lunes, octubre 14, 2013

Noticias del Frente Sensorial 085

HOY 11 DE OCTUBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LA LIBERTAD
Manifiesto de la Fundación Guabancex Viento y Agua, 11 de Octubre, 2013, Santo Domingo, República Dominicana.


Los Consejos de Jóvenes y de Ancianos/as  de la Fundación Guabancex Viento y Agua reconocen que hace 521 años los pueblos que residían en nuestro continente, Abya Yala (Tierra en Flor), disfrutaban en libertad de sus tierras y recursos naturales.  La naturaleza prodigaba salud y equilibrio.  Todos disfrutaban de los bienes de la isla, y la tradición del Guaitiao --yo soy tú, tú eres yo--, era la regla de convivencia.
     El compartir era la norma.  No estaban comprometidas las semillas y nuestros bosques llegaban hasta los lindes de la arena del mar.  Los intercambios comerciales se hacían por acuerdos cumplidos y el respeto al Otro.  No existía el calentamiento planetario.  Todo era de todos.  Estaban comprometidos con la vida.
     Hoy, la destrucción de nuestros paisajes, suelos y ecosistemas es la regla.  El sistema político y económico se sostiene en el colonialismo.  Hoy la pobreza con todas sus manifestaciones sociales muestra un paisaje desolador.  Estamos presenciando actos bochornosos y desagradables: se les niega a nuestros hermanos dominicanos de ascendencia haitiana, la nacionalidad, y se consolidan prácticas políticas antisociales y de recorte de derechos.
     Guabancex Viento y Agua está comprometido con la solidaridad y la cooperación.  La hermandad del Guaitiao se extiende a nuestros hermanos haitianos que comparten la isla con nosotros.
     En la Semana Internacional de la Solidaridad, solicitamos a las autoridades pertinentes que se regularice el status de los/as inmigrantes haitianos y sus descendientes.  Estamos aquí para que celebremos la diversidad, superemos el colonialismo y que los viejos pactos de exclusión y las interpretaciones históricas basadas en el odio se desoigan.  
     El pilar fundamental de nuestros principios es el compartir la isla inteligentemente como una unidad geológica, ecológica y social, entendiendo que tanto la cultura como la genética ancestral nos hermanan a todos sus pobladores.
     La Fundación Guabancex Viento y Agua exhorta a todos/as a reconocer y respetar que como seres humanos los haitianos y los dominicanos tenemos una dignidad intrínseca, derecho a la vida y al Buen Vivir.  Descontruyamos y rechacemos el Neocolonialismo, esa ideología basada en acentuar las diferencias entre grupos humanos y tratemos de encontrar la forma más inteligente de convivir y compartir la isla. Las diferencias nos enriquecen, no nos empobrecen.



HOY 11 DE OCTUBRE DE 2013 CELEBRAMOS EL ÚLTIMO DÍA EN QUE SE RESPIRÓ LA LIBERTAD EN NUESTRO CONTINENTE. RECUPERÉMOSLA.

******

OPIYELGUOBIRAN




Representación en madera del cemi Opiyelguobiran, el Dios Perro de los Taino

Vino la luz,
se pedía el sacrificio.

Desde antes de nacer el cielo,
clamaban por el ritual;
por el Gran Espíritu Inmortal.

Nada duele cuando es de nuestra sangre.
No lloren y sean guerreros.
No tiemblen ante el estruendo aparente
de la muerte,
la muerte no sobrevive.
Solo se pierde la sangre,
y al Gran Espíritu Inmortal
debemos consagrarla.

No se asombren si deslumbra el alba.
El cobarde muere en silencio,
y no le serán ofrendados
los cantos de su casta.
Morirá para siempre.
No esperéis dormidos
a que os arranquen el corazón,
lo den de comer a los perros,
y escupan sobre vuestros antepasados.

Ahuyenten los demonios
del engaño y la burla.
Tampoco abandonen la escasa alegría.
Aunque el fuego les queme,
no se lamenten por el maldito
que los quema.
Antes, sáquense la sangre de las orejas,
y prendan candela.
Canten y bailen sobre el dolor.

Mas cuando fuesen atadas las manos,
lloren,
sus lágrimas humedecerán la tierra,
por ende nacerá un cemí, de cada gota.
El cual arrancará voz y ojo
a vuestro aniquilador.
Y digo voz y ojo, mas que no posee
corazón ni vida.
Se tragará el oro oculto,
convertido en piedra
donde resbala la lluvia.

Solo llegarán al calor y la comunión
cuando el Espíritu del Alba
desvanezca la luz.
Cuando esto pase, ya será olvidado este areito.
Nadie escuchará por donde viene
el gran estallido.

Opiyelguobirán
nos revelará el camino.
Quemó las guaizas infernales
y las enterró en lo oculto del bosque.
Donde estallan los grillos
y el agua se desliza bajo nuestros pies.

Aprendan los cantos y  luchen por ellos.
Cada amanecer y cada oscuridad,
sobrevivirán.
En el día no serán cegados,
en la noche se convertirán
en lechuzas de plumaje transparente

No serán despedazados
por demonios del falso turey.
Resguarden vuestras tierras y hermanos.
No pisen lo que siembran,
pues serán destruidos por el muerto
colgado del árbol,
y la peste, dejará sus huesos
al canto de las campanas.

Abrid el corazón
al Gran Espíritu del Alba.
Cuando canten los pájaros,
canten con ellos.
Honren sus creencias
sin temor a la oscuridad y el destierro.
Cuando invoquen, no a los muertos,
sino a los resplandecientes.

Que Boinayel inunde los ojos de coraje,
solo si es necesario.
Saben que aunque pase siete veces
el tiempo de este areito,
no será convertido en polvo.
Vuestros huesos serán alimento
de los silenciosos,
sea quien sea vuestro cacique.

No se crean más grandes que el sol,
pues sus pensamientos los devorarán
con la misma intensidad.

Acepten el sacrificio que les sea exigido,
si en verdad pretenden volar
sobre sus enemigos.

El silencio y las cadenas son la muerte.
El que no crea y escuche sus latidos,
no sabrá correr por su verdad.

No somos rebaño.
Somos sobrevivientes.
Por tanto no esperen en el llanto
y el sueño vuestros areitos,
ni sean contados los soles, lunas
o estrellas que pasen.

El día claro es escaso.
De noche
surge el graznido incesante
y en los árboles el canto de los muertos.

Cuando llegue el calor del fuego
a vuestras carnes,
cúbranse de plumas y algodón.
Rostros pintados de pájaros.
Sé ahora en el barro de mi carne,
que allá cantan.

El demonio asesino del día,
llena sus ojos de piedra feroz.
A él no creo.
No ofrendo mi sangre a este vulgar hombre.
Que se arranque los dientes por sí mismo
y entierre su corazón
en el nido de los despavoridos.

Mientras tengan sangre entre vuestras carnes,
renuévenla.
Llenen sus corazones de luz, para que vean
sus palaras.
Si acorralan y quitan tierra bajo pie,
ocúltense en los bosques
conservando los ritos y la vida.

No somos fantasmas.
Cuando hieran clamen con verdad.
No esperen el escudo de Metal Esmeralda.


© Derechos de autor: Susy Del Monte
Editora Guabancex.
Santo Domingo, República Dominicana

12 de octubre de 1987

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).