martes, marzo 13, 2012

Noticias del Frente Ecologico 100

Estación Naval en la Saona (extracto)




Por Osiris de León

La Rep. Dominicana es una pequeña nación caribeña donde la incompetencia y la ignorancia se han adueñado de la administración pública y se han encargado de destruir la institucionalidad, la legalidad y la credibilidad, al extremo de que las instituciones y sus incumbentes son los primeros violadores de las leyes y de las normativas vigentes.

El mejor ejemplo de ello es el ministerio de medio ambiente, institución donde usualmente no se requiere ser un prestigioso entendido en recursos naturales y medio ambiente para ocupar la máxima posición, pues los gobiernos entienden que un buen ambientalista sería respetuoso de la Ley ambiental 64-00, y cuidaría su buen nombre, y no se prestaría a dar su visto bueno para aquellos proyectos públicos y privados que atentan contra la preservación del medio ambiente.

En el ministerio de medio ambiente siempre están haciendo lo contrario de lo que manda la Ley ambiental, y lo contrario de lo que manda el razonamiento lógico, el sentido común, la prudencia y la decencia ambiental.

El ministerio de ambiente autorizó la tirada de 80,000 toneladas de rockash en los muelles de Samaná y Manzanillo, autorizó y defendió la instalación de una cementera en Los Haitises, autorizó y defendió el dragado de arenas en Playa Grande, de Río San Juan, y la canalización comercial irracional del río Camú, en La Vega, entre muchos otros graves errores ambientales que se han convertido en escándalos públicos.

Ahora, el ministro de medio ambiente dice que "él autorizó la instalación de una estación naval en el área protegida de la isla Saona", y como es norma del ministerio de ambiente querer imponer a "sangre y fuego" los proyectos que tienen el visto bueno gubernamental, aunque violen las leyes, el ministro dice que "nada detendrá esta obra porque este es un caso cerrado", sin haberse abierto al debate, sin hacer un estudio de impacto ambiental, y sin haber convocado a las vistas públicas obligatorias que manda la Ley 64-00, porque el ministro cree vivir en una sociedad tribal donde solo hay un cacique que "Reyna".

Ante esta nueva violación de la Ley ambiental, instituciones como la Academia de Ciencias, la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la Fundación de Estudios Marinos que dirige la Dra. Idelissa Bonelly de Calventi, y los grupos ambientales y sociales comprometidos con la preservación del medio ambiente y con la sociedad dominicana, se han pronunciado públicamente en contra de este absurdo ambiental que avergüenza a la sociedad dominicana.

Pero la ridícula respuesta que ha dado el ministro de medio ambiente, Ernesto Reyna, es que "es el narcotráfico quien patrocina protestas contra el destacamento que será construido para la Marina de Guerra en el puerto Catuano", en el área noroeste de la isla Saona, lo cual constituye un vulgar intento de chantaje en contra de quienes objetamos esa agresión a un área protegida.

Ernesto Reyna olvida que su antecesor, Jaime David Fernández, dijo que "la cementera de los Haitises sería construida en Gonzalo porque él había firmado la autorización, y que en tal virtud ese era un caso cerrado", pero todo el pueblo dominicano rechazó la obra, al igual que la rechazó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el proyecto fue suspendido por encima de la voluntad del gobierno, por encima de la voluntad del ministro de medio ambiente, y por encima de las defensas que Ernesto Reyna y Eleuterio Martínez hicieron en favor de esa cementera.

Una lección que Ernesto Reyna no aprendió, como tampoco aprendió de las derrotas sufridas en Playa Grande, de Río San Juan; y en el río Camú, de La Vega.

La autorización de una estación de vigilancia en la isla Saona dependería de que el estudio de impacto ambiental y el plan de manejo ambiental demostraran que no habría ningún impacto adverso al frágil ecosistema costero-marino de la isla Saona.

La comunidad ambiental dominicana está dispuesta a defender la Ley ambiental que el ministro pisotea e ignora, y estamos dispuestos a volver a los tribunales, tal y como lo hicimos contra la cementera defendida por Jaime David Fernández, por Eleuterio Martínez y por el mismo Ernesto Reyna.

Quienes carecen de argumentos científicos para defender sus errores ambientales se valen de cualquier disparate para lograr sus prostituidos propósitos, pero hay que ser muy payaso para decir que el narcotráfico patrocina a los académicos y ambientalistas que objetamos esa estación naval en la isla Saona.

******
La izquierda y los tiempos nuevos

El problema es que las clases populares no tienen capacidad de intimidación





POR JOSEP RAMONEDA, 7 MAR 2012

Profecías que se cumplen: bajar el coste del despido no crea puestos de trabajo, crea desempleo. Los socialistas se agarran a la crítica de la reforma laboral para intentar recuperar identidad de izquierdas. Y tienen razón porque esta es la culminación del saqueo a los trabajadores con las políticas anticrisis. Pero tienen un problema de legitimidad porque han estado comprometidos con estas políticas. ¿Por qué la izquierda ha desaparecido ante la crisis? ¿Por qué no existe ni como proyecto ni como alternativa? La respuesta que viene de la derecha, aunque la ha hecho suya buena parte de la izquierda, es que no ha sido capaz de adaptarse a los tiempos nuevos.

¿Qué se esconde detrás del eufemismo tiempos nuevos? Un capitalismo mucho más desregulado; una ideología hegemónica que entiende que hay que mimar a los que más tienen porque son los que crean empleo; una aceptación acrítica de la desigualdad social que perpetúa las diferencias de partida, con la reducción a mínimos del impuesto de sucesiones, el más redistributivo de todos, y con un debilitamiento sistemático de la educación, la sanidad y los medios de comunicación públicos a favor de lo privado; una cultura de negación del conflicto social y de despolitización masiva de la sociedad; una meritocracia que confunde el mérito con las condiciones naturales o sociales de cada cual; y una sustitución de cualquier debate ético por la hegemonía imparable del oro y la insolencia.

Si estos son los nuevos tiempos, la izquierda lo tiene mal para adaptarse a ellos. Cuando lo ha hecho ha acabado en estrepitosos desastres, llámense Tony Blair o Zapatero. La izquierda, si quiere ser algo más que un dócil recambio, solo tiene una posibilidad: luchar para impedir que el saqueo a los derechos sociales básicos sea ya irreversible; y usar las potencialidades de la llamada sociedad del conocimiento para invertir los procesos de dominación en curso.

No, el problema de la izquierda no es la falta de adaptación a los tiempos nuevos. El problema es que las clases populares han perdido capacidad de intimidación. Y la izquierda no les ha ayudado a defenderla. Con lo cual, las élites económicas no ven necesidad alguna de hacer concesiones. Al contrario: ven la gran oportunidad de revertir las conquistas sociales y de reconstruir un capitalismo más barato, por tanto, más depredador. De ahí la violencia simbólica que desde los poderes político, económico y mediático se está ejerciendo sobre la ciudadanía con un discurso atemorizador —el miedo como instrumento político— que allana el camino a cambios que, en otras circunstancias, habrían sido considerados inadmisibles. El discurso de la austeridad es el instrumento ideológico de esta operación. El control del lenguaje es decisivo para la hegemonía y la austeridad es una palabra muy arraigada en la tradición cristiana, que parece sugerir el triunfo de la virtud, de la contención, de la prudencia frente al vicio, el despilfarro y la prodigalidad.

Como envoltorio funciona. Pero los que tienen más quedan excusados del ejercicio de la virtud. Con lo cual resulta repugnante el intento de utilizar a los trabajadores parados como coartada para hundir los salarios. Las condiciones son precarias: la fragmentación de las clases populares es enorme; los intereses de los diversos bloques que las componen son contradictorios; muchos sectores sociales viven en un terreno intermedio, con una mirada hacia arriba y otra en el abismo; no hay una cultura alternativa a la del ciudadano NIF (consumidor, competidor, contribuyente); y el debilitamiento de la democracia forma parte de las precauciones inducidas para que las clases populares no tomen la palabra más de la cuenta. Las fuerzas son tan desiguales que llegar a un equilibrio como el que vivieron algunos países europeos en los años de posguerra parece un sueño imposible. La ley y las mayorías sociales son los únicos instrumentos de que disponen las clases populares, pero precisamente las leyes se están cambiando a marchas forzadas, siempre en perjuicio suyo, y la democracia se diluye en la indiferencia. Algunos piensan en las nuevas tecnologías y en la cultura de la contribución para conseguirlo. Los ángeles que nos ayudan a ser cooperativos, para decirlo como Steven Pinker, están ahí: la empatía, el autocontrol, el sentido moral, la razón. Pero, a veces, parece como si estuvieran en huelga.

******
¿De quién es la crisis y quiénes se benefician de ella? (extracto)




James Petras


Por James Petras

Introducción

Tanto el Financial Times como la extrema izquierda han vertido toneladas de tinta para describir alguna variante de la "crisis global del Capitalismo". Mientras que los escritores difieren sobre las causas, las consecuencias y las recetas, están de acuerdo en que la "crisis" amenaza con el fin del sistema capitalista tal como lo conocemos.

No hay dudas de que entre 2008-2009, el sistema capitalista en Europa y Estados Unidos sufrió un shock agudo que hizo tambalear los cimientos del sistema financiero y amenazó con la bancarrota de los "sectores líderes".

Sin embargo, yo sostengo que la "crisis del capitalismo" fue convertida en una "crisis laboral". El capital financiero 'se recuperó', la clase capitalista se fortaleció y utilizó las condiciones generadas como un resultado de "la crisis" para consolidar aún más la dominación y la explotación del resto de la sociedad.

En otras palabras, la "crisis del capital" ha sido convertida en una ventaja estratégica para profundizar los '"intereses más fundamentales del capital": el aumento de las ganancias, la consolidación del control capitalista, la mayor concentración de la riqueza, el incremento de las desigualdades entre capital y trabajo y la creación de enormes reservas de trabajo para aumentar aún más las ganancias.

La tesis de la crisis global: El argumento económico y social

Los que proclaman la crisis "global" sostienen que desde 2007 hasta el presente, el sistema capitalista mundial ha colapsado y que su recuperación es un espejismo. Esta postura está respaldada por los datos que reflejan cifras de desempleo de doble dígitos en ambas regiones. La "crisis" también está asociada con el incremento masivo de bancarrotas de pequeños y medianos negocios y de bancos regionales.

La crisis global: Pérdida de legitimidad

Los críticos escriben sobre una "crisis legítima del capitalismo". Los defensores de la tesis de una "crisis global del capitalismo" presentan un caso sólido, demostrando "los efectos profundos y altamente destructivos del sistema capitalista en la vida de la gran mayoría de la humanidad".

El problema es que una "crisis de la humanidad" (más específicamente de los trabajadores tanto de los asalariados como los remunerados por hora) no es lo mismo que una crisis del "sistema capitalista". En efecto, como sostendremos más adelante, las crecientes dificultades sociales, el deterioro del ingreso y del empleo han sido factores principales que permitieron una recuperación rápida y masiva de las ganancias marginales de la mayoría de las grandes corporaciones.

¿Crisis global o diferenciada? ¿Desarrollo desigual?

Sería una tontería argumentar a favor de "una crisis global" cuando varias de las economías principales del mundo no sufren una caída significativa y otras están vías de recuperación y en rápida expansión.

Al agrupar las cifras económicas de la Eurozona, los que sostienen la tesis de la crisis global, dejan de lado las enormes disparidades de situaciones dentro de la Eurozona.

Mientras que las cifras acumuladas de desempleo en la Eurozona llegan al 10,4%, las diferencias internas desafían cualquier noción de una "crisis global". "La crisis" no afecta negativamente a algunas economías. Al hablar de una "crisis global" quedan ocultas las relaciones fundamentales de hegemonía y explotación que permiten la "recuperación y el crecimiento de las economías de élite en contraposición a las de sus rivales y de los estados-cliente.

El segundo problema con la tesis de la "crisis global" es que deja de lado las profundas diferencias internas entre generaciones. Estas diferencias subrayan la razón por la cual no hay un movimiento juvenil global de "indignados" o de "ocupación". Las múltiples diferencias entre jóvenes desempleados no conducen a una solidaridad 'internacional'.

Si la "crisis" del capitalismo se manifiesta en regiones específicas, de igual manera también afecta a sectores raciales y de edades diferentes. Debido al alto nivel de desempleo entre los jóvenes ellos tienen una mayor tendencia a la acción directa contra el sistema; mientras que los trabajadores de más edad con mayores niveles de empleo muestran una mayor tendencia a confiar en el voto y a involucrarse en huelgas por tiempo limitado.

Sin embargo, también es cierto que la gran masa de desempleados jóvenes constituye un "arma poderosa" en manos de los empleadores para amenazar con reemplazar a los trabajadores de más edad. Lejos de ser un indicador de la crisis capitalista, el alto nivel de desempleo ha servido para incrementar la tasa de ganancias, el ingreso acumulativo, las desigualdades de ingreso.

La crisis de clase: Una tesis contrapuesta

Ha surgido una cantidad considerable de información que contradice a los teóricos de la crisis global capitalista.

Los ideólogos de la "crisis del capitalismo" ignoran los reportes financieros de las principales corporaciones de EE.UU. Un reporte de la General Motors en 2011 destaca que las ganancias han sido más grandes que nunca.

Más aún, la importancia creciente de la explotación capitalista es evidente cuando se considera que la proporción de las ganancias corporativas estadounidenses en el exterior sigue subiendo a expensas del aumento salarial de los empleados. Si esta es una crisis capitalista, ¿para qué hace falta un boom?

Una crisis capitalista real afectaría negativamente los márgenes de ganancia, los ingresos brutos y la acumulación de capital. Las crecientes ganancias acumuladas son posibles porque los capitalistas se benefician de una explotación intensa mientras que el consumo masivo está estancado.

Los teóricos de la crisis confunden lo que claramente es la degradación del trabajo, el deterioro de las condiciones de vida y de trabajo e incluso el estancamiento económico, con una crisis del capital. El punto clave es que la crisis del trabajo es un gran estímulo para la recuperación de las ganancias capitalistas.

De la crisis a la recuperación de las ganancias: de 2008/2009 a 2012

La clave de la 'recuperación' de las ganancias corporativas tiene poco que ver con el ciclo de negocios y mucho que ver con la toma a gran escala protagonizada por Wall Street y el saqueo del Tesoro de EE.UU.

Los personajes de Wall Street en el Tesoro crearon la doctrina de "demasiado grande para caer" para justificar la transferencia masiva de dinero. La nueva doctrina sostuvo que la primera y principal prioridad del estado es la de devolverle al sistema financiero su capacidad de hacer ganancias sin importar los costos para la sociedad, los ciudadanos, los contribuyentes y los trabajadores. "Demasiado grande para caer" significa un total repudio del principio más básico del "libre mercado" del sistema capitalista.

Las consecuencias económicas de las políticas del estado

A causa de la "toma del poder" implementada por Wall Street podemos entender la paradoja del récord en los márgenes de ganancias en medio de un estancamiento económico. La supremacía de la estructura financiera de la economía de EE.UU. previa a la crisis sigue en pie y en muy buen estado... solamente la fuerza laboral de EE.UU. está hundida en los mayores niveles de desempleo, en estándares de vida más bajos, en una inseguridad generalizada y en un profundo descontento.

Conclusión: El caso contra el capitalismo y por el socialismo

Los reclamos de 'reforma, regulación y redistribución' eran la moneda corriente entre los periodistas financieros. Pero la clase económica y dirigente en el poder no les hizo caso. Los trabajadores están controlados por líderes sindicales serviles y carecen de instrumentos políticos. La derecha seudo populista tiene un programa pro-capitalista, pidiendo la eliminación de todo servicio social y de los impuestos a los empresarios. La brecha entre el bienestar social y las operaciones financieras es definitiva.

La actividad de Wall Street no tiene una utilidad social. El capitalismo demostró que prospera mediante la degradación de millones de trabajadores y el rechazo de cualquier reclamo de reforma y regulación. El capitalismo real no puede ser encaminado a mejorar los estándares de vida o a garantizar el empleo. El capitalismo está en oposición polarizada con la igualdad social, el proceso democrático de toma de decisiones y el bienestar colectivo.

La palabra socialismo ya no despierta los temores del pasado. El socialismo implica una reorganización a gran escala de la economía, de las clases saqueadoras al control público. Este cambio podrá financiar una economía productiva e innovadora basada en el trabajo, en el descanso, el estudio y el deporte. La democracia en el sitio de trabajo es el núcleo de la visión de un socialismo del siglo XXI. Las instituciones financieras deben ser reestructuradas para crear empleo productivo, para servir al bien común y proteger el medioambiente. El socialismo iniciará la transición de una economía capitalista dirigida por depredadores y estafadores y por un estado dominado por ellos hacia una economía que sea de propiedad pública en un sistema democrático.

******
Mi musa es la paz: Segundo encuentro de jóvenes escritores por una cultura de paz (extracto)



Catedral de la Paz, San Cristobal


Segundo encuentro de jóvenes escritores por una cultura de paz, programado para el sábado 24 de marzo del 2012, en El Ramón, Hato Dama, San Cristóbal de 9:00 AM a 6:00 PM.

En vista de los logros obtenidos, continuamos este año con la serie de encuentros con jóvenes escritores, artistas, trabajadores culturales, etc. como una forma de crear un espacio de discusión formativa que pueda servir de escenario para el intercambio de ideas socio-culturales, entre intelectuales y artistas renombrados y jóvenes que hayan demostrado un compromiso personal en avanzar por esos caminos.

El Centro Dominicano para la Paz, es un espacio creado con el objetivo de fomentar la paz individual y social, por eso apoyamos y presentamos este evento anual porque creemos que en el sendero por la difusión de una real cultura de paz, las actividades de este género son de suma importancia para el desarrollo social de nuestro país.

Este segundo programa está abierto a jóvenes de todo el país que acompañarán a los jóvenes de San Cristóbal agrupados en la Fundación Literaria Aníbal Montaño, en cuyo nombre también hacemos esta convocatoria.

Para este fin hemos concitado la colaboración de José Alcántara Almanzar, Juan José Ayuso, Julio De Windt, Altagracia Pou Suazo y Clinton López, quienes consecuentes con su compromiso por un mejor país y en la promoción de la paz y la cultura, conversarán con nuestros jóvenes.

Como el año pasado, al final de la jornada habrá una sesión de micrófono abierto para oír a los jóvenes que quieran exponer sus trabajos e inquietudes creativas y una actividad cultural abierta a toda la comunidad.

Se proveerá a los participantes almuerzo y transporte, desde y hacia la Plaza de la Bandera, en la 27 de Febrero, Santo Domingo, parando a recoger también en el parque central de San Cristóbal.
Para inscribirse en el evento, libre de cargos, favor hacerlo en: 2encuentro.jovenesescritores@gmail.com, fundacionliteraria@gmail.com o llamando a los teléfonos 829-372-4700 y 809-703-3812

******
Música Sacra y Festiva del Calvario de Liborio Mateo



Irka Mateo


Con mucha alegría les anuncio que fui galardonada con la subvención "Artes de la Comunidad" por el Consejo de las Artes de Brooklyn para realizar el concierto folklórico: Música Sacra y Festiva del Calvario de Liborio Mateo.

Financiada por el Fondo de Desarrollo de las Artes de Nueva York del Departamento de Asuntos Culturales de la ciudad de Nueva York, estas subvenciones apoyan proyectos artísticos de alta calidad en todas las disciplinas, dirigidas al público de Brooklyn y con el objetivo de enriquecer su vida cultural. El concierto se llevará a cabo este verano, fecha y lugar se anunciarán próximamente.

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).