin Fronteras ha llamado reiteradamente a los gobiernos internacionales, entre ellos el español, a enviar ayuda urgente a África occidental, no solo financiación, sino materiales y personal cualificado.

En estos momentos, las brechas en la respuesta siguen siendo muchas. Es necesario ampliar el número de camas, y para ello, urge contar con una gran red de profesionales capaz de tratar a los pacientes de manera segura. Además de estos equipos sanitarios, hacen falta más profesionales capaces de organizar sesiones de formación sobre cómo tratar el ébola, construir centros de tratamiento adecuados, implementar actividades de higiene y saneamiento, y crear una red logística para el envío y recepción de materiales y alimentos. También es crucial reforzar los equipos de sensibilización comunitaria, que informan sobre el riesgo de la enfermedad, sobre la necesidad de buscar atención médica, sobre la importancia de identificar a las personas que hayan estado en contacto con los enfermos, y sobre los métodos de enterramiento seguro.

P- Por otro lado, Estados Unidos anunció el envío de 4.000 militares a la zona del África Occidental afectada. ¿Son las tropas la herramienta idónea en estos casos? ¿Cuál es su utilidad?

Hasta el momento, algunos países, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia ha anunciado el despliegue de unidades militares para la construcción de centros de tratamiento. Desde MSF hicimos este llamamiento porque consideramos que muchos países cuentan con estas unidades que pueden suponer un salto cuantitativo en la lucha contra la epidemia por su formación y capacidad logística y organizacional para responder rápida y eficazmente.

MSF insiste en que todos estos equipos y personal militar desplegado en la región no deben ser utilizados para poner en marcha medidas de cuarentena, de contención o de control de personas. Las cuarentenas forzosas sólo generan más miedo y malestar, en vez de frenar el virus. MSF pide que estos recursos militares extranjeros se destinen exclusivamente a dar una respuesta médica y de salud pública.

P- Dos compañías que trabajan en antivirales (Tekmira y Mapp) tienen contratos o mantienen relación con el ejército de los Estados Unidos. ¿Hay que extraer de ello alguna conclusión?

No tenemos información al respecto.

P- Por último, ¿la lucha contra el ébola es (o debería ser) un asunto relacionado con la voluntad política o con la acción humanitaria?

Aparte de la aportación de fondos, personal especializado y recursos, otra aportación esencial en esta emergencia es el liderazgo político y la participación en soluciones coordinadas a nivel de la Unión Europea. En este sentido, el gobierno español, ha tenido la oportunidad de liderar en el ámbito de la gestión de casos y de evacuaciones médicas dada la experiencia adquirida. No hemos visto en ningún momento muestras de esta determinación política.

Hemos hecho un llamamiento para que los gobiernos, en sus capacidades, asuman sus responsabilidades en esta crisis mediante el envío de efectivos personales y materiales. No podemos permitir que ésta sea la primera gran crisis de salud pública internacional en la que el liderazgo para hacerle frente sea el de una ONG, cuyo mandato no es tal. Nosotros necesitamos poder seguir trabajando y tratando enfermos pero la gravedad de la situación requiere una mayor capacidad internacional y mayor capacidad de liderazgo global, con más personal en los países afectados.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

******
Laurel and Hardy: The Second 200 Years

https://www.youtube.com/watch?v=iATojaBtigU&feature=em-subs_digest-vrecs

******
Red Mundial de Escritores en Español

http://www.redescritoresespa.com/default.htm

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).