lunes, junio 18, 2012

Noticias del Frente Cibernetico 033









¿Sólo madres adolescentes?



Por Tahira Vargas, antropóloga social, Acento Social, 12 de junio del 2012, publicado originalmente en el periódico HOY

En una publicación reciente de registros administrativos de Salud Pública se establece que el 58% de los nacimientos del 2011 se produjeron a través de madres adolescentes.

¿Quién es responsable de estos embarazos?

El embarazo en la adolescencia en nuestra sociedad tiene un abordaje sexista reducido al sexo femenino. El sexo masculino no se presenta como responsable ni copartícipe.

El padre adolescente es invisible en nuestra sociedad y no recibe ningún tipo de presión social. Son escasos los esfuerzos y recursos que se dedican a trabajar con la población masculina adolescente desde su sexualidad en prevención de embarazos y enfermedades.

¿Cuáles programas se dedican a reducir “la paternidad adolescente” o a prevenirla?, lo que ocurre con la “maternidad adolescente”. Las estadísticas no revelan ¿qué porcentaje de hombres son o fueron padres adolescentes? ¿De cuántos hijos, con cuántas mujeres diferentes?
En el estudio cualitativo que hicimos junto a Miguelina Kelly publicado por Conapofa (2008) se analiza la maternidad y paternidad adolescente.

En la investigación se muestra que los padres adolescentes no son expulsados de los centros educativos como ocurre con las madres adolescentes, ni se tiene información sobre ellos, no son una preocupación para el sistema educativo.

En muchos casos los adolescentes embarazan más de una joven y tienden a tener paralelamente varios hijos a temprana edad. La responsabilidad paterna es débil y deficiente. Son muchos los jóvenes que tienen hijos e hijas y no pagan pensiones por ellos ni tienden a ser sometidos a la justicia por incumplimiento de responsabilidad paterna.

Desde la niñez aprenden que tener varias novias es indicador de virilidad y su masculinidad se mide en función de ello, es “más macho”. Este aprendizaje se extiende a la adolescencia con prácticas de varias parejas adolescentes paralelas a quienes embarazan pero no asumen ninguna responsabilidad.

En nuestra sociedad debe abordarse el embarazo en la adolescencia como un fenómeno de pareja hombre-mujer no solo de la mujer. Los jóvenes adolescentes deben ser educados para prevenir un embarazo en el que ellos tienen una participación activa y concientizarse de sus consecuencias y sus responsabilidades.

Debe producirse una ruptura con la desigualdad en la visión de la sexualidad como solo permitida para los hombres, los que no asumen ninguna responsabilidad en la misma. Este exceso de permisividad masculina influye en el incremento de enfermedades de transmisión sexual y VIH-SIDA, además de los embarazos en la adolescencia.

La educación sexual en derechos sexuales y reproductivos debe ser una prioridad en el sistema educativo para el sexo femenino y masculino entendiendo la responsabilidad de los embarazos y las enfermedades como de ambos sexos y de toda la sociedad.

******
LA CIBERUTOPÍA HA MUERTO

Por Lino González , FP, 04 06 12

"Me preocupa que sucederá con la Red -y en particular con el futuro de la libertad en la era de Internet- si las democracias desarrollan el hábito de afrontar los problemas a corto plazo, más reactiva que proactivamente, sin considerar las consecuencias nacionales y globales que sus decisiones pueden tener a largo plazo". La académica y activista estadounidense Rebecca MacKinnon explica así en el prólogo de su libro una de sus motivaciones principales para escribir Consent of the Networked (Basic Books, Nueva York, 2012), obra en la que destila lo aprendido durante los más de diez años que lleva dedicándose al estudio de la batalla global que, según sus palabras, está librándose para conseguir un ciberespacio presidido por el principio de libertad.

MacKinnon analiza detalladamente las medidas legales que se han tomado para tratar de controlar Internet en algunas democracias occidentales y que, en algunos casos, interfieren con la libertad de los ciudadanos: algunas leyes y decretos promulgados en EE UU a raíz del 11-S para controlar la Red, la ley Hadopi en Francia o ACTA en la Unión Europea. Los gobiernos han justificado la necesidad de intervenir para asegurar que no se comentan delitos -desde abusos de menores a la vulneración de la propiedad intelectual- y para facilitar el trabajo de las fuerzas del orden a la hora de proteger la seguridad nacional y la seguridad jurídica. Según MacKinnon, Internet debe ser regulado para impedir su mal uso y la comisión de delitos, pero denuncia que en la mayor parte de los casos los gobiernos y las instituciones internacionales plantean un discurso maniqueo: o se regula tal y como se está haciendo o la alternativa es una especie de primitivo ecosistema hobbesiano en el que todo vale. En otras palabras, regulación versus anarquía.

La investigadora y ex periodista de la cadena de informativos CNN -pasó varios años como corresponsal en China, tal vez el país que ejerce una censura más férrea en la Red- advierte contra los riesgos de esta retórica, recordando que la ciencia política evolucionó desde los planteamientos formulados por Hobbes, y que nuestras democracias se basan sobre todo en los postulados de John Locke: entre gobernantes y gobernados ha de establecerse un pacto social que requiere el consentimiento, al menos tácito, de los gobernados y que debe garantizar el respeto de sus intereses y de sus libertades por parte de los gobernantes.

Al tratar los riesgos que afronta la libertad en el ciberespacio por parte de las autoridades democráticas, MacKinnon retoma las palabras de Aldous Huxley para recordarnos que como usuarios de Internet somos -o deberíamos ser- sobre todo ciudadanos, no sólo espectadores y consumidores. Tampoco deberíamos dejarnos deslumbrar con esa retórica que opone regulación impuesta sin consenso con la anárquica inseguridad hobbesiana. En palabras de Huxley: "Nuestros deseos de seguridad, entretenimiento y confort material son manipulados hasta el punto de que voluntaria y ávidamente estamos dispuestos a dejarnos subyugar".

MacKinnon advierte que la censura en Internet -en cualquier de sus formas y en sus distintos grados- no se lleva a cabo únicamente por parte de los gobiernos. Las empresas proveedoras de servicios web -motores de búsqueda como Google, redes sociales como Twitter y Facebook y aplicaciones de gestión online- facilitan en muchos casos la labor de censura y control de sus contenidos. Estas compañías acumulan una cantidad ingente de información sobre sus usuarios, susceptible de ser utilizada por los gobiernos para controlar legal o ilegalmente a los ciudadanos, y en último término disponen de la potestad para cancelar una cuenta de correo electrónico, borrar un blog con contenidos que no sean del agrado de las autoridades y facilitar la localización de una dirección IP.

Durante los últimos tres años, tras las protestas de 2009 contra el Gobierno iraní, se ha hablado mucho del beneficioso papel que han jugado las redes sociales, los blogs y otras aplicaciones de Internet para de facilitar la movilización de opositores en países como Irán, China, Rusia, los emiratos del Golfo Pérsico, Túnez, Egipto o Bielorrusia. En efecto, estos medios han permitido la organización de protestas que, en algunos casos, han conseguido su propósito inmediato -derrocar al dictador de turno, como en Túnez y Egipto- y que en otros casos -como en Rusia y Bielorrusia- han logrado romper la dinámica de apatía política de sus ciudadanos con movilizaciones ciudadanas inéditas en las últimas décadas. La cara menos amable de estos acontecimientos, como MacKinnon revela con numerosos ejemplos, se halla en la instrumentalización gubernamental de esas mismas herramientas y compañías para llevar a cabo una represión sistemática contra esos opositores y ciudadanos, recurriendo a detenciones masivas e incluso a torturas.

Al igual que MacKinnon, otros expertos en las dinámicas sociales de Internet han alertado sobre los riesgos a los que se enfrenta la Red. En 2011, el periodista Evgeny Mozorov, colaborador entre otros medios de Foreign Policy, publicó su libro The Net Delusion. Según Morozov, la ciberutopía -tan extendida entre académicos y políticos y que profetiza el potencial incuestionablemente liberador de Internet- es peligrosa porque no asume que Internet penetra y reformula todos los aspectos de la vida política, no sólo los que conducen a la democratización. MacKinnon y Mozorov también coinciden al resaltar la contradicción entre la ayuda que países democráticos, como EE UU, facilitan a los grupos opositores de Estados no democráticos para evitar la censura en Internet y los lucrativos negocios que empresas de esos mismos países democráticos mantienen con las dictaduras para proporcionales herramientas web que permiten una censura online en sus variantes más sofisticadas.

En la última parte de Consent of the Networked, MacKinnon estudia algunas de las propuestas, como el Manifiesto Cluetrain, que han surgido en los últimos años para tratar de armonizar las relaciones entre gobiernos, empresas y ciudadanos internautas (o netizens, palabra resultante de combinar net, red, y citizen, ciudadanos). No será una tarea fácil. Como reconoce MacKinnon: "Llevará tiempo -y mucho trabajo y sacrificio por parte de mucha gente- hacer realidad el "consenso de los internautas (networked)" en el caótico, complicado y en continua evolución mundo de Internet. El camino hacia este consenso implicará una gran cantidad de intentos y errores". Está en juego la libertad, y no sólo la de los ciudadanos que viven bajo regímenes no democráticos, sino la de todos los que se conectan a Internet para comunicarse con otras personas, para informarse, para comprar o simplemente para obtener su dosis diaria de entretenimiento.

******
Migrantes forzados en la Amazonía: Una selva que refugia

Por Minerva Vitti, Incidencia y Comunicación. SJR Latinoamérica y El Caribe, Adital 14.06.12

14 junio 2012- Que está en un grave peligro. Que la están desforestando sin parar. Que están desplazando a sus comunidades. Amazonía: Lugar de grandes riquezas e intereses de corporaciones transnacionales. Que durante los últimos años también se ha convertido en una selva que refugia a cientos de personas que huyen de la guerra, el hambre, los desastres naturales y de Estados completamente desestabilizados.

Todo esto se puede resumir en un tríptico fatal protagonizado por los megaproyectos, el impacto medioambiental y los desplazamientos humanos.

Los jesuitas trabajan en esta región desde 1995 con el deseo de aumentar y mejorar su presencia, tomando en cuenta las características culturales, los desafíos pastorales y sociales específicos, y la importancia que la Amazonía asume cada vez más en el escenario internacional.
Adelson Araújo es Provincial jesuita de la Amazonía desde julio de 2011. Recientemente participó en la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina (CPAL) realizada en Caracas (Venezuela); y conversó con el Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y El Caribe sobre las distintas dinámicas que se dan en este pulmón del planeta.

Y es que la Amazonía no escapa de la problemática de la migración forzada. Araújo cuenta que una de las cosas que podría ayudar a entender la presencia de migrantes forzados es que la frontera de Brasil es inmensa y hasta hace algunos meses no existía tanto control.

Aunado a esto detecta que la política de otros países amazónicos ha sido más cerrada respecto a dejar o no dejar entrar a estas personas.

Recordemos que hace algunos meses el SJR LAC alertaba sobre la presencia de cientos de haitianos que se habían quedado varados en Tabatinga (Brasil). Y que el posterior cierre de la frontera había dejado a otros del lado peruano. Finalmente esta situación cambió, ya muchos haitianos pudieron llegar a la ciudad de Manaos (Brasil), y las fronteras fueron cerradas. Ahora, los haitianos que deseen migrar a Brasil deberán solicitar una visa en la embajada de este país en Haití.

Para atender a los haitianos en Manaos, más de 4.600, los jesuitas crearon el Servicio Voluntario Pro-Haití, que se encarga de brindar servicios de traducción, asesora a los haitianos para conseguir empleo, arreglar documentos, hacer cursos; y les ofrece un espacio para que alguien los escuche en su mismo idioma.

Fronteras de Brasil

Brasil tiene tres fronteras en donde la situación es realmente crítica: Frontera de Brasil (Bomfim) con Guyana y Venezuela; frontera de Brasil (Tabatinga) con Colombia (Leticia) y Perú (Santa Rosa); y frontera de Brasil (Acre) con Bolivia y Perú.

Por ejemplo, el Provincial comenta que en Tabatinga la población más pobre es la peruana: "No consiguen empleo, viven vendiendo por las calles pequeñas cositas, hay toda una población indígena que viene también. Además de ellos hay muchas familias colombianas que vienen huyendo de la violencia, los desplazados”. Es importante destacar que estos colombianos una vez que entran en Brasil ya serían refugiados de facto.

Pareciera que la Amazonía brasilera, que tiene muchos problemas, está en mejor condición con respecto a la región peruana, porque estos ciudadanos huyen principalmente por el hambre.

A la pregunta de si el Gobierno brasileño ha brindado ayuda o no, la respuesta es evidente. Los peruanos y colombianos están en Tabatinga desde hace mucho tiempo, y logran pasar "desapercibidos” porque van entrando poco a poco. Además muchos aprenden portugués o portuñol en poco tiempo, y el fenotipo es muy parecido a los habitantes brasileños de la zona, que también son de origen indígena.

Situación contraria es la de los haitianos que son grupos que llaman más la atención, porque racialmente son distintos: los rasgos, el color de piel, la lengua, su cultura, y porque no provienen de un país que haga frontera con Brasil.

Araújo destaca que sería muy importante que, por ejemplo, la Compañía de Jesús, hiciera algo más concreto en estas fronteras respecto a las poblaciones migrantes que ya están presentes.
Ya en la frontera Brasil-Guyana-Venezuela, los jesuitas tienen una comunidad del lado brasileño en Bomfim, que limita con Guyana; y otra comunidad con dos jesuitas de la región de Guyana.
Pero en las otras dos fronteras, que son precisamente por donde ingresaron los haitianos, solo existe un núcleo del Equipo Itinerante, con cuatro personas, pero ellos no tienen un trabajo dirigido a los inmigrantes.

Y del lado de Brasil-Bolivia-Perú, en el estado brasileño de Acre, no hay presencia de la Iglesia. "Ni siquiera un sacerdote en esta frontera, el obispo lo ofreció a nosotros más de una vez pero somos pocos”, agrega Araújo.

El Provincial muestra algunas opciones: "Hablando como jesuita de la Amazonía, está muy claro que esto debería ser una de las prioridades apostólicas, lo que pasa es que nosotros somos muy conscientes de que nosotros solitos no podemos hacer mucho porque no somos más de 30 jesuitas en toda la Amazonía brasilera. Pero podríamos empezar a pensar juntos, los jesuitas de Brasil, de Perú, de Colombia, de Bolivia, de Venezuela, en hacer proyectos comunes, todos mirando la frontera; porque también la Compañía no tiene casi nada del lado colombiano, del lado peruano…”

Un fuego que enciende otros fuegos

Lo cierto es que cuando llega la Compañía de Jesús o un jesuita a una región otros se interesan en mirar: congregaciones, personas que se ofrecen como voluntarios, incluso otras organizaciones. Araújo comparte: "cuando abrimos la oficina en Manaos para trabajar con los haitianos de pronto llegaron Médicos Sin Fronteras y Cruz Roja para ver cómo podíamos hacer algo en conjunto. Entonces sería un motivo muy importante para atraer la presencia”.

Pero sigue faltando la mirada de los gobernantes, ellos también deben fijar sus ojos en la problemática y actuar. Araújo dice que "a veces la acción de algunos órganos del Gobierno federal es buena, pero el problema está más en los gobiernos locales que están en la Amazonía, que son las Alcaldías, los Departamentos, porque ahí son mucho más vulnerables a ceder a las presiones, a la corrupción, a tener personas que no son nada comprometidas con el pueblo, con la naturaleza, y que tienen solo intereses personales o son portavoces de intereses de fuera de la región”.

La Amazonía no puede seguir siendo una bodega de donde se extraen recursos, no puede seguir siendo el pedazo de territorio masacrado por transnacionales que llegan con sus políticas y por los Gobiernos interesados nada más en el dinero. Ahí hay vida: naturaleza y personas.

Temas ligados a la defensa del medio ambiente, presencia indígena, migrantes forzados, fronteras, biopiratería por la biodiversidad; todo eso converge en una Amazonía donde quienes realmente están abandonadas son las personas y su casa, la selva amenazada que refugia.

******
Carta al presidente Sebastián Piñera
"Con dolor y sorpresa vemos que tu gobierno consiente un acto en homenaje a Augusto Pinochet"

Por Adolfo Pérez Esquivel, Rebelión 15-06-2012

Sr. Sebastián Piñera

Recibe el fraterno saludo de Paz y Bien

Estos días he participado en la Asamblea Continental del SERPAJ, realizada en Santiago de Chile con representantes de 14 países, acompañando el caminar y compromiso del querido pueblo chileno y de nuestros compañeros y compañeras del Serpaj-Chile, solidarios trabajadores por los derechos y la vida de los pueblos latinoamericanos.

Recordaba cuando nos conocimos en Quito, Ecuador, apoyando al Presidente Rafael Correa solidariamente para fortalecer su gobierno y evitar un golpe de Estado, mientras llegaba el Presidente de Bolivia Evo Morales, y el oportuno y decidido apoyo de la UNASUR, gobiernos y pueblos en todo el continente.

Recuerdo con agrado ese gesto solidario con el fortalecimiento de la democracia en el Ecuador y el continente, del cual fuiste parte, apoyando a tu colega ecuatoriano.

Sin embargo, lamentablemente, la política que vienes desarrollando en tu país es contradictoria con ese gesto. Con dolor y sorpresa vemos que tu gobierno consiente un acto en homenaje a Augusto Pinochet y al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, ese hecho que inauguró momentos de oscurantismo y dolor con un alto costo en vidas humanas. Un acto de traición y violencia para derrocar un gobierno democrático elegido por y para el pueblo chileno, e implantar un Estado de terror.

Es necesario tener memoria para no perder los valores éticos: Cuando tu gobierno permite homenajes a quienes torturaron, mataron, encarcelaron, impusieron la desaparición de personas y provocaron el exilio de miles de hombres y mujeres, imponiendo políticas del terrorismo de Estado en Chile y en el Cono Sur, como fue el Operativo Cóndor; estás desconociendo la dignidad de tu pueblo y la de todos los pueblos latinoamericanos.

Basta recordar los asesinatos ordenados por el dictador Augusto Pinochet, contra Letelier en los Estados Unidos, el asesinato del general Prat en Buenos Aires y el intento de asesinato a Bernardo Leighton en Roma, quien logró sobrevivir. Así como la complicidad con los Estados Unidos, y el en ese entonces el Secretario de Estado, Henry Kissinger.

¿Cómo puede tu gobierno tener tantas contradicciones? ¿Por qué mientras un funcionario de tu gobierno dice que una democracia no puede impedir el homenaje a Augusto Pinochet, tu administración no vacila en reprimir a los hermanos Mapuches por reclamar sus territorios y les aplican la ley antiterrorista y los encarcelan?

¿De que democracia habla el gobierno chileno, cuando no tiene la capacidad de escuchar a los estudiantes y su única respuesta es la represión violenta a sus reivindicaciones?

Estimado Sebastián, sabemos que no faltan presiones sobre el gobierno de sectores autoritarios que revindican lo actuado por la dictadura.

Sólo puedo decirte que debes confiar en tu pueblo, que la dignidad no se compra, ni se vende. Si no lo entiendes así, es porque te han derrotado y te han asimilado.

Tienes que optar en tus funciones como servidor del pueblo y no de sectores nefastos que buscan justificar sus atrocidades. Con los mismos criterios que plantea tu gobierno otros pueden reivindicar a Hitler, Mussolini, Videla, o Stalin. Es una ofensa a la conciencia de la humanidad.
Las democracias son espacios a construir para la vigencia de los derechos humanos y de los pueblos. Estos son valores indivisibles para todos y todas.

Te saludo deseándote fuerza y esperanza junto a tu pueblo. Paz y Bien

Adolfo Pérez Esquivel, Presidente del Servicio Paz y Justicia, Premio Nobel de la Paz

******
Alice Herz-Sommer, lúcida, la sobreviviente más anciana del Holocausto judío, http://youtu.be/VOzWzrpQAE8

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).