miércoles, agosto 10, 2011

Noticias del Frente Ancestral 056










RASGANDO EL VELO QUE DA PASO A LA ESPERANZA

Manifiesto 2011 del Consejo de Ancianos y Ancianas de la Fundación Guabancex Viento y Agua


Christian Martinez, director del Museo, Amable Lopez Melendez y Gustavo Ubri disfrutan del evento



Fatima Portorreal e Iris Mondesert leen el Manifiesto Guabancex 2011



Jorge Puello Soriano (El Men) y dos de sus hijos honraron el acto con su presencia



Don Bienvenido Marmolejos ha sido el alma del acercamiento con los talladores indigenas de La Malena.



Victor Camilo inspecciona una de las piezas en exhicion.


Día Internacional de los Pueblos Originarios, 09 de agosto, 2011, 7-9:30 PM
Museo del Hombre Dominicano, Plaza de la Cultura, Santo Domingo

Hace 25 años era inconcebible plantearse como algo digno de discusión la mera posibilidad de que existiese en la población dominicana actual, la supervivencia de prácticas culturales significativas de los antiguos pueblos originarios de la isla. Hoy rebatimos a la historia oficial su falsa memoria y la falsificación de nuestra historia. La colonialidad no ha podido quitarnos lo que somos.

En la escuela aprendimos como un dogma que éramos seres importados, mezcla de europeos y africanos. En el siglo antepasado, nos veíamos como blancos, pero de la “tierra”, significando con esto que de alguna forma nuestra "pureza" quedaba relativamente en entredicho.

Hoy podemos modificar y mejorar los inventarios que tenemos sobre las culturas antiguas. Ya no son solo voces o palabras en uso como refieren las largas listas públicas. Hoy Estamos aquí, blancos, negros y arawuacos desde hace 519 años compartiendo una historia de aciertos y desaciertos, donde se nos ha conculcado la palabra. Una historia vivida y recreada al margen de lo que cuentan los “estudiosos” dominicanos de la cultura.

Según la historia oficial los pueblos originarios habían sido diezmados, aniquilados y suprimidos culturalmente en pocas décadas, en las cuales reinó la más abyecta crueldad e inhumanidad. Hoy se conoce la falsedad de estos supuestos que intentaron borrar la presencia de la cultura indígena de los textos oficiales y de la memoria de la gente. Hoy alzamos los brazos y nos indignamos por la segregación, la crueldad, las injusticias y muertes de los jóvenes en los barrios. Hoy estamos aquí resistiendo en todos los frentes, cara a la batea de ropa sin lavar, labrando las piedras, haciendo parir de la tierra la yuca y el maíz. Guayando la yuca, tainos.

Hoy sabemos que la población aborigen siempre fue percibida como ajena al conglomerado nacional. Fue obliterada totalmente, mientras se decía que apenas quedaban algunos residuos y vestigios de su existencia. Hoy estamos aquí tocando los fotutos de caracoles y el mayohuacán, tambor sagrado taíno de la resistencia, a la vez que proponemos una estética distinta y se agrietan las brechas de la colonialidad.

Hoy sabemos, que las culturas de nuestros ancestros han sobrevivido ante la vista de todos, pero sin que el poder del otro pueda percatarse de ello. Hoy sabemos que en las márgenes de la cultura subsisten muchas prácticas, experiencias cotidianas, costumbres, imaginarios y estructuras simbólicas que ya no flotan en un limbo de oscuridad e inconsciencia. Hoy sabemos que el poder de la memoria ancestral emerge para exigir desde la experiencia local, la simetría de derechos, legitimación y escucha abierta.

Hoy sabemos que el velo se ha rasgado y aparecen por doquier costumbres, prácticas religiosas, obras de arte, sonrisas y gestos, memorias recreadas o no, en fin un muestrario de la persistencia de las culturas ancestrales y que se recompone constantemente volviendo a sus orígenes más arcaicos. Hoy ya no somos comunidades que se ocultan tras memorias de olvidos.

Hoy somos sujetos que nos reapropiamos de nuestra identidad fluida, críticamente y con fines descolonizadores. Hoy estamos aquí para decirnos que ya no somos un proyecto: somos la pluriversalidad, la polisíntesis aglutinante, que modela nuevos imaginarios sociales y culturales, que permanece con sus explícitas diferencias rasgando lo que está localizado en el porvenir.

Hoy decimos que somos la genealogía radical de la opción descolonial, que se hace presente en las prácticas comunitarias y en los movimientos sociales. Hoy estamos aquí, y podemos asegurar que se rasgó el velo que da paso a la esperanza.

******
"Un pueblo abandonado a si mismo pero bendito de Dios"
(?)

SJRM (Servicio Jesuita a Refugiados/as y Migrantes)


Haiti: ¿La maldicion humana se confunde con la bendicion divina?


Adital, 09 de agosto, 2011

El pueblo haitiano está abandonado a sí mismo: más de un año y medio después de la gran tragedia del 12 de enero 2010, miles de personas afectadas se ven obligados por las autoridades y los propietarios de terreno a abandonar sus tiendas. Los gritos de estas personas no son escuchados del Estado. Las NGO abandonan poco a poco los campos, ya no son muchas las ONG que están presentes.

Las agencias internacionales como aquellas de la Organización de los estados Unidos (ONU) actúan en los grupos y espacios reservados a la comunidad internacional sin una verdadera coordinación entre ellas y mucho menos con las víctimas del desastre.

Sin embargo, como los desplazados el SJR-Haití sigue siendo presente en los campamentos con recursos limitados pero con un corazón lleno de amor y dedicado a la causa de los más débiles. Más que nunca, nuestra misión tiene una significación particular: acompañar, servir y defender los derechos de personas refugiadas y desplazadas. Se trata para nosotros de descubrir todos los días (gracias a un acompañamiento de calidad) y permitir a los otros de descubrir el rostro de Dios, sentir Su amor y ternura en una situación de angustia y de tristeza.

En medio de ese pueblo abandonado a su suerte, Dios sigue bendiciendo a los desplazados viviendo en los campamentos como las madres que han celebrado su día especial el 29 de mayo pasado. Las mujeres son un poderoso símbolo de vida de amor y de esperanza en el país. Traen a menudo sola, la carga de la familia y del país sin nunca perder la esperanza, luchan constantemente, trabajan e irradian la belleza alrededor de ellas.

Celebrar la valentía de las mujeres que en la mayoría han perdido casi todo en el terremoto es celebrar la vida en el medio de la muerte, es esperar en contra de toda esperanza… Un verdadero milagro… Una bendición de Dios. La visita del Padre provincial de la Provincia Jesuita del Canadá Francés y de Haití, Jean Marc Biron, y el paso de la hermana Cecilia como colaboradora en nuestra oficina de Puerto-Príncipe nos convenció más de que el SJR es una obra de Dios.


¡La mies es mucha! Hay tanto que hacer para las personas desplazadas en los campamentos como la protección de sus derechos humanos fundamentales a la vivienda, a la salud, a la alimentación, a la educación y a un ambiente sano… Sin embargo, los actores no estatales y estales están dispuestos a trabajar juntos para una mejora de la condición de vida de esas personas pero se están disminuyendo cada día más. Los obreros son pocos! Se hace una llamada a la Conferencia Haitiana de los Religiosos (CHR) con el fin de incrementar su presencia en los campamentos y entre las personas desplazadas y afectadas para escuchar y para que suena cada vez más las voces de los desplazados.

******
Apuntes sobre la noviolencia del 15-M



Inicio de la marcha mundial por la paz en Argentina (2009)


El texto que publicamos a continuación ha circulado por las listas del movimiento 15M con motivo de un debate en torno a la no violencia.

Desde la comisión internacional nos parece un texto interesante para que sirva como referencia para la reflexión sobre dicho debate.

Lo reproducimos a continuación:

“la necesidad irreversible de destrozarlo todo
de destrozarlo todo
de destrozarlo todo y a todos
destrozar a los hombres
destrozar a las mujeres
destrozar hasta el destrozo total
pero eso sí
destrozar sin apariencia de destrozo
destrozar sin apariencia de destrozo alguno
destrozar a alguien y que este alguien siga intacto / aparentemente
destrozar sin destrozar es la mejor destrucción”

(Esteve Graset)

El 15-M es un movimiento noviolento. Es algo que está tan en su esencia que ni siquiera ha sido una decisión tomada en asamblea: va de suyo, se ha impuesto como una pura evidencia. No decidimos nuestro ADN, partimos de él.

Tan fuerte es esta “decisión no decidida” que nadie por ahora la ha contravenido, a pesar de las provocaciones, los desalojos, las palizas. (Hay otras “decisiones no decididas” que son de todxs conocidas: ser un movimiento horizontal, inclusivo, respetuoso, sin representación, no querer nada con siglas y con partidos políticos, etc.).

La noviolencia no significa noconflicto. Hemos ocupado plazas, nos hemos manifestado sin permiso, hemos bloqueado desahucios, hemos echado a la policía de los barrios… Es decir, la noviolencia del 15-M no es pasiva, no es acatamiento de la legalidad ni asunción de los términos convencionales de la política, sino que es activa, rebelde, desobediente y creativa.

La opción por la noviolencia no es una opción por rehuir el conflicto, sino por plantearlo en los propios términos, escogiendo los escenarios y marcando los ritmos.

De hecho, el 15-M ha podido hacer lo que otros movimientos más “radicales” llevan años intentando sin ningún éxito. Es cuestión de fuerza. El movimiento 15-M tiene la fuerza que otros movimientos no tuvieron.

¿Qué significa tener fuerza? Tiene fuerza quien puede alterar y modificar la realidad, cuestionar las agendas dominantes e im-poner los propios problemas, hacer ver lo que se quería ocultar y decir lo que está prohibido decir, transformar las vidas, los lazos y las vibraciones entre los seres humanos.

Violencia y fuerza no son sinónimos. La fuerza que unx tiene no se mide por el nivel de violencia que puede ejercer. La fuerza del 15-M pasa (entre otras muchas cosas) por su capacidad para acoger la pluralidad, llevar la iniciativa y ser imprevisible. Si el movimiento 15-M ha “decidido” ser noviolento es porque intuye muy claramente que las acciones violentas -agresión, intimidación o amenaza, disturbios y enfrentamiento con la policía- debilitarían esas tres claves de su fuerza.

El poder lleva buscando clarísimamente imágenes de disturbios desde el primer desalojo de Plaza Cataluña: son imágenes mil veces vistas que confirman todos los clichés que dividen y aíslan a los que protestan del resto de la población. El movimiento ha sido súper-inteligente al desertar continuamente de los escenarios que nos preparan y en los que nos esperan. Nos salimos por la tangente. Resulta llamativo que desde el interior del movimiento todavía haya quien esté dispuesto a proporcionar al poder político y mediático las imágenes que está pidiendo para erosionar el apoyo social y la legitimidad ancha del 15-M.

Nos salimos por la tangente porque no queremos que nos empujen a la ya muy conocida espiral de represión/detenidos/heridos/miedo/rencor/reacción/campañas antirrepresivas, donde perdemos toda la iniciativa para seguir haciendo preguntas a la sociedad sobre cómo queremos vivir juntos, cómo queremos gobernamos, qué se hace con la riqueza que producimos entre todos, etc.

La violencia nos hace previsibles: refuerza las posiciones y los roles (policía represor / manifestante víctima). Llamar “hijo de puta” a un policía confirma la situación y el reparto de los papeles. Cada cual ya sabe quién es, qué identidad tiene y qué debe sentir hacia el otro. Seguramente no es algo muy grave, pero tampoco tiene nada de subversivo. Por el contrario, los gestos que hemos visto a menudo en las manifestaciones del 15-M de interpelar positivamente a la policía, con formas de comunicación irónica o empática, descolocan la situación: desconciertan, incomodan e inquietan, interrumpen los automatismos, cuestionan los clichés, hacen preguntas, cortocircuitan lo previsible, lo que cada cual sabe que tiene qué pensar, hacer y sentir.

Nosotrxs frente a la policía. La policía frente a nosotrxs. Es una imagen demasiado cómoda de lo que hacemos, es una línea de separación demasiado simple. Nuestra lucha no es así. El enemigo con el que nos batimos es una “lógica” que, en primer lugar, nos atraviesa a nosotros mismos (por ejemplo, en las mil decisiones cotidianas por las cuales sostenemos este sistema del que formamos todxs parte porque no hay ningún afuera). Hay una gran “potencia de humanización” en el movimiento 15-M. Decimos que somos seres humanos y no mercancías en manos de políticos o banqueros. Por la misma razón, podemos pensar que un policía es mucho más que su “función” y dirigirnos así a su humanidad (cuando tratamos de entablar diálogo o les recordamos que ellos también están hipotecados, pero también cuando les gritamos “vergüenza” ante un desahucio o una redada).

¿Violencia y no violencia son compatibles? La experiencia dice que la violencia se coloca siempre en el centro de lo que ocurre, como si fuera un torbellino que succiona y arrastra todo lo demás. La noviolencia puede expresarse de muchos modos, la violencia sólo de uno. En las acciones noviolentas cabe mucha gente distinta, en las acciones violentas siempre participa un tipo de gente muy determinada (hombre, joven, con papeles, etc.). Queremos afirmar, tanto en las formas de organización como en los modos de estar en la calle, los rasgos de nuestro ADN: horizontalidad, apertura, multiplicidad.

Perder la iniciativa, perder la pluralidad, perder la imprevisibilidad implica perder la fuerza. Fuerza es radicalidad. La noviolencia es lo que nos ha hecho y nos hace más fuertes y más radicales.


Destrozar sin destrozar es la mejor destrucción.



******
LONDRES EN LLAMAS y la rabia contra la policía estalla en las calles



Londres tambien arde


"Es puro racismo [...] La policía no nos trata con respeto. Ahora están viendo los resultados de tratarnos de esta manera”


Judith Orr, www.enlucha.org, 09 de agosto, 2011, republicado en facebook por webguerrrillero

La rabia contra la policía estalló en Tottenham, al norte de Londres, la pasada noche después de una protesta contra el asesinato por parte de la policía del joven negro Mark Duggan, vecino del barrio.

Alrededor de 200 personas entre familiares y amigos de Mark se manifestaron el día anterior por la tarde desde Broadwater Farm hasta la comisaría de policía de Tottenham para protestar por la muerte de Mark. Mark había sido muerto a tiros el jueves por la tarde. En la manifestación había familias enteras con niños pequeños, algunas personas con carteles hechos a mano y gritando “Sin justicia, no hay paz”. Mientras iban llegando a la entrada de la comisaria de policía, se les prometió que un oficial de la policía se reuniría con ellos para contestar sus preguntas. Pero nada de eso pasó.

En unas horas, la rabia contra la policía explotó. Se incendiaron coches de policías y algunas tiendas y autobuses. Hacia las dos de la noche se podían ver grandes columnas de humo púrpura por todo el norte de Londres, mientras varios edificios eran incendiados. Varios cientos de personas tomaron las calles, reflejando a la población local –de todas las edades, tanto negros como blancos y asiáticos, así como también muchos judíos.

Una chica adolescente, amiga de Mark declaró a Socialist Worker que “toda la gente del barrio conocía a Mark, tenia cuatro hijos y 29 años, no era un joven. Lo mataron al final de mi calle. La policía en teoría está entrenada, deberían ser capaces de parar a alguien sin tener que matarlo. ¿Por qué le dispararon en la cara? No tuvo ninguna posibilidad de escapar. Es puro racismo. Yo misma he sido parada por la policía muchas veces solo porque llevo una sudadera con capucha. La policía no nos trata con respeto. Ahora están viendo los resultados de tratarnos de esta manera”. Continuó diciendo: “Esto no ha acabado. Ellos continúan matando a gente. Cuando vi a personas judías también en la calle me alegré, pensé que no solo estamos nosotros. Nos dieron fuerza, no solo somos las y los jóvenes quienes hemos salido esta noche, ha salido todo el mundo.

Un grupo de gente joven estaba mirando lo que pasaba desde arriba la calle. Uno declaró a Socialist Worker que la policía “decía que Mark les había disparado, pero no tienen ninguna prueba. No puedes creer lo que te dice la policía”. Cuatro horas después se estabilizó la situación cuando un grupo de antidisturbios cargó en Tottenham High Road impidiendo que más personas se sumaran a los disturbios. Cuando los policías que venían de refuerzos atravesaron la multitud con sus furgonas se pudo oír el ruido de los ladrillos y proyectiles que se lanzaban contra ellos.
Tottenham fue el escenario de masivos disturbios en 1985 cuando lCynthia Jarrett, una madre negra de dos hijos, murió después que la policía entrara en su casa. Esto pasó pocos días después de que la policía tirotease contra otra mujer negra, Cherry Groce, en Brixton, al sur de Londres.

Weyman Bennett, destacado miembro de United Against Fascim (Unidad Contra el Fascismo) y activista del barrio que ha vivido allí durante años habló con Socialist Worker mientras la multitud se enfrentaba a la policía: El ambiente es como en los años 80” dijo “hay un gran malestar por el racismo policial y sobre como la policía acecha a la gente del barrio parándoles y registrándoles. Los recortes de los Tories (el partido conservador actualmente en el Gobierno) han significado que los servicios y las oportunidades para los jóvenes se han acabado. El desempleo ha aumentado y la gente siente que no tiene futuro. Puedes ver la situación de pobreza en la que vive la gente por lo que se llevan a casa de las tiendas. He visto gente corriendo con grandes paquetes de papel higiénico y pañales”.

Jody McIntyre, que fue tirado de su silla de ruedas por la policía durante las protestas estudiantiles del pasado año también estaba en Tottenham anoche: “Puedo ver por qué tanta gente ha salido a la calle” declaró a Socialist Worker, “cuando la policía dispara a alguien la gente reacciona. No sé exactamente lo que pasó cuando esa persona fue disparada, pero si sé que un oficial de policía fue herido y que se mató a una persona a tiros. Si hubiera sido al revés, esa persona ya estaría en la cárcel. Tenemos que vigilar a la policía. Debemos hacerlos responsables cada vez que nos atacan”

******

BANISHED TO THE HOMELAND
NUEVO LIBRO DE DAVID BROTHERTON Y LUIS BARRIOS SOBRE LOS REPATRIADOS DOMINICANOS


Portada del libro en ingles


******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1925).