jueves, octubre 06, 2011

Noticias del Frente Cibernetico 26






Michael Moore: La misión es involucrarnos


Michael Moore, un de los criticos mas demooledores estadunidenses


Por: Michael Moore, Página 12, 05 10 11; traducción: Celita Doyhambéhère.


Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/178131-55960-2011-10-04.html (Durante la presentación del último libro de Moore en ST. Mark’s Bookstore.)


Nueva York tiene ocho millones de habitantes; un millón vive en la pobreza. Es una vergüenza. Y, sin embargo, el sistema no se detiene aquí. No importa cuánta vergüenza podamos sentir; la maquinaria va hacia adelante, para hacer más dinero. Nuevas maneras de trampear con las jubilaciones; de robar aún más. Pero algo está sucediendo en Liberty Plaza.


Estuve en Liberty Plaza para realizar un par de notas. Y volveré. ¿Sabías? Están haciendo un gran trabajo ahí. Y están recibiendo aún más apoyo. La otra noche, el sindicato de empleados de transportes –los conductores de ómnibus, los conductores de la metropolitana– votaron con entusiasmo para sostener la protesta. Hace tres días, 700 pilotos de línea –sobre todo de United y Continental– marcharon por Wall Street. No sé si hubo alguna forma de ver esto en televisión. Sé cómo estuvo la cobertura aquí; se mostró a unos pocos hippies que tocaban sus tambores –las cosas típicas que buscan los diarios–. Por favor: ¡que Dios bendiga a los hippies que tocan sus tambores! Pero es la razón por la que “ellos” quieren que se vea sólo esto. Y ahora yo les digo lo que vi en aquella plaza. Vi jóvenes, vi ancianos, vi gente de todo tipo y de todos los colores y todas las religiones. Vi también a la gente que vota por Ron Paul (el candidato presidencial ultraconservador que quiere abolir el Banco Central). Quiero decir, era un grupo de gente de todo tipo. Estaban los enfermeros en esa plaza. Estaban los maestros en esa plaza. Gente de todo tipo.


Hoy martes habrá una nueva manifestación: también los conductores de ómnibus y de la metropolitana marcharán por Wall Street. Yo escuché decir que la UAW (el sindicato de los obreros del automóvil) está pensando en algo parecido. Piensen, su peor pesadilla se convierte en realidad. ¡Los hippies y los obreros del automóvil que marchan juntos! La gente entendió. Y toda esta historia sobre las divisiones internas y esto y lo otro: a la gente no le importa más. Porque esta vez se trata de sus propios hijos que corren el riesgo de no poder ir más a la escuela. Esta vez se corre el riesgo de quedarse sin techo. Esto es lo que en verdad está en juego.
Pero lo que me parece más extraño y bizarro, de los ricos, es cómo habían decidido excederse tanto. Quiero decir: les iba todo muy bien. No, para ellos no era bastante. Por los nuevos ricos no era bastante. Los nuevos ricos que no hicieron su fortuna gracias a una buena idea. Ni a un invento. Ni con su sudor. Ni con su trabajo. Los nuevos ricos que se enriquecieron con el dinero de los otros; con el que jugaron como si fuesen al casino. Dinero más dinero. Y ahora nos encontramos con una generación de jóvenes para los que los héroes a los que emular son aquellos de los canales de televisión de negocios: aquellos que se enriquecieron haciendo dinero sobre aquellos que hacen dinero.


Pero, ¿cuánta necesidad tendremos de jóvenes que se pongan a trabajar para salvar a este planeta? Para encontrar la cura a todos estos males. Para encontrar una manera de llevar agua y servicios higiénicos a los millares de personas sobre esta tierra que no los tienen.

Esto es lo que querría. Que en lugar de que las 400 personas más ricas de este país tengan más riqueza, sean los 150 millones de estadounidenses todos juntos los que estén mejor. Dirán, es una de esas cifras que Michael Moore tira por ahí. Pero es una estadística cierta: verificada por Forbes y por PolitiFact. ¡Las 400 personas más ricas de este país, son más ricos que los 150 millones todos juntos! Pero esto no se puede llamar democracia. La democracia implica una suerte de igualdad: yo no digo que cada pedazo de la torta debe ser de la misma medida, pero ¿no nos fuimos mucho más allá?

Ahora está esta buena noticia. Porque hasta que alguno desafíe a nuestra democracia –mientras que la Constitución se mantenga intacta–, querrá decir que cada uno de nosotros tendrá el mismo derecho de voto que los señores de Wall Street: un voto por persona. Y ellos podrán comprar todos los candidatos que quieran; pero su mano guiará a nuestra mano cuando estemos en el cuarto oscuro. El mensaje de gritar fuerte es hacer llegar a los millones de personas que se dieron por vencidas –o que fueron convencidas por ignorancia–. Lograremos hacer llegar nuestro mensaje que para aquellos 400 será la peor de las pesadillas. Porque lo único que saben hacer bien son las cuentas. Nosotros somos muchos más que ellos. Depende sólo de nosotros. Basta de despertarse a la mañana y decir “Ok”. Ahora basta. Decidí involucrarme. Esta ahora es nuestra misión, involucrarnos. Por eso les digo: apoyen la protesta de Liberty Plaza.


******
No es Grecia, es China




La economia china, representada por un oso Panda, se desacelera


Redacción de Atrio, 02-Octubre-2011


Moisés Naím escribe hoy en El PAÍS este artículo que, por su novedad y trascendencia, creo que todos debemos conocer. Que los chinos iban camino de controlar todo el sistema financiero global todos lo creíamos. Que de allí puede llegar la mayor desestabilización y paralización del sistema es novedoso. Animamos a todos a aportar datos que confirmen o desmientan a Naím y a sugerir remedios (personales o colectivos) para sobrevivir al tsunami.

Mientras el mundo sigue con gran ansiedad la crisis de Grecia (población: 11 millones), en China (población: 1.340 millones) están pasando cosas que no atraen tanta atención como lo que pasa en Grecia. Pero deberían. Si la locomotora de la economía mundial se desacelera, o se llegase a detener, las consecuencias serán mucho más graves de las que ha tenido la crisis griega, aun considerando el daño que esta le ha hecho al resto de Europa.


Aquí les doy algunos aburridos datos técnicos sobre lo que está pasando hoy en China: la actividad manufacturera ha caído por tercer mes consecutivo, la burbuja especulativa en la construcción (¿les suena?) está por estallar, los precios caen y a las grandes empresas de ese sector les cuesta conseguir financiación. La deuda de los Gobiernos locales ha alcanzado un volumen equivalente al 27% del total de la economía y, por si eso fuera poco, los analistas creen que en el 80% de los casos estas deudas serán incobrables. Los precios de las acciones de empresas Chinas cotizadas en la Bolsa de Nueva York cayeron al conocerse que los reguladores están encontrando graves fallas en su contabilidad.


Quizás la siguiente cita del Financial Times resulte menos aburrida: “El sector inmobiliario chino, que hasta hace poco era muy atractivo para los inversores, se ha convertido en un espectáculo de terror… cuyos efectos se sentirán en el mundo entero”.


¿Quiere decir todo esto que viene un crash en China? No necesariamente. Pero… Hay una alta probabilidad de que en los próximos años China sufra un accidente que ralentizará su crecimiento económico. Este accidente podría ser financiero, ecológico, social o internacional. Tendría, además, que ser lo suficientemente grave y duradero como para afectar simultáneamente a varias regiones y sectores.


Un desplome de la Bolsa que elimine gran parte de los ahorros de la gente, la contaminación del agua de una gran ciudad o cualquier otra impredecible situación que produzca masivas protestas callejeras (y en China serían realmente masivas) pueden ser la chispa de una crisis que se difunda hasta afectar a toda la economía. De ahí, el impacto se diseminaría al resto del mundo a gran velocidad.


El acuerdo social y político que el actual régimen tiene con el pueblo chino es el siguiente: nosotros creamos millones de puestos de trabajo y la promesa de creciente prosperidad para todos y ustedes nos dejan gobernar sin exigir mayor participación en la toma de decisiones.


Si la tasa de creación de empleos disminuyese, la legitimidad del régimen menguaría, así como su capacidad de gobernar centralizadamente como lo ha hecho hasta ahora. Pero, además, están apareciendo otros factores que están socavando la estabilidad política: la inflación, la desigualdad y la corrupción.


En la década pasada, la inflación fue, en promedio, inferior al 2% anual. Ahora es de 6,2% al año, y en los alimentos, el capítulo más políticamente explosivo, los precios se han disparado aún más.
La desigualdad económica antes del boom era reducida e invisible para la mayoría de la gente. Ahora está a la par con las peores del mundo y es muy visible. Los trabajadores urbanos ganan tres veces más que los campesinos en las zonas rurales y el número de chinos que entran en la lista de los más ricos del mundo rompe récords cada año (los multimillonarios chinos son, como media, 15 años más jóvenes que sus pares en otros países).


La corrupción igualmente se ha hecho más visible y afecta a todos. Los esfuerzos del Gobierno por controlarla -que incluyen frecuentes encarcelamientos de funcionarios públicos y hasta la pena de muerte- no han tenido éxito.


Las crisis económicas suelen transformar a la corrupción de un hecho irritante largamente tolerado a una potente causa popular que, como en los casos de Egipto o Túnez, contribuye a la caída del Gobierno. China aún está lejos de esto, pero la corrupción es un factor que sin duda preocupa mucho al régimen.


Lo mismo pasa con los crecientes problemas ecológicos que, para muchos chinos, no son abstracciones: cuando se hace demasiado frecuente que al abrir el grifo para bañarse o cocinar sale agua marrón y maloliente, la pasividad de la población puede rápidamente tornarse en activismo estridente. Y esto está sucediendo.


Según Sun Liping, sociólogo de la Universidad de Tsinghua, en 2010 en China ocurrieron 180.000 protestas callejeras motivadas por un sinnúmero de causas.


Las calles en China se están calentando. Si esta tendencia llega a reducir el crecimiento del país, lo que suceda en las calles chinas nos afectará a todos. Mucho más que Grecia.


******
El presidente de Sudán, Al Bashir, ataca brutalmente a su pueblo


Omar Al Bashir, dictador de Sudan por 20 años


Solidaridad.net, Avaaz, 2011-09-28

El presidente de Sudán, Omar Al Bashir, acusado por la justicia internacional de cometer crímenes contra la humanidad y genocidio, ha desatado otro ataque brutal contra su gente, bombardeando pueblos y yendo puerta a puerta asesinando a familias enteras. Basta ya. Exijamos a nuestros gobernantes, que arresten a Al Bashir, impongan sanciones eficaces contra su régimen, y protejan al oprimido pueblo de Sudán.


Omar Al Bashir, presidente de Sudán, es el asesino de masas que durante 20 años ha masacrado a comunidades enteras que se han opuesto a su régimen, y está por ello acusado de genocidio ante la Corte Penal Internacional. Estas masacres están ocurriendo de nuevo, y continuarán a no ser que lo detengamos de una vez por todas.


El ejército de Al Bashir está bombardeando a mujeres y a niños en las montañas de Nuba, mientras sus milicias van de puerta en puerta degollando a familias enteras. Durante décadas, los líderes del mundo han tolerado, de manera vergonzosa, la infame brutalidad de Al Bashir a cambio de poder mantener el acceso a las grandes reservas de petróleo de este país. Pero las cosas están cambiando. Sudán se está dividiendo, la inflación y los precios de los alimentos están por las nubes, y el poder de Bashir está más débil que nunca.


Enviemos un mensaje masivo a nuestros gobernantes para decirles ¡Basta Ya! Y exijámosles que abandonen su escandalosa inacción, arrestando a este monstruo, imponiendo fuertes sanciones sobre los miembros de su camarilla, y comprometiéndose a proteger al pueblo de Sudán de la represión y el genocidio.


Las montañas de Nuba están sitiadas. En los noventa, Omar Al Bashir asesinó a toda una generación de hombres, mujeres y niños, y ahora ha vuelto para rematar a los supervivientes. Sudán del Sur ha alcanzado su independencia, y contará con gran parte del petróleo que Al Bashir ha venido usando para comprar la complicidad internacional frente a sus crímenes. Además, Al Bashir también está enfrentándose a protestas ciudadanas pro-democracia, a una economía deteriorada, y a momentos muy tensos en las relaciones con su viejo socio protector, China.


Podemos enviarle un claro mensaje a Al Bashir de que su tiempo se ha agotado. Pero hemos de lograr que se adopten fuertes sanciones internacionales contra Sudán, que nuestros gobiernos se comprometan a proteger a los ciudadanos de Sudán de futuros crímenes de lesa humanidad, y que se establezca un plan global coordinado para arrestar a Omar Al Bashir y al resto de los acusados por la Corte Penal Internacional. Esto debilitará su poder de mando dentro de su régimen, y a la vez le mostrará a la gente de Sudán que los crímenes cometidos por Al Bashir no van a quedar impunes. Los ciudadanos de Sudán del Sur, de Darfur, de Nuba, y de muchos otros lugares, han esperado durante demasiado tiempo a que el mundo se ponga de pie en nombre de la humanidad y la justicia.


Es prácticamente imposible imaginar la desesperación y el terror que están sintiendo las mujeres y los niños en las montañas de Nuba en estos momentos, o en Darfur durante todos estos años. Es un gran peso en la conciencia mundial que no hayamos hecho lo necesario para detener el reinado de terror de Al Bashir.


******
Muere Steve JOBS
Una máquina de imaginar



Steve Jobs, 56, el Leonardo Da Vinci del siglo XX, ha fallecido


Sus ciberhijos: mouse, iMac, iPod, iPhone, iPad y más de una generación lo lloramos


Ideal, 06 10 11, EFE, WASHINGTON


El logo de Apple esta de luto


La innovación que insufló a cada proyecto de la compañía de Cupertino hizo que la marca escalase hasta la prestigiosa posición que ostenta hoy en día

Las rencillas con Steve Wozniak le hicieron abandonar la empresa en 1985, pero regresó una década después y la salvó de la quiebra

Deja un legado tecnológico que ha transformado los hábitos informáticos de varias generaciones

Si algo caracterizó durante toda su vida al fallecido Steve Jobs fue ser capaz de imaginar lo que nadie sabia cómo fabricar y después fabricarlo y hacerlo humano.

Jobs soñó allá por 1974 con hacer una máquina amiga; una máquina para cuyo manejo no fuesen necesarios conocimientos de informática, ni haber oído nunca hablar de lenguajes de programación. Su unión con Steve Wozniak, la otra mitad de la primitiva Apple, redondeó el proyecto. Jobs imaginaba cosas imposibles y Wozniak conseguía hacer que funcionasen.

En 1976 en un garaje nació Apple I, que no era más que un teclado con un procesador conectado a un monitor. Y soñó que ese aparato no necesitase libro de instrucciones y, poco a poco, en cada nuevo paso, fue simplificando el funcionamiento, haciéndolo mas próximo al usuario, más humano. Parecía esconder la tecnología, a base de crear nueva tecnología.

Era de esas personas que cree todo lo que se imagina puede hacerse, lo difícil es imaginarlo. Cuando los Steves consiguieron convertir en sueño en un negocio, comenzaron los problemas. En 1983 Apple Computer facturaba 2.000 millones de dólares y los tiburones financieros vieron que la locura de aquellos dos muchachos era un negocio.

La salida del Macintosh aumentó el negocio y multiplicó las ventas. Un nuevo artilugio era la base del invento, el ratón (mouse), instrumento que ya habían probado en el 81 en el Apple Lisa, pero que ahora se convertía en una herramienta mágica, capaz de traducir las órdenes del usuario a partir de un movimiento con el dedo.

Salida y regreso a Apple

Pero los sueños se ahogaban en el negocio y Jobs salió de la compañía para soñar en nuevas aventuras. Le compró a George Lucas la división de animación y sobre ella creo los estudios Pixar, que revolucionarían las películas de "dibujos". El mundo del arte le reconoció el mérito y el 1989 el cortometraje de Pixar "Tin Toy" (http://www.youtube.com/watch?v=se3_3GYEQ-M) se llevó el Oscar al mejor corto de animación y en 1996 llegó el segundo con "Toy Story" (http://www.youtube.com/watch?v=W_PUOogoFsk, trailer en español). Pero su "hijo" era Apple y a finales de 1996 volvió a la empresa y a partir de ahí, la explosión.

Se convirtió en el presidente peor pagado del mundo. Su sueldo era de un dólar y su oficio, nuevamente, imaginar. De su cabeza salió el iMac donde además de tecnología y sencillez nació otra de las que habían ser la seña de identidad de la compañía: el diseño, lo bonito. Apple empezó a hacer las cosas bonitas, deseables y comenzó la leyenda. Nacieron los "maqueros" (de Mac) caracterizados por pertenecer a una secta que estaba reñida con los "peceros" (de PCs) y con todo lo que sonase a "ventanas" (Windows).

Pero la leyenda no había hecho más que empezar. En el 2001 aparece una pequeña cajita blanca con una rueda como todo accesorio y que solamente servía para escuchar música. La llamaron iPod y no se parecía a nada de lo existente. No tenía botones. No se sabía cómo podía funcionar aquello. Solo los miembros de la secta podían hacer la magia de que sonase.

Pero la magia sólo requería un dedo y una vez revelado el secreto todos accedían a ella. A la música le siguió la imagen y el iPod se convirtió en un signo: llevar unos auriculares blancos era la señal que distinguía a los seguidores.

Masivo seguimiento

Pero la 'secta' se hizo masiva. En menos de nueve años más de 220 millones de aparatos blancos estaban en el mercado. Al blanco se unió el negro; la caja original varió de tamaño; las pantallas se llenaron de color y era hora de pensar en el siguiente escalón. A todo ello se le unió un teléfono: nació el Iphone, el teléfono más sorprendente en su momento y más deseado. Una característica fundamental descolocó a los competidores: se manejaba con un dedo y la pantalla cobro vida, se hizo táctil.

Y su último sueño fue convertir el teléfono en un ordenador sin teclado, sin ratón, que no pesa y que está en conexión permanente a internet en cualquier lugar. Había nacido el iPad. En tres meses vendió mas de tres millones de aparatos y nuevamente todos los competidores a correr detrás.

Pero el páncreas venció a la imaginación y desde enero del 2009 su salud se quebró. Volvió al trabajo, pero dos años después tuvo que volver a despedirse. Hoy se ha despedido del todo, pero su visión permanecerá para siempre en Apple... y en todos sus competidores.

******
Recordando a Alberto Ulloa


Violinista, de A. Ulloa


Alberto Ulloa, Nacio para morir en Altamira, Puerto Plata, en 1950; murio para vivir en Santo Domingo, el 1ro de octubre del 2011.

"Cuando un pintor muere, el universo llora pigmentos de colores que algunos confunden con arcoiris."

Cortesia de Micaya Almanzar


*******
Dr. House: Un simpático villano seudo-héroe de películas de televisión


House envuelto por las serpientes del Caduceo


*******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1925).