martes, junio 14, 2011

Noticias del Frente Cibernetci 022




Declaración pública sobre la desarticulación del equipo de desarrollo humano local de las Naciones Unidas




Miguel Ceara Hatton


Miguel Ceara-Hatton, lunes, 13 de junio de 2011

En los últimos ocho años he trabajado para que la Oficina de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en República Dominicana se mantuviera como un espacio independiente y académico. Tal y como recordaba la administradora del PNUD, Helen Clark, en el lanzamiento del último Informe Mundial de Desarrollo Humano “no todos acogen siempre con satisfacción los mensajes que transmiten los informes de desarrollo humano. Sin embargo, si los informes nunca abordaran los temas polémicos ni provocaran debates intensos y fundamentados sobre las cuestiones que nos preocupan a todos, no estarían expandiendo los límites del pensamiento sobre el desarrollo”. Esta reflexión recoge lo que ha sido nuestra misión y nuestro mandato.


Con mucho esfuerzo y dedicación, el equipo de investigadoras e investigadores que he coordinado ha trabajado para tratar de contribuir al diseño de políticas públicas que aumenten las capacidades de las personas para llevar la vida que desean. Y hemos tratado de ofrecer información, análisis y propuestas, fruto de la rigurosidad que exige el trabajo académico y siguiendo los principios del enfoque de desarrollo humano, que favorece el empoderamiento de la sociedad dominicana.


Sin embargo, la gerencia del PNUD en República Dominicana ha adoptado medidas que suponen el cierre del proyecto, al menos con el equipo que hasta ahora trabajaba y tal y como estaba concebido. El desmantelamiento ocurre a pesar de que los Informes Provinciales de Desarrollo Humano, la principal actividad del equipo actualmente, disponen de financiamiento para continuar, están cumpliendo con los resultados esperados y cuentan con gran interés por parte de muchas instituciones del Estado dominicano, de las organizaciones y personas en las provincias y municipios, así como de la sociedad en general.


Agradezco a las múltiples personas que han acompañado y han hecho posible nuestro trabajo en estos años, a las instituciones del Estado, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, organismos de cooperación internacional, a las agencias de Naciones Unidas, al equipo de investigación que ha colaborado con los diversos proyectos, al personal del PNUD en República Dominicana, a los colegas de las oficinas de desarrollo humano de otros países, al Bureau para América y el Caribe del PNUD en Nueva York.


Reitero mi lealtad al conocimiento y el compromiso con el trabajo intelectual, riguroso e independiente. Continuaré desde otros espacios, como lo he hecho en los últimos 30 años, comprometido con la sociedad dominicana para mejorar la calidad de vida de la gente y para que el desarrollo humano sea una cuestión de derechos y no de poder como es actualmente.

******
La causa de los indignados. Indignados con causa.






Hannah Arendt anticipo por decadas el advenimiento del totalitarismo


Juan-José López Burneo, La Vanguardia, 10 06 11


Las relaciones entre el Estado y el sistema capitalista han pasado por tres etapas. En la primera, el Estado –laissez faire, laissez passer– se limitaba a preservar un espacio de libertad y seguridad. En la segunda, el Estado devino intervencionista, para limitar los abusos que la situación anterior propiciaba, mediante la creación del Estado de bienestar. Y en la tercera, ante lo que se juzgó un exceso intervencionista, el sistema capitalista ha optado por suplantar al Estado y ocupar su lugar, mediante un doble proceso de liberalización y desregulación.

El banquero Sigmund Warburg lo explicó así: “La Segunda Guerra Mundial fue una guerra entre la democracia y la autocracia, que ganó la burocracia”.


En esta fase nos hallamos hoy: el Estado está sometido –como sistema jurídico– a un proceso de desguace por una doble vía de privatizaciones y desregulaciones. Este proceso exige –como todos– una justificación que viene dada por una corriente de pensamiento atisbada por Hannah Arendt, hace años, en La condición humana. Arendt anticipó lo que hoy sucede: el predominio de la mentalidad privado-profesional en la vida de la mayor parte de las gentes, que dejan el espacio público en manos de los políticos profesionales, a los que se limitan a votar periódicamente sin inmiscuirse luego en su gestión.


Se consolida así un totalitarismo permisivo que concede al ciudadano una amplia gama de gratificaciones sensibles, con el fin de que se abstenga de intervenir en los procesos públicos, que son gestionados por expertos procedentes de los grupos de presión surgidos en torno a los poderes financieros. Si añadimos que el sistema de partidos ha mutado en una partidocracia burocratizada, integrada por políticos de hoja perenne, el resultado está servido: una obturación del sistema político, manifestada en una falta grande de receptividad a las demandas de los ciudadanos que no están instalados. Así las cosas, ¿a quién puede extrañar que comiencen a ceder las costuras del sistema, cuando la economía decae y disminuyen las gratificaciones sensibles con las que neutralizar a los ciudadanos?


En este marco se inscribe la reacción de los indignados, expresada en sus acampadas, que supone antes que nada un rechazo frontal al sistema. Por eso son absurdas las descalificaciones de este movimiento, con el pretexto de la falta de rigor e inviabilidad de sus propuestas. Lo que importa no es lo que piden, sino lo que rechazan: un sistema político obturado en su representatividad profunda y que es rehén, hoy más que nunca, del poder económico acumulado por las instituciones financieras. De ahí que las acampadas deban ser percibidas como un síntoma claro de una enfermedad grave.


En resumen: la obturación del sistema político hace que se desborden los cauces de participación establecidos y se pase a la desobediencia civil.


En su conferencia Sobre la desobediencia civil –1970: guerra de Vietnam–, Hannah Arendt sostuvo que la infracción de la ley no puede justificarse por medio de la propia ley. No obstante, se esforzó por salir de esta contradicción. Éste es su pensamiento:


- La desobediencia civil surge cuando un grupo significativo de ciudadanos se convence de que los canales para conseguir cambios están obturados.

- No puede equipararse la desobediencia civil con la criminal, porque hay una gran diferencia entre el criminal que se oculta y el desobediente que desafía la ley a la luz del día. Además, a diferencia del revolucionario, el desobediente civil acepta la autoridad existente y la legalidad general.

- Las sociedades modernas están sujetas a un acelerado proceso de cambio, que el derecho legaliza una vez producido, pero que suele ser resultado de acciones extrajurídicas. Ante este cambio, los canales de participación política de los ciudadanos son muchas veces insuficientes.

- Por esta razón, a la desobediencia civil le corresponde una relevancia creciente en las democracias modernas: constituye una manifestación extrema del derecho del pueblo a asociarse para reclamar al gobierno o para protestar por sus decisiones.

- El derecho a asociarse para disentir tiene su fundamento en el hecho de que la obligación moral de cumplir la ley nace del consenso originario fundacional del Estado, que limita el poder de los ciudadanos y fundamenta el poder del Gobierno, pero que no enerva el derecho de aquellos a participar en las tareas públicas.

- Este consenso originario implica el derecho a disentir, de lo que resulta que la asociación para manifestarse –o para acampar– puede llegar a ser el único medio de acción.


Hasta aquí el discurso de Hannah Arendt, que –es cierto– difícilmente puede ser asumido por un juez a la hora de juzgar, pero sí debe ser tenido en cuenta por los políticos al reaccionar frente a los actos de desobediencia. Las soluciones de fuerza atajan los síntomas, pero no curan el mal. Y la enfermedad existe. Para darse cuenta de ello basta con hacerse esta pregunta: de verdad, de verdad de la buena, ¿quién manda?


******
Tenemos que reinventar el futuro




Despues de la Izquierda


Anna Schwarz, cafebabel.com, En Positivo, Viernes, junio 10, 2011


Entre recortes sociales y protestas, los jóvenes se preguntan: ¿Sigue viva la izquierda europea?
El documental Après la gauche (Después de la izquierda) trata de dar respuestas a toda una generación de desencantados. La obra, realizada por tres jóvenes franceses, interroga a representantes de la izquierda intelectual gala para despejar la gran incógnita que recorre el continente: ¿Sigue viva la izquierda europea?

“Cada uno tiene que sacar las conclusiones de sus propias ideas. Eso nunca lo ha entendido la izquierda”, sostiene Susan George, escritora y cofundadora de ATTAC.


Esa es precisamente la preocupación de toda una generación de europeos que se han manifestado en España y Grecia contra de las medidas de sus respectivos gobiernos socialistas, consideradas como una traición hacia la población más vulnerable. Una generación que, en Alemania, entiende por rojos a los verdes (ecologistas) y da la espalda a la izquierda a pesar de su autoflagelación. Y que, en Francia, se pregunta tras el escándalo Strauss Kahn: “¿A quién debemos elegir ahora?”.


¿Una izquierda desfasada?


Tres de esos jóvenes indignados han querido buscar respuestas mirando a la generación de sus padres mediante un brillante documental. Para ello, sometieron a sus preguntas a trece estandartes de la vieja guardia intelectual de la izquierda francesa, como el ex primer ministro y candidato presidencial Lionel Jospin, el editor Eric Hazan, ex editor en jefe de Le Monde y fundador de Médiapart Edwy Plenel o el ensayista y científico Albert Jacquart. Un reproche como telón de fondo: ¿Cómo se supone que debemos reaccionar ante las ideas que promueve la vieja izquierda? Con la caída del muro de Berlín, el comunismo fue desapareciendo del mapa. Desde entonces, los partidos socialistas han gobernado, demostrando ser los administradores perfectos para el statu quo neoliberal. “La izquierda no está para producir ideas, la izquierda está para ser elegida. Es atroz”, opina el filósofo y periodista francés Bernard Stiegler.


La cadena de montaje ya no es lo que identifica al proletariado, hoy día es la televisión. ¿La solidaridad? Solo la que se tiene con África y América Latina. ¿La negociación colectiva? Vivimos en una época del trabajo temporal y de la precariedad de las prácticas. ¿La afiliación al partido? La hemos sustituido por grupos de Facebook. ¿Quieres ser mi amigo?


“Tenemos que reinventar el futuro”


“Lo imposible es posible, pero debemos comprometernos” sostiene el filósofo italiano Antonio Negri, gesticulando con ambas manos y haciendo balancear su pequeña silla de madera con manchas de pintura. Detrás de él, la vista del interior de una fábrica abandonada. Es en este lugar, situado en un barrio pobre al norte de París, donde los tres directores han reunido a sus entrevistados para interrogarles.


Se trata de un escenario enorme, desolado y estéril, como la izquierda actual. La estética del documental, sin embargo, consigue dar encanto al yeso desnudo y los charcos del suelo. El carácter y personalidad de cada uno de los huéspedes entrevistados llena los espacios vacíos con gestos, miradas y pensamientos. El contagioso entusiasmo con que las ideas se desarrollan aquí confiere a la desolada construcción dignidad e incluso, en algunos momentos, belleza.


¿Es esta poesía entonces, la posible respuesta a la falta de visión, de credibilidad y de carisma? ¿Qué será de la izquierda europea? Los viejos sabios reunidos en Après la gauche coinciden: “Tenemos que reinventar el futuro”.


******
#SPANISHREVOLUTION / Mensaje de Anonymous a la clase política española.




Mascara de la pelicula "Vendetta"


Redes cristianas, 10 06 11

Este es un mensaje anónimo para la clase política española.


Se lo advertimos, ¿creían que engañarían a todo el mundo, todo el tiempo? Parece que no han entendido nada. Sus continuos esfuerzos por acallar la libertad de expresión y la creciente ola de indignación contra su sistema corrupto resultan completamente inútiles.


Cuanto más complacientes se vuelven hacia la plutocracia y sus absurdas exigencias, más expuestos quedan ante la opinión pública. Cuanto más pague el pueblo por la avaricia criminal de una pequeña élite intocable, más obvia se revelará su incapacidad para liderar el cambio que se les exige.


Cuanta más fuerzas usen contra personas pacíficas y desarmadas, más deslegitiman su propia autoridad. Por cada desinformación corporativa que ustedes o sus socios capitalistas emiten o publican, crecen cientos de canales ciudadanos para asegurar que la verdad sea escuchada. El pueblo ha evolucionado. Ahora somos una red distribuida que combina sus conexiones sociales con la tecnología, compartiendo información como una conciencia global. Sus intentos por dividirnos y alinearnos ya no serán efectivos nunca más. Al contrario, comienzan a revelar su estrategia de desgaste a la vista de todos.


Pasadas las elecciones del 22M los partidos mayoritarios abandonan su sonrisa forzada y continúan peleando por sentarse a la derecha de la economía, su unido dios. La decadente monarquía parlamentaria española, incapaz si quiera de comprender el anhelo de la multitud despierta, no puede sino intentar desprestigiar un movimiento que no comprende, que no puede combatir, que no puede silenciar ni parar. Sus trasnochadas etiquetas, que tan solo pretenden sembrar una discordia que les favorezca, son un insulto a la inteligencia de sus gobernados. La lucha del pueblo continúa adelante y el mensaje sigue superando cualquier obstáculo. Por si misma, esta revolución es una muestra patente de la inmadurez de una clase política que vive de sus propias luchas intestinas y que no nos representa ni trabaja por nosotros.


A pesar de las insidias publicadas y la agresión a las acampadas de grupos o personas infiltradas, con actitudes que pudiesen perjudicar la imagen de la rebelión ciudadana, nadie ha dejado de moverse. Sorpresa, no necesitamos formar parte de ninguna comisión. Los cambios exigidos por el pueblo son más que claros:


Democracia participativa.
Reforma de la ley electoral.
Separación de poderes real.
Absoluta transparencia política y fiscal.
Férreo control sobre bancos y corporaciones.


Aún siendo solo un comienzo, dichos cambios ya son mucho mejores que cualquiera de las reformas con las que el poder económico de-facto somete al país.


Mientras ustedes se afanan por combatir a sus verdaderos soberanos como si fuesen el enemigo, lazos humanos y digitales se estrechan a lo largo de todo el mundo en una sinergia con voluntad de cambio pacífico. La heterogeneidad, espontaneidad, capacidad y preparación popular, supera exponencialmente cualquier recurso material o humano que pudiesen usar contra ella. Ergo, cualquier intento por combatirla, será en vano.


Puede que el pueblo permanezca acampado, puede que se marchen y se convierta en una guerrilla pacífica e invisible. Las acampadas son solo un símbolo. En realidad estamos en todos lados. Persiguen a aquellos de quienes dependen. Educamos a sus hijos, preparamos sus comidas, recogemos sus basuras, conectamos sus llamadas, conducimos sus ambulancias e incluso les protegemos mientras duermen. Así que empezaremos barriendo en casa. Hoy será España, mañana Europa, quizá pasado sea el mundo.


Si ustedes no escuchan el clamor de la gente, no se comportan en consecuencia, deberían pensar durante unos segundos: El pueblo es ahora consciente de su poder y se sabe capaz de hacer mucho mejor el trabajo que hasta ahora les encomiendan. Recuerden, el cambio está sucediendo y ocurrirá con o sin ustedes. La gente no debería temer al gobierno, el gobierno debería temer a su gente.


Nosotros somos el pueblo, nosotros somos el sistema, somos anónimos, somos legión. No olvidamos, no perdonamos, esperadnos.


*******
¿Qué quieren los Anonymous?





Los Anonimos se multiplican como una pandemia


Andy Goldberg, DPA-El Mundo, reproducido por En Positivo, Viernes, junio 10, 2011


¿Quiénes son Anonymous?.


Se llaman a sí mismos Anonymous. Pero si bien sus identidades están envueltas en un impenetrable velo digital, el caos que ocasionaron en el ciberespacio no es para nada secreto.


El grupo, que está formado por un número incierto de personas, no necesariamente ‘hackers’, que luchan contra la censura, logró deshabilitar temporariamente las páginas de Internet de Mastercard y Visa, después de que estas dos empresas de tarjetas de crédito decidieran suspender la gestión de donaciones al portal Wikileaks.


La publicación por parte de Wikileaks de 250,000 documentos secretos del gobierno de Estados Unidos, correspondientes a cables diplomáticos estadounidenses del Departamento de Estado, provocó una especie de ‘ciberconflicto’, debido a que críticos de las filtraciones también trataron de bloquear la página web de Wikileaks al saturarla.


La venganza por parte de los seguidores de Wikileaks, sin embargo, parece ser simplemente el comienzo, pero en una guerra mucho más feroz. El grupo anunció a través de su cuenta de Twitter, ya cerrada, que su próximo objetivo será la tienda virtual Amazon. La semana pasada, Amazon informó de la expulsión de Wikileaks de su servidor.


“Objetivo: www.amazon.com”, fue el mensaje que difundió alguien que actuó de ‘representante’ del grupo a través de Twitter.


No hay manera de decir con certeza si la amenaza es genuina, debido a que se conoce poco acerca del grupo. Aparentemente, Anonymous tiene vínculos estrechos con la página web 4chan.org y sus objetivos anteriores eran principalmente empresas que defienden el ‘copyright’. Además, también se enfrentaron a la iglesia de la Cienciología.


El mismo tipo de ataques, de denegación de servicio (DDoS) fue usado para saturar las páginas de Mastercard y Visa. Utilizaron ordenadores infectados con virus para bombardear a las páginas web con millones de peticiones, bloqueando la capacidad de servidor de responder a los usuarios verdaderos.


El objetivo de este grupo, al igual que el de Wikileaks, es tomar información del gobierno y ponerla a disposición del público, indicaron los activistas.


Un mensaje anterior, ya desaparecido, comenzaba con citas de Abraham Lincoln y Benjamin Franklin, dos de los líderes más venerados en la historia de Estados Unidos: “Los que niegan la libertad a los demás no la merecen ellos mismos” y “quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad”.


El escrito también decía “Hola mundo. Somos Anonymous. Lo que sepas o no sepas acerca de nosotros es irrelevante. Decidimos escribirle a la prensa y a todos los ciudadanos del mundo libre en general para informarles sobre el mensaje, nuestras intenciones, los potenciales objetivos y nuestra continua campaña pacífica a favor de la libertad”.


“El mensaje es simple: libertad de expresión. Anonymous hace pacíficamente una campaña a favor de la libertad de expresión en todas partes en todas sus formas. Libertad de expresión para: Internet, el periodismo y los periodistas, y los ciudadanos del mundo en general. Independientemente de los que pienses o tengas para decir, Anonymous hace campaña a tu favor”.


Además de librar una batalla contra las empresas que ellos creen se doblegaron ante la presión del gobierno contra Wikileaks, los miembros del grupo Anonymous también parece que están involucrados en el establecimiento de cientos de sitios espejo. Estos garantizan que el foro siga disponible aún si el sitio oficial es cerrado.

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1917).