jueves, diciembre 19, 2013

Noticias del Frente Multicolor 136

"EE.UU. LANZÓ UNA GUERRA AMARGA, BRUTAL Y VIOLENTA CONTRA LA IGLESIA EN AMÉRICA LATINA"

Declaraciones del intelectual estadounidense Noam Chomsky


Jesuitas martirizados por la extrema derecha en El Salvador

RT 17 12 13

Durante décadas EE.UU. libró una guerra contra los católicos que seguían las enseñanzas que ahora predica el papa Francisco. Eso afectó profundamente a los religiosos y la situación política en Latinoamérica, afirma el filósofo político Noam Chomsky.
El analista internacional ha destacado en su entrevista con el activista para la justicia social Abel Collins, recogida en el portal The Raw Story, que la restauración del Evangelio a la Iglesia católica en el Concilio del Vaticano del 1962 tuvo efectos profundos en los líderes religiosos de América Latina.

Según Chomsky, en aquella época en Latinoamérica sacerdotes y laicos formaban grupos junto con campesinos para leer el Evangelio y animarlos a exigir más derechos a las dictaduras militares de la región, algo que pronto se convirtió en la corriente llamada 'teología de la liberación', que une la visión espiritual del cristianismo con las teorías económicas del marxismo y otras ideologías sociales. "El Evangelio es un texto radical, es básicamente un pacifismo radical con una opción preferencial por los pobres", explica el filósofo.

Los practicantes de la teología de la liberación, por su parte, según el analista, fueron martirizados sistemáticamente durante más de 20 años por fuerzas respaldadas por Washington para evitar que en los países latinoamericanos se instalaran en el poder Gobiernos socialistas que buscaran beneficiar a sus propios pueblos en lugar de satisfacer los intereses estadounidenses.

"EE.UU. lanzó una guerra amarga, brutal y violenta contra la Iglesia ", dijo Chomsky.  

El analista añade que EE.UU. apoyó el "derrocamiento de los Gobiernos y la institución de las dictaduras", como parte de una guerra que terminó en 1989 con el asesinato de seis jesuitas y dos mujeres en la Universidad Centroamericana por parte de las tropas salvadoreñas. 

Chomsky asegura que esas tropas habían recibido entrenamiento en la Escuela de las Américas, fundada en Panamá como instrumento para preparar a las naciones latinoamericanas para cooperar con EE.UU., y actuaban bajo las órdenes oficiales del comando salvadoreño, relacionado con la embajada estadounidense.

De acuerdo con las declaraciones de Chomsky, el propio Gobierno estadounidense acepta que la Escuela de las Américas entrenó a los oficiales asesinos latinoamericanos y que el Ejército de EE.UU. colaboró significativamente a derrocar la teología de la liberación.

No obstante, poco después de su elección como pontífice, el jesuita argentino Francisco hizo el gesto simbólico de volver a aceptar a la teología de la liberación en el seno de la Iglesia después años de condenas de sus aspiraciones políticas por parte de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Su reciente 'Evangelii Gadium' -o la 'La alegría del Evangelio'- fue considerado por muchos como un ataque contra el capitalismo y la economía del mercado libre, pero Chomsky ha señalado que hasta el momento las palabras del Papa aún no han sido puestas en acción.

Me alegra que el tono haya cambiado y que se hable más de la justicia social, pero tenemos que ver si esto se lleva a la práctica", confesó Chomsky.  


******

Oleg Yasinsky, www.iberoamerica.net › ... aporrea.org ,  08 12 13

En agosto de 1991, Ucrania, la segunda república de la URSS por su población y potencial económico, declaró su independencia, convirtiéndose así en el segundo país europeo después de Rusia por su tamaño. Durante el siglo XX por la fertilidad de sus tierras Ucrania se conocía como el Granero de Europa y fue el principal productor de acero en la región.

La gestión de los últimos gobiernos se refleja en los datos demográficos. En los últimos 25 años la población de Ucrania bajó de 52 a 44 millones de habitantes. Durante todo el año 2011 en 11 mil localidades del país no se registró ni un solo nacimiento y solamente en 5 de las 25 regiones la natalidad superó la mortalidad. En sus índices de mortalidad por cada 1000 habitantes Ucrania se encuentra en el quinto lugar del mundo detrás de los países más pobres de África.

En los últimos años la prensa de Europa Occidental habló mucho de la ex primera ministra Yulia Timoshenko, injustamente presa por el actual gobierno, acusada de cometer delitos económicos. Los delitos económicos son la práctica diaria de todas las últimas autoridades, incluyendo la actual. Lo injusto no es que ella esté presa, sino que los demás estén libres.

La prensa alternativa, en las últimas semanas, escribió bastante sobre el rol de la UE y los EEUU en la crisis ucraniana y el manejo de la situación de acuerdo a sus intereses. No tengo duda que una gran parte de estas afirmaciones es correcta, pero no podemos explicar los complejos procesos políticos en el país sólo hablando de la intervención de países occidentales. Sabemos que siempre están presentes y también conocemos sus intereses. Por eso, decidí omitir este tema. Trataré de hablar de aspectos más internos y menos conocidos fuera de sus fronteras.

Los últimos sucesos en Ucrania me tomaron por sorpresa. Hace seis meses, cuando estuve allá, las calles de Kiev destruidas por las inmobiliarias, me hacían sentir en una permanente despedida del cuerpo de una ciudad que no existe más. En un ambiente de apatía y resignación nada daba señales de una cercana tormenta social.

Recuerdo nuestras semidisidentes disputas estudiantiles, hace un cuarto de siglo, cuando con tanta facilidad nacían tantos sueños que nunca se hicieron realidad. El mito de la "Perestroika" nos llegó en un solo paquete con las ideas de "la integración europea" y una gran oportunidad de unirnos a ese tan cercano y escurridizo "mundo civilizado".

La restauración del capitalismo en la ex Unión Soviética golpeó no sólo los bolsillos de la mayoría de nuestros compatriotas, sino también nuestras mentes, y el desmontaje de uno de los mejores sistemas de la educación mundial, iba de la mano con una brutal campaña anticomunista en la prensa, anulando la memoria histórica de nuestro pueblo.

 Cuando los medios convencieron a casi todos, de que nuestro país era uno de los más atrasados y peores del mundo, que este mundo no se movía por los idealistas sino por los pragmáticos,  tiempo en que nuestros estudiantes en lugar de médicos o astronautas comenzaron a soñar con convertirse en millonarios y las chicas querían masivamente casarse con los oligarcas, en nuestra historia pasó algo irreversible y el camino a las "reformas democráticas" quedó despejado.

Después, mientras en el poder se turnaron personajes más o menos siniestros, el Estado gradualmente se despojó de sus obligaciones y mientras más celebrábamos el Día de la Independencia, más dependiente se volvía el país, y cuando ya nos parecía que estar peor era simplemente imposible, nuestras autoridades con su habilidad de siempre se encargaban de demostrarnos lo contrario... Como es sabido, este sistema se llama capitalismo, pero los medios de comunicación postsoviéticos todavía consideran de mal gusto el uso de un término tan “comunista”.

La tragedia actual de Ucrania surge desde el actual dúopolio en el poder de los partidos políticos tradicionales – los del "poder" versus los de la "oposición"- donde una parte sirve a los intereses de los grupos económicos de Rusia y la otra a los grupos occidentales; ambas son hermanas gemelas. Por eso las valientes y sin duda sinceras movilizaciones de cientos de miles de ucranianos bajo las banderas que no son de ellos, lamentablemente sólo fortalecen el actual estado de cosas. Por otra parte, la población desesperada por la injusticia y totalmente manipulada por los medios, todavía no ve la amenaza del fascismo, la única fuerza política en Ucrania que actualmente crece y gana terreno gracias a su joven energía, su perfecta organización y una claridad ideologica. Y el nombre de este peor monstruo del zoológico político ucraniano es La Unión Panucraniana "Svoboda" (“Libertad”).

La sociedad ucraniana, víctima de las "reformas" de derecha, hoy sufre el síndrome de Estocolmo: la mayoría de los ciudadanos socialmente activos miran sólo hacia la derecha, igual que al principio de la perestroika, a diferencia de Europa, en la que están tan ansiosos por entrar, y que desde hace rato mira hacia la izquierda.

¿Donde está hoy la izquierda ucraniana? Sin contar la del PC y del PS ucranianos cuyo "izquierdismo" desde su fundación se ha quedado sólo en el nombre y en la ingenuidad de las antiguas generaciones. Ucrania hoy es uno de los países más de derecha del mundo y la mayor parte del debate ideológico se lleva desde la derecha hacia la derecha.

La izquierda de Ucrania es una minoría que continúa practicando su habitual forma de vida dogmática y sectaria, en una eterna lucha por el liderazgo de un hasta ahora inexistente movimiento, con discusiones infantiles sobre los ismos y disputas teóricas de principios del siglo pasado. La ofensiva de la ultraderecha ucraniana no es sólo mérito del gobierno y la oposición, sino también de su infantil izquierda.

El provincianismo de la izquierda y la derecha ucraniana es comparable, pero los segundos son, lamentablemente, mucho más numerosos y tienen a su disposición, a diferencia de los primeros,  todos los medios.

Mientras el mundo gira hacia la izquierda, Ucrania continúa siendo una cápsula del tiempo que retrocede lentamente. ¿Queda sólo esperar hasta cuando sus finas paredes estallen bajo la presión del viento de la historia? No lo sabemos.

******
CRIMINALIZAR LA POBREZA
El gobierno municipal está elaborando un borrador de ordenanza en el que se multa con 900 euros a aquella persona que extraiga basura de un contenedor. Si por un momento nos paramos a reflexionar en el sujeto sobre el que susceptiblemente recaerá tal sanción, imaginamos su rostro, lo primero que nos debería de brotar es un sentimiento humanitario que nos llevará a preguntarnos si este sistema tan injusto no ha multado ya lo suficiente a una persona que se ve obligada a estar rebuscando comida o chatarra en los contenedores.
Por otra parte, me pregunto cómo una persona que busca entre la basura puede pagar una multa de 900 euros, a no ser que se le trate con el mismo rasero que a algún capitular que se sienta en el Ayuntamiento, cuya multa millonaria no paga, y sobre el que la presión consistorial, cuanto menos, es un tanto laxa.
No resulta baladí este tipo de ordenanzas, que dejan traslucir ideologías en las que la persona pobre y excluida es un ser que afea y molesta y, por tanto, hay que barrer de nuestras calles.
Criminalizar la pobreza es algo consustancial a ideologías conservadoras, que entienden que la persona pobre y excluida es la única responsable de su situación, y por tanto, con ellas sólo cabe el castigo y/o la beneficencia.
 Pero no se le pueden poner puertas al campo: a base de multas, sanciones, cuchillas en alambradas, etcétera, es decir, a base de represión, no sólo no se resuelve el problema sino que añade grandes dosis de inhumanidad y sufrimiento.
La pobreza se combate con empleo, con formación, con educación, con salud, con vivienda; la pobreza se combate posibilitando que las personas puedan gozar de los derechos que emanan de la Carta Universal de los Derechos Humanos, de nuestra Constitución y de nuestro Estatuto de Autonomía.
Por consiguiente, invito al Ayuntamiento de Córdoba a que ponga toda su energía en cobrar las multas millonarias impagadas para, con ese dinero, desarrollar programas de empleo, programas sociales, programas educativos, para que las personas no se vean obligadas a rebuscar entre la basura.
* Profesor y presidente de la Asociación KalaE
******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).