martes, septiembre 07, 2010

Noticias del Frente Migratorio 047

Soy gitano
.

Los gitanos han sido historicamente los chivos expiatorios de la dominacion europea.

Por: PÍO GARCÍA, Ideal, Granada, 04 de septiembre, 2010

A estas alturas, nadie sabe si Cecilia Ciganer-Albéniz, ahora Cecilia Attias y antes Cecilia Sarkozy, sonríe, se santigua o se tira de los pelos. Su ex marido Nicolás, el presidente de la República Francesa, ha ordenado la expulsión inmediata de los gitanos rumanos y búlgaros que habitan en poblados ilegales.

Aunque los ciudadanos franceses, según las estadísticas, apoyan mayoritariamente la medida, las dudas éticas que levanta la deportación masiva han estado a punto, incluso, de romper el Gobierno galo: el titular de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, reconoce que pensó en dimitir cuando conoció las intenciones de su presidente.

Hoy mismo, gitanos de todo el mundo han convocado una manifestación en París y Cecilia Ciganer-Albéniz, primera mujer de Nicolás Sarkozy, podría perfectamente coger una pancarta y desfilar por los Campos Elíseos: por las venas de Cecilia también corre sangre gitana. Su padre, André Ciganer, era un zíngaro moldavo que huyó de su país natal cuando los rusos lo invadieron. Encontró refugio en París e incluso se cambió el apellido (originalmente Chouganov) para subrayar su herencia gitana. André se instaló en la capital francesa, ejerció de peletero y durante muchos años fue oficialmente apátrida. Sin papeles. Hoy hubiera sido carne de expulsión.

Distraída con sus negocios y perdida en algún paraíso tropical, no parece probable que Cecilia Ciganer-Albéniz eche hoy una mano a unos primos cada vez más lejanos, pero su biografía ilustra los recovecos étnicos que han marcado la historia europea y alerta contra los peligros de las generalizaciones.

“Los gitanos de todo el mundo constituimos un único pueblo, con una única tradición -explica el escritor Joaquín Albaicín-. A partir de ahí, está claro que, en cada país, hay gitanos ricos, pobres y de clase media. Hay artistas, hay vendedores ambulantes, hay ingenieros, hay taxistas. Los hay cuerdos y los hay locos. Los hay católicos, musulmanes, ortodoxos, luteranos. Los hay que se llevan muy bien con su mujer, y los hay que no. Obviamente, los gitanos búlgaros comen erizo, que forma parte de la dieta de allí, y nosotros no. Y hablan muy bien el búlgaro, lengua que yo no hablo. En fin. ¿Qué pecado he cometido?”

El pueblo gitano ha dado algún premio Nóbel (el físico August Krogh), músicos de altura (el director de orquesta Sergio Celibidache), actores de prestigio (Helen Mirren, Charles Chaplin, Yul Brynner) y artistas plásticos de renombre (Antonio Maya Cortés), pero no ha conseguido derribar unos estereotipos sociales que se reproducen encuesta tras encuesta. La diseñadora Juana Martín, habitual de la Pasarela Cibeles, se rebela contra ellos: “No entiendo por qué me tengo que defender de lo que soy. ¿Qué pecado he cometido yo por ser gitana? La gente habla desde el desconocimiento. Se piensa con ligereza cuando se dice que todo el mundo es bueno o malo. No es así”.

En España, el ex diputado Juan de Dios Ramírez Heredia, que se convirtió en el primer gitano en ocupar un escaño en el Parlamento europeo, siempre coloca Andalucía como ejemplo máximo de integración. El músico Antonio Carmona comparte su opinión (“allí no se sabe si eres gitano o castellano”), aunque puntualiza que, en el norte español, la situación es diferente.

Para Joaquín Albaicín, miembro de la Unión de Escritores Romanís, el concepto mismo de integración resulta venenoso:

“Ninguna raza ni cultura son 'integrables' al cien por cien en otra distinta, por cuanto esa 'integración' comporta la asimilación, es decir, la desaparición a medio plazo de una de ellas. ¿Qué quiere que le diga? Comprenderá que no me apetece nada, eso de desaparecer. Una piedra y un árbol forman parte del bosque, pero nunca la existencia del árbol va a ser idéntica a la de la roca. Ni quiero, ni necesito ni puedo, en fin, 'integrarme' en ninguna parte, pues ya lo estoy en la sociedad gitana. Me basta con lo natural y sensato: con coexistir y, si procede, convivir en paz y respeto mutuo con las demás culturas”.

Al final, el respeto parece convertirse en la palabra clave, en la piedra angular sobre la que edificar la sociedad europea. “Y también un poco más de información”, apostilla la diseñadora Juana Martín: “Hay que interesarse más por las personas, sin dejarse llevar por el estereotipo. Lo que cuenta para mí es la persona, sea de la raza o de la religión que sea”. Por eso, a los gitanos españoles consultados por V, les chirría especialmente la amplitud indiscriminada de los destierros dictados por Sarkozy:

“Esos miles de personas a quienes se ha expulsado de Francia, ¿en verdad han violado alguna ley civil o penal? ¿Todos ellos? ¿Del primero al último? ¿Sí? ¿Seguro? Si ha sido así, ¿cómo es que se les 'compensa' con 300 euros por barba?”, se interroga Joaquín Albaicín. Quien más quien menos, todos sospechan motivos ocultos en la actitud del presidente francés. La historiadora granadina Sarah Carmona alude, por ejemplo, a la necesidad de desviar la atención del 'affaire' Bettancourt, que compromete a varios miembros del Gobierno: “Sarkozy necesitaba una escapatoria y escogió a nuestro pueblo”.


Un pueblo, por otro lado, bastante acostumbrado a ejercer de chivo expiatorio. “Lo que ha pasado en Francia no es nada nuevo”, recuerda Joaquín Albaicín. El escritor madrileño se remonta, por ejemplo, al siglo XVIII español: “En tiempos del rey Fernando VI, todos los gitanos españoles, del primero al último, fueron condenados a quince años de prisión por un único 'delito': su origen étnico. Todos. Mis antepasados, los de mi mujer, los de mi primo, los de mi amigo, los de mi vecino. Y tuvieron que cumplirlos... Salvo unos pocos, porque la cosa fue tan arbitraria que, en algunos casos, los ayuntamientos solicitaban que se hiciera una excepción con Fulanito, porque si se lo llevaban, el pueblo se quedaría sin herrero o sin molinero. Pero vamos, que al que no era herrero y, por tanto, no era necesario, dejaban que se lo llevaran”.

En Europa viven hoy unos diez millones de gitanos, 650.000 en España. Sus quejas no hacen mella en Sarkozy, que en lo que va de año ha expulsado a 8.000 ciudadanos rumanos y búlgaros. Animado por las encuestas, el primer marido de Cecilia Ciganer-Albéniz sigue con su cruzada.


******
Deportaciones de gitanos en Francia: Sumando el ridículo a la inmoralidad.
.

Las expulsiones populistas de Sarkozy abren un frente judicial interno y otro con la UE

EDITORIAL, El País, 04 de septiembre, 2010

Ante la proximidad del abismo, las democracias suelen activar medidas, muchas veces judiciales, que lo evitan in extremis. Ocurre en EE UU frente a las pulsiones ultraconservadoras. Y ahora sucede en Francia, donde un modesto tribunal administrativo de Lille ha anulado siete órdenes de expulsión de gitanos dictadas por el Gobierno, por considerar que no suponen ninguna "amenaza al orden público". Una gota de agua en la catarata de expulsiones en lo que va de año de ciudadanos de etnia gitana que, según el Gobierno de París, están en el país ilegalmente.

La decisión judicial desmantela la presunta justificación de la política antigitana emprendida por los ministros de Nicolas Sarkozy, en una insólita furia de dudosa legalidad que la Unión Europea empieza a cuestionar por antidemocrática. Hasta el punto de que la Comisión ha pedido información adicional a París sobre cómo se está aplicando la legislación comunitaria en la materia. Y es que el desmantelamiento de los campamentos gitanos se acompaña de un proyecto de reforma legal del Gobierno conservador por el cual se discriminará a los nacionales de origen exterior, quitándoseles en determinados casos la ciudadanía, como si esta fuera un privilegio otorgado y no un derecho adquirido. Es la vuelta del calcetín de la democracia francesa y el aniquilamiento de algunos de los grandes valores que han hecho de Francia paladín de las libertades y de la acogida a los diferentes.

La deportación de gitanos rumanos y búlgaros, aunque sea formalmente voluntaria, resucita la Francia más oscura. Y sólo porque el presidente Sarkozy busca argumentos populistas que le rescaten de su anorexia en los sondeos; y acierta a encontrarlos en una panoplia de medidas autoritarias que confunden inmigración e inseguridad o que buscan chivos expiatorios externos para mitigar el malestar del país, como el ataque a los organismos internacionales que vienen criticando la decisión francesa. O los oídos sordos a la posición liberal y valiente de la Iglesia católica en este asunto.

Salvo excepciones, políticos e intelectuales no han dado la talla en la denuncia de los hechos. Pero no se sabe si al final lo peor será la gravedad del atropello o la simple ineficacia. Algunos expertos auguran que las expulsiones de nada servirán, pues los gitanos volverán a sus campamentos, como ha sucedido antes. A la inmoralidad se sumaría entonces el ridículo.

******
Portugal y su exitosa descriminalización de las drogas
.

Marihuanatón musical: Armas de comunicación masiva por la descriminalización del Cannabis

Por: pijamasurf, 27 de agosto, 2010 (publicado en facebbok)

Descargar informe completo (versión en inglés):

Glenn Greenwald. "Drug Decriminalization in Portugal:Lessons for Creating Fair and Successful Drug Policies” Cato Institute.

Se podría considerar que hoy estamos viviendo el clímax del narcotráfico y de sus efectos, es decir el punto máximo en la historia humana en cuanto a la cantidad de droga que circula alrededor del mundo, la cantidad de dinero que se factura a partir de esta actividad, la cantidad de muertes que se registran en torno al crimen organizado, y a la relevancia geopolítica y financiera que este fenómeno ha adquirido.

Frente a este escenario existen diversas posturas. Hay quienes abogan por proseguir con las “estrategias” actuales de combate al narcotráfico, otros apuntan a instalar un estado de guerra (como si no lo hubieran ya instalado los narcotraficantes) para someter al crimen organizado, y hay también quienes proponen, ante la nula muestra de resultados con los modelos que se han probado hasta ahora, dar un giro radical a nuestra concepción sobre este problema y a nuestra manera de hacerle frente: la legalización de las substancias conocidas como “drogas ilegales”.

Pero más allá de caer en el intercambio de discursos polémicos o de argumentos ambivalentes, sería prudente analizar las dos perspectivas a partir de referencias tangibles. Afortunadamente, gracias a casos como el de Portugal, hoy podemos contratar la efectividad, o su ausencia, entre las dos corrientes básicas de lucha antinarco: legalizar o “endurecer” la actual estrategia.

En cuanto a la actual lucha antinarco no profundizaremos en estadísticas o análisis complejos, ya que para nadie es un secreto que este combate se ha ido perdiendo en forma gradual en prácticamente todos los frentes. Para confirmarlo basta rondar un par de horas la prensa mundial y constatar que las miles de muertes generadas anualmente alrededor de este fenómeno en países de “tránsito” como es el caso de México, o las cifras de dinero que genera esta actividad en el mercado estadounidense o el aumento del consumo en ciudades europeas, y finalmente la intensificación de la violencia también en países productores como algunos de Sudamérica, o del medio oriente como Afganistán.

Más bien enfatizaremos en el caso de Portugal, al cual desafortunadamente la prensa mainstream no le presta la atención que debería. Este país decidió en 2001, como respuesta al aumento de muertes ligadas al consumo de diversos estupefacientes sobre todo entre la población juvenil, legalizar la posesión y consumo de varias substancias, entre ellas la marihuana, cocaína, y heroína, con una estrategia enfocada en una discriminalización acompañada de tratamientos y rehabilitación, como medida “sanadora” y con campañas de educación, como medida preventiva.

Cuando el gobierno portugués implementó esta nueva legislación en torno al consumo de drogas las mayores críticas que se le hicieron radicaban en el supuesto hecho de que los niveles de consumo se elevarían hasta el cielo, estilo Lucy in the Sky with Diamonds, y que Portugal terminaría por ser un paraíso para adictos de todo el mundo que viajarían, jeringa en mano, a consumir su cuerpo físico y fulminar su vida. Y a pesar de que estos eran argumentos un tanto rudimentarios, lo cierto es que nadie podía negarlos con certeza hasta el momento en que se pudiera evaluar, con cifras, el resultado de la medida.

Hoy, a nueve años de que entró en vigor la nueva legislación portuguesa, los números no mienten. De acuerdo con un detallado reporte elaborado en 2009 por el CATO Institute, organización estadounidense dedicada a la investigación de políticas públicas, titulado “Drug Decriminalization in Portugal: Lessons for Creating Fair and Successful Drug Policies”, la estrategia legal adoptada por este país en 2001 como recurso para combatir el alto consumo de drogas, puede calificarse sin duda como exitoso, esto en caso de considerarse como un caso aislado, y si se compara con los miserables resultados obtenidos por otras naciones que han optado por otras estrategias, entonces podríamos hablar de que el caso portugués es incluso épico.

En el periodo correspondiente a 2001-2006, es decir los primeros cinco años tras la descriminalización de las drogas, el consumo de estas substancias en la población estudiantil se redujo notablemente, en muchos casos, como el de la cocaína, el LSD, y el ecstasy, a menos de la mitad, mientras que también hubo bajas significativas en el consumo de marihuana y heroína. Lo que, entre otras cosas, nos habla de que la educación puede más que la coerción.

Curiosamente los encarcelamientos por faltas ligadas a los estupefacientes descendió drásticamente. En el caso de los consumidores, evidentemente, se fue a cero. En el caso de traficantes, si bien el número de enjuiciados se mantuvo hasta 2003, a partir de 2004 este tipo de actividad dejó de florecer y con ello se fue extinguiendo el mercado. En este sentido no sólo se disminuyó el consumo y se aumento la educación temática, sino que el gobierno gasta menos de la mitad de recursos en trámites legales, administrativos, y carcelarios, que en 2001.

Entre otros datos favorables para la estrategia portuguesa se encuentra una disminución en casos de VIH, por contagio a través de agujas utilizadas para consumir heroína y otras drogas, con una baja de un 75%, mientras que el número de sobredosis registradas en la calle disminuyó en un 40%, así como las muertes relacionadas, en general, con el tráfico o consumo de estupefacientes que bajó alrededor de un 60%. También, y a pesar de que ahora se realiza casi el doble de exámenes toxicológicos que se realizaban en 2001, las personas que daban positivo en el consumo de alguna substancia ilegal ha disminuido notoriamente.

Pero estas cifras se revelan aún más exitosas si son comparadas con las tendencias generales de consumo en el resto de Europa, o del mundo. Además, el caso portugués destaca en especial ya que sus labores de concienciación y campañas educativas han permitido que muchos consumidores o incluso adictos dejen las substancias. Gracias a ello Portugal se ubica entre los países con menor prevalencia de sus consumidores de cocaína, que ocupa el sexto lugar de la Unión Europea con sólo un 0.9% de sus adictos que permanecen consumiendo a lo largo de toda su vida, en comparación con un 6.1 del Reino Unido, y en cuanto a marihuana se ubican en un séptimo lugar, sólo detrás de países como Suecia, Finlandia, e Islandia, con un 17%, comparado con un 45% de la República Checa.

******
Las cucarachas, una posible fuente de antibióticos
.

La mayoría de la gente considera repulsivas a las resilientes cucarachas

ELMUNDO.es Madrid

Actualizado lunes 06/09/2010

La mayoría de la gente las odia. Las considera repulsivas. [Muchos les tienen fobia.] Pero pese a la mala fama de las cucarachas, estos insectos podrían ser beneficiosos para la salud. Según unos científicos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), los cerebros de las cucarachas y de las langostas tienen hasta nueve moléculas capaces de hacer frente y de matar a bacterias como el 'Staphilococcus aureus'.

Los investigadores, que han presentado sus hallazgos en la reunión de la Sociedad General de Microbiología, que se está celebrando en Nottingham, señalan que los tejidos del cerebro y el sistema nervioso de estos insectos son capaces de matar a más del 90% de las cepas más resistentes del 'Staphilococcus' (MRSA) o la 'E. Coli' sin dañar las células humanas.

"En estos momentos estamos estudiando en el laboratorio las propiedades antibacterianas de estas moléculas y esperamos que puedan servir para desarrollar nuevos antibióticos eficaces contra estos patógenos", explicó Simon Lee, uno de los autores del trabajo, según recoge la
BBC. "Si logramos desarrollar nuevos fármacos, serían más eficaces y, además, con menos efectos secundarios", añadió.

El secreto de esta defensa natural ante las bacterias que presentan las cucarachas y las langostas es fácil de adivinar. Los científicos argumentan que se trata de insectos que "viven a menudo en ambientes poco higiénicos e insalubres, donde se encuentran con muchos tipos de bacterias. Para sobrevivir no les ha quedado más remedio que desarrollar estrategias para protegerse de estos microorganismos".

No obstante, se trata sólo de un primer paso, muy preliminar. Si se logra aislar el compuesto de los tejidos de los insectos, aún tardarán muchos años en desarrollar un fármaco seguro y eficaz que pueda comercializarse, reconocen los autores.

******
La llorona
.

Pintura del mito abductor mexicano de La Llorona

Pulse aqui para ver y oir la presentacion:

https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=gmail&attid=0.1&thid=12ae842e65888737&mt=application/vnd.ms-powerpoint&url=https://mail.google.com/mail/?ui%3D2%26ik%3D1e1afa23cc%26view%3Datt%26th%3D12ae842e65888737%26attid%3D0.1%26disp%3Dattd%26realattid%3D14869341f68b37ce_0.1%26zw&sig=AHIEtbQiSrSufs3P0_-enuRYwm1dFc59mw&pli=1

(Cortesía de Ignacio Molina)

******
Chicho Sánchez Ferlosio: Malditas elecciones.

Pulse aqui para ver y oir el video:

http://www.youtube.com/watch?v=z_7LY6I51gw&feature=related

(Cortesía de José Julián Macho)