miércoles, agosto 01, 2012

Noticias del Frente Onirico

Talleres sobre chamanismo indígena todo el día el martes 7 de agosto en el Museo del Hombre Dominicano




Cinco Abuelas Sabias Indígenas Mexicanas Danzantes de la Luna estarán visitándonos desde hoy 1ro hasta el 8 de agosto, para ayudarnos en los preparativos para recibir un nuevo sol, en 2012, año en que se acaban los miedos y la oscuridad según el calendario maya.

Tonalmitl, Xotchilquetzal, Mictlanxotchil, Tupina Rosa, y Beatrice Villegas vienen al país a trabajar, compartir conocimientos y a conocer un poco de nuestra cultura. Su presencia es un esfuerzo conjunto de la Fundación Guabancex Viento y Agua, el Museo del Hombre Dominicano, el Centro Dominicano para la Paz, el Batey Ecológico Afrotaino, Mujeres Lobas, Republika Libre, Ce-Mujer, Conamuca, Asociación de Escritores del Sur, la Piña de los Martes de La Multitud, Movimiento Liborista Dominicano, Mercado Ecológico Vivencial GAIA, y restaurantes Crudo Todo Orgánico y Devanand.

Entre otras actividades en el interior, las Abuelas estarán facilitando cuatro talleres en Santo Domingo. Se pedirá una contribución por taller por persona para cubrir los gastos de transporte, alojamiento y comidas.

Martes 7 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Originarios

Salón de conferencias, cuarta planta, Museo del Hombre Dominicano, Av. Pedro Henríquez Ureña, Plaza de La Cultura, Santo Domingo.

Talleres:

1) 9:00-10:30 AM: Taller interactivo sobre medicina tradicional.
2) 11:00 AM-12:30 PM: Taller interactivo El Fuego como fuente de creatividad en el arte.
3) 2:00-3:30 PM: Taller comparativo-interactivo sobre uso medicinal de las semillas.
4) 4:00-5:30 PM: Taller de canciones ceremoniales de diferentes naciones indígenas.

Celebración del Día Internacional de los Pueblos Originarios

7:30-10:00 PM: Bienvenida, bendición, lectura de manifiesto 2012 de Guabancex, conferencia de una de las Abuelas sobre el Código Borgia y los calendarios antiguos, música, danza, maní ceremonial.

******
La música en la educación dominicana



Por Tahira Vargas, Antropóloga Social y Pianista, tahiravargas@yahoo.es, Acento Social, 31 de julio 2012

La música es una de las manifestaciones artísticas con mayor presencia en nuestra cultura y cotidianidad.

En las distintas comunidades rurales y urbanas se encuentra a las personas escuchando música desde temprano en la mañana en las residencias, vehículos, carros públicos, guaguas, colmados y establecimientos comerciales en general. La música genera en las personas cierto clima de alegría, tristeza o melancolía dependiendo del género musical que se escuche.

A pesar de que existe esta intensa relación entre la música y la vida cotidiana de nuestra gente, el currículo que se imparte en los centros educativos no tiene la música como una disciplina relevante.

La importancia de la educación musical en la formación de niños y niñas se ha demostrado en muchos estudios realizados en distintos países. Desde la Grecia antigua se muestra la importancia de la música en el currículo escolar.

Así entre las principales disciplinas que se ofrecía en la educación se encontraba la música a la que se le daba tanta relevancia como a las matemáticas y la geometría.

La música es una excelente herramienta para el desarrollo de una educación para la paz.

La educación musical es fundamental para la formación del niño y la niña. Con la música el infante desarrolla destrezas psicomotoras y aprende a conocer mejor su cuerpo y a expresar sus sentimientos y emociones. Igualmente desarrolla sus destrezas lógico-matemáticas, la concentración, la disciplina, destrezas cognitivas asociadas al lenguaje y la expresión del mismo así como su inteligencia emocional.

El niño y la niña cantan en forma natural, el canto puede ser trabajado desde la educación musical y con ello aprende a cantar sin maltratar sus cuerdas vocales y sobre todo aprende a respirar. Una buena respiración es clave para mantener el cuerpo en buenas condiciones de salud.

Todos los beneficios que ofrece la educación musical están negados para la población infantil de nuestras escuelas públicas y de muchos centros educativos privados. Muy pocos centros en el país imparten educación musical con una visión formativa y de calidad. En algunos casos se ofrece la educación musical solo como aprender a tocar flauta o cantar en un coro sin un trabajo de educación de la voz. Solo se le dedica una hora a la semana (como mucho) a la “clase de música” y la única importancia que se le da a la misma es la de preparar actos patrióticos o celebraciones especiales. En muchos coros los niños y niñas no cantan, gritan.

Lamentablemente no se cuenta en la mayoría de los municipios y comunidades con escuelas de música públicas para la población infantil y juvenil de escasos recursos.

La música es una excelente herramienta para el desarrollo de una educación para la paz.

Si nuestros infantes y jóvenes tuvieran acceso a una educación musical integral probablemente nuestra sociedad caminara hacia cambios sustanciales en sus patrones de convivencia basados en la violencia y la agresividad.

Niños y jóvenes en barrios urbano-marginales y comunidades rurales no tienen espacios ni orientación educativa para desarrollar la creatividad artística ni musical. En muchos pueblos encontramos grupos de jóvenes que componen rap y reguetón mostrando destrezas para la creación musical pero no tienen una formación musical que les ayude a desarrollarse ampliamente.

Las bandas de música municipales en su mayoría han desaparecido por falta de inversión económica en instrumentos, maestros de música y directores/as de bandas.

El estado dominicano tiene como responsabilidad y compromiso de cara a los objetivos del milenio la ruptura con los ciclos de pobreza, violencia e inseguridad ciudadana. Sin embargo estos objetivos están lejos de cumplirse mientras la educación nuestra esté cada vez con más baja calidad y más bajo presupuesto llegando a menos de un 2% del PIB (cuando debe ser más de un 4%). Igualmente no le dedica un presupuesto ni políticas sociales dirigidas hacia infantes y jóvenes proveyéndoles de escuelas de arte, música, bandas y coros municipales.

Nuestro estado no tiene interés en el desarrollo humano, no ha invertido en la creación de libertades y oportunidades para la población joven e infantil. Si queremos una sociedad con menos violencia, y más oportunidades, la educación musical debe ser una prioridad junto a las demás artes, no el postre ni la entretención en los actos ocasionales.

Este artículo fue publicado originalmente en el periódico HOY

******
Lo perverso y obsceno del poder



Por Aníbal Ortizpozo, barómetro internacional, 09-07-12

“Me arranco las visiones y me arranco los ojos cada día que pasa.
No quiero ver ¡no puedo! ver morir a los hombres cada día.
Prefiero ser de piedra, estar oscuro,
a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír
a diestra y siniestra con tal de prosperar en mi negocio.”

Estrofa del poema ”Contra la muerte” de Gonzalo Rojas

A dos años del inicio de la segunda década del siglo XXI, en curso, cuando la humanidad se conmueve e indigna con sombríos acontecimientos, que si bien es cierto, no son nada nuevo, lo parecen, porque mutan y se recomponen para permanecer en nuestras vidas. Qué es lo que hay, qué es lo que tenemos, qué permanece en nuestra humanidad, qué nos repugna e indigna:

Ataques terroristas con explosivos a civiles. Injerencias para desestabilizar naciones e invadirlas legalmente. Mercenarios o contratistas para hacer el trabajo sucio de la tortura, violación y muerte. Armamentismo nuclear y tradicional, como el gran negocio de los perros de la guerra, hoy también soporte de las economías en crisis. Bombardeos de la OTAN a las propias naciones, miembros de la ONU, que debía proteger. Pandemias inducidas como negocio y armas de guerra bacteriológica. Poderosas mafias de narcotraficantes, que asimilan a las policías y ponen en jaque a gobiernos. Falsas crisis económicas bancarias y empresariales. Dictadura de los medios de comunicación empresarial y sus mentiras mediáticas desestabilizadoras. Muros fronterizos que separan la vida de la muerte. Vivir asqueados con la contaminación de la tierra, el aire y las aguas con basura tóxica industrial, de desechos químicos. Invasiones reales, preventivas y encubiertas en curso, sin que se pueda hacer nada para detenerlas. Absoluta impunidad por ausencia de justicia en los ya demasiados crímenes de lesa humanidad, perpetrados por el poder político y militar de las llamadas grandes potencias.

Las denuncias en los encuentros y foros mundiales sociales más progresistas, o de izquierda, han quedado reducidos a una inocua y solitaria caja de lamentos que el tiempo silencia.

Nuestro planeta Tierra cruje, se recalienta y reacomoda ante las agresiones contaminantes que se le infringen desde los sistemas mundiales de producción industrial y agrícola transgénica “monsántica.” Mientras nosotros, los humanos al parecer no tenemos la fuerza, ni la agresividad necesaria para proteger a la “Pachamama” (Madre Tierra), ni siquiera a nosotros mismos. Tampoco, existe en las organizaciones gubernamentales y sus “cumbres” periódicas, la voluntad política para cumplir los protocolos y acuerdos, los que se solapan y traspapelan subordinados a la actividad empresarial gubernamental e intereses económicos transnacionales de un perverso capitalismo en crisis, que, no tiene dinero para programas sociales de los pueblos acosados por el hambre y pandemias, pero sí tiene para la compra, producción de armas y subsidios a la banca empresarial especuladora.

Armamentismo y violencia permanecen en nuestras vidas en todos los niveles sociales, la lucrativa industria bélica es parte importante de las economías de las naciones desarrolladas. Abarca desde la poderosa industria nuclear, las armas de destrucción masiva, químicas, bacteriológicas, hasta las armas del hampa común y mafias que enfrentan hoy exitosamente a ejércitos nacionales, como sucede en el territorio mexicano.

Vivimos asqueados de la violencia generalizada presente en nuestras vidas, conocemos sus raíces y somos víctimas de sus secuelas. Sus prácticas difusas sin control, son públicas, son la noticia de la crónica roja en la prensa amarillista, donde lo obsceno es lo repugnante que se exhibe, que se muestra. La violencia es un suceso público que vende y entretiene, va desde violencia de género y femicidios, las masacres de niños y jóvenes en las escuelas norteamericanas, los múltiples asesinatos por homofobia, racismo, los secuestros y robos a mano armada.

Existen profundas raíces de la violencia cotidiana que provienen de las prácticas del terrorismo de Estado con sus paramilitares y contratistas, que crearon unos, el horroroso espectáculo de exhibir a los que asesinaron con sus lenguas como corbata (Colombia), otros de fotografiarse, burlándose mientras se orinaban sobre un grupo de cadáveres (Afganistán). Las mafias de narcotraficantes y hampa común viven impunemente en nuestro hábitat como cualquier hijo de vecino, protegidos y asociados a cínicos y corruptos funcionarios de la administración pública o a exitosos empresarios privados.

En Latinoamérica todo esto nos asquea y hace nuestras vidas insoportables, muy en especial la difundida práctica del sicariato, negocio de la muerte por encargo, presente en las acciones sangrientas y contractuales de patrones contra líderes obreros; de latifundistas contra campesinos e indígenas quienes son los dueños legítimos de las tierras que se les ha despojado.

La violencia real y virtual del cine, televisión, Internet, especialmente de los video-juegos y juguetes de la industria cultural masiva del entretenimiento, se entrelazan y confunden, han funcionado como una escuela primaria del delito, siempre a favor de un consumismo feroz y el mantenimiento del injusto sistema capitalista.

Nos da asco, el inhumano poder económico y bélico de las grandes potencias, actuando como imperios de la antigüedad, continúan haciéndose presente en nuestras naciones, con su poder de exterminio, para consolidar sus neocolonias, hacernos dependientes, robar nuestros recursos naturales, sin respetar la autodeterminación de los pueblos, ni la soberanía expresa en nuestras constituciones. La injerencia de las naciones poderosas hoy toma múltiples formas, enmascarándose torpemente para intervenir, ya no son invasiones directas tradicionalmente armadas, tipo Irak, Afganistán, son las guerras de cuarta generación o injerencia solapada, las de los golpes suaves, la manito blanca OTPOR, las operaciones encubiertas tipo Kosovo/Serbia y otras, donde insurgen personas desconocidas armadas, preparadas por los más despiadados contratistas de la CIA y Al Qaeda, ciudadanos o haciéndose pasar por ciudadanos de las naciones a desestabilizar e invadir, quienes son dotados de modernas armas, aviones no tripulados para bombardear, con apoyo de una alta tecnología, inimaginable, GPS, Twiter, telefonía celular, para crear imágenes virtuales de plazas verdes tomadas como sucedió en Libia, donde perversamente, contraviniendo las elementales normas humanitarias para los prisioneros de guerra, capturaron a Gaddafi y su hijo vivo para asesinarlo posteriormente.

Perverso y obsceno fueron los dos atentados con explosivos a desprevenidos civiles, mujeres, niños, que en la mañana del 10 de mayo de este año, viajaban esperanzados a la escuela, al trabajo en Damasco, Siria. Los terroristas, son una vez más héroes libertarios, que cuentan con el apoyo encubierto de la OTAN para masacrar a civiles.

Obscenas son también las amenazas de invasiones preventivas a Irán, Pakistán, Corea del Norte, Venezuela, o el sostenido terrorismo de Estado con sus falsos positivos, leyes patriotas antiterroristas que aún asesina y mantiene a presos, torturados, sin un juicio justo, en Abu Ghraib, Bagram, Guantánamo o cualquier base militar, embajadas o portaviones US Army.

El repugnante rostro intercambiable de la injerencia en Latinoamérica es la desestabilización de las naciones y derrocamiento de sus gobiernos, creando al interior de ellas, ONGs mercenarias, provistas de generosos aportes económicos, alianzas con los grupos de poder económico, opositores y militares golpistas ideológicamente afines a la política norteamericana,”una especie de guerra civil, donde pequeños y heroicos grupos luchan por su libertad en contra de un tirano asesino, que quiere instaurar el comunismo”, que en Chile (1973) les resultó exitoso con el apoyo de la oligarquía y los militares fascistas; en Venezuela (2002), el golpe que no les resultó, porque el pueblo y los militares liberaron y repusieron al Presidente en su cargo; en Haití (2004), la desestabilización armada los llevó hasta el secuestro de su Presidente y que, para protegerlo, para luego ocupar el país con sus marines; en Honduras (2009) con argumentos legales respaldados por la Corte Suprema y el Congreso, con apoyo de militares se expulsó al Presidente en ejercicio; en Ecuador (2010) con una protesta por mejora salarial de policías y secuestro temporal del Presidente; en Bolivia (2008), alentando el separatismo de una de sus provincias, en complicidad con el gobernador-empresario de Santa Cruz, y posterior huelga de policías; recientemente en Paraguay (2012), esta vez la intervención tomó la forma de golpe parlamentario para destituir a su Presidente.

La injerencia funciona apoyada en el perverso poder de la dictadura mediática donde la mentira, el rumor, el insulto y la descalificación de las autoridades legítima y democráticamente elegidas, se repiten con frecuencia, al estilo de la vergonzosa mentira de EEUU sobre posesión armas de destrucción masiva para invadir Irak, lograr que se ahorcara a su Presidente y apropiarse de su petróleo a costo de miles de vidas humanas, destrucción y saqueo de obras de las antiguas culturas Sumeria y Mesopotámica, incunables patrimonios de la humanidad.

Los medios de comunicación en manos de la oligarquía criolla y transnacional de la información, continúan noche y día difundiendo mentiras y medias verdades con pautas, libretos o guiones “Made in USA” originados en los laboratorios de guerra sucia.

El ¿qué hacer?, ¿qué cambiar?, ¿qué crear? son las preguntas a las que debemos darle respuestas, empecemos reconociendo que todo cambio revolucionario, requiere de un desaprendizaje y desalienación de todos nosotros, hombres y mujeres, nacidos y criados en salvajes sociedades de consumo, donde los valores humanos obedecen a una profunda mercantilización de toda la vida social. Por lo tanto “ellos”, los cambios, deben iniciarse primero al interior de nosotros mismos.

Reflexiones como ésta, sólo son una alerta a la imaginación política; un ejercicio ético de inconformidad y resistencia a estas sociedades conservadoras, de silencios cómplices, que vivimos.

Apoyemos toda práctica cultural comunicacional, que nos obligue a pensar, que provoque una toma de conciencia propulsora de acciones, sobre aquello que debemos cambiar y lo que debe permanecer, para crear humanidad. Entonces, creemos humanidad, otra humanidad, asumamos todos los días el oficio de humanizadores.

******
COMUNICADORAS CON DISCAPACIDAD VISUAL RECONOCEN LABOR DE ENTIDADES



El Dr. Nelson Belisario fue reconocido por sus valiosas contribuciones a la edducacion popular desde Conavihsida

Las empresas productores de programas radiales De Lucy Producción y Lluvia de Chichiguas hicieron un reconocimiento a varias instituciones y personas que han ofrecido apoyo a las personas con discapacidad visual.

Las personas e instituciones reconocidas recibieron placas de manos de Lucy García, de Lucy Producción, Sugey de Jesus, del programa Lluvia de Chichiguas.

Las jóvenes comunicadoras destacaron el apoyo de las personas e instituciones reconocidas, así como su colaboración y respeto a la diversidad y su contribución a una sociedad más justa.

“Ellos han servido de puente al desarrollo de las personas con discapacidad visual en el ámbito profesional”, indicaron.

Las placas fueron entregadas al Centro de Recursos para Discapacidad Visual Olga Estrella, antigua Escuela Nacional de Ciegos, a la Fundación Dominicana de Ciegos (FUDCI) y al Consejo Nacional para el VIH y el Sida (CONAVIHSIDA) por sus permanentes aportes.

Motivadas por el valor del agradecimiento también, fueron distinguidas Belkis Yolanda Ives, madre de Sugey De Jesús, y María Ortega, madre de Lucy García.

La actividad se realizó en el Colegio Dominicano de Periodistas el viernes 27 a las 5:30 de la tarde, en el marco de la recepción de la graduación en la carrera de comunicación social de la también locutora Lucy García.

******
Debate de Participacion Ciudadana HOY





Pulse para ampliar

******
Irka Mateo: Las Mujeres de Fuego & el Partido Liborista en Musikfest, Bethlehem, Pennsilvania, sábado 4 de agosto, de 4-5:30pm.



******
Venecia Sin Ti




Siempre extrañaremos tu presencia, siempre recordaremos tu sonrisa, hoy (31 de julio 2012) es un día triste pues has partido al cielo, hoy seguro derramaremos muchas lágrimas por la tristeza que nos embarga, pero mañana debemos reponernos y mirar la vida con optimismo.


Venecia Gómez, q.e.p.d.

Pedro Canela y tus compañeros de trabajo en Conavihsida

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).