jueves, febrero 21, 2013

Noticias del Frente VIH 073

Actualización semanal, resúmenes científicos VIH y Sida: 21 de febrero de 2013-02-21


Por: Antonio de Moya, MPH, para Conavihsida y la Comunidad Epistémica VIH.

Fair C, Albright J. "No le digas que tienes el VIH a menos que sea tu media naranja": Las relaciones románticas entre adolescentes y adultos jóvenes con infección perinatal por VIH. ("Don't Tell Him You Have HIV Unless He's 'The One'": Romantic Relationships Among Adolescents and Young Adults with Perinatal HIV Infection.) AIDS Patient Care STDS. 2012 Dec;26(12):746-54.


Las personas con VIH adquirido durante el período perinatal (PVIH) sobreviven hasta la edad adulta joven. La literatura anterior ha explorado el comportamiento sexual de las personas con PVIH. Sin embargo, sus puntos de vista sobre embarcarse en relaciones románticas no son bien entendidos. Se realizaron entrevistas semiestructuradas con 35 adultos jóvenes que viven con PVIH reclutados de dos consultorios pediátricos de enfermedades infecciosas en el sureste de Estados Unidos. La mayoría de los participantes eran Afroamericanos (n = 27, 77,2%), mujeres (n = 23, 65,7%), y la edad promedio fue de 20,7 (campo de dispersión 15-30) años. Las preguntas se centraron en las experiencias con citas y relaciones románticas, así como consejería sobre relaciones para otras personas que viven con el VIH. Las entrevistas fueron transcritas y codificadas de acuerdo a los temas emergentes. El análisis cualitativo reveló que la mayoría de los participantes han tenido citas amorosas y han luchado con su estado del VIH en las relaciones íntimas. La mayoría de los que revelaron su estado serológico a las parejas anteriores habían experimentado alguna forma de rechazo. Sin embargo, varios participantes informaron haber recibido apoyo en la divulgación. Algunas personas nunca habían revelado su estado a una pareja romántica, pero habían manejado la intimidad cuidadosamente retrasando lar citas, terminando las relaciones, y "tomando las cosas con calma." Los consejos se dividían en dos grandes categorías: "cuídate", que se refiere a la protección física de uno mismo y sus parejas, así como la protección emocional de un posible rechazo. La segunda categoría de la consejería fue el estímulo fundamental que destacaba la importancia de que los adultos jóvenes que viven con el VIH mantengan la esperanza de encontrar una pareja de apoyo y sean pacientes. El objetivo de la educación debe incluir no solo los factores de riesgo de transmisión, sino también desarrollar y mantener relaciones saludables en el contexto de una enfermedad altamente estigmatizada.

******
Mattei PL, Beachkofsky TM, Gilson RT, Wisco OJ. Sífilis: una infección reemergente. (Syphilis: a reemerging infection.) Am Fam Physician. 2012 Sep 1;86(5):433-40.


Las tasas de sífilis primaria y secundaria han aumentado en la última década, lo que justifica una atención renovada al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres se ven especialmente afectados; sin embargo, los aumentos en las tasas de infección también se han observado en las mujeres, así como en todas las edades y etnias. Los médicos necesitan tamizar diligentemente a los pacientes de alto riesgo. El aumento simultáneo de la sífilis congénita también requiere una atención especial y vuelve a enfatizar la necesidad de una continua atención prenatal temprana y detección de sífilis en todas las mujeres embarazadas. La infección por sífilis en pacientes coinfectados con el VIH se ha vuelto más común. Nuevos enfoques experimentales de diagnóstico, incluyendo el uso del ligando 13 de la quimiocina quimioatrayente de células B (motivo CXC) como un marcador del líquido cefalorraquídeo, pueden ayudar a identificar los casos sospechosos de neurosífilis. Además, la prueba de tiras inmunocromatográficas en el punto de atención ha sido sugerida para el tamizaje de poblaciones de alto riesgo en los países en desarrollo. Pruebas no-treponémicas de tamizaje seguidas por pruebas treponémicas confirmatorias siguen siendo el diagnóstico estándar; sin embargo, la interpretación de resultados falso negativos y falso positivos, y la identificación de reacciones serofast, pueden ser un reto. Aunque la doxiciclina, la tetraciclina, la ceftriaxona y la azitromicina se han utilizado con éxito para tratar la sífilis, la penicilina sigue siendo el fármaco de elección en todas las etapas de la infección y es el tratamiento recomendado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. El seguimiento cercano es necesario para asegurar el éxito del tratamiento.

******
Manners R. Tasas de violencia sexual entre las mujeres VIH-positivas: la búsqueda de un camino a seguir para un servicio integral. (Rates of sexual violence among HIV-positive women: finding a way forward for a holistic service.) J Int AIDS Soc. 2012 Nov 11;15(6):18162.

http://www.jiasociety.org/index.php/jias/article/view/18162

Los índices de violencia sexual son altos, y varios estudios han sugerido que las tasas son particularmente altas entre las mujeres VIH positivas. La experiencia de violencia sexual puede llevar a numerosas comorbilidades físicas y psicológicas, así como una amplia gama de problemas sociales. Tanto en el Gobierno escocés y al nivel internacional, se ha sugerido que las preguntas de rutina acerca de la violencia sexual en poblaciones vulnerables pueden ayudar a asegurar el acceso a servicios adecuados. Este estudio tuvo como objetivo evaluar el nivel de compromiso en torno a la violencia sexual en un centro de VIH, centrándose específicamente en la frecuencia con que se discutió, la frecuencia de la divulgación, el asesoramiento brindado y la demografía de la población que revela violencia sexual. A través de esto, el objetivo fue evaluar la prevalencia de la violencia sexual divulgada, y cómo fue manejada, con el fin de mejorar la prestación de servicios. Esto se logró mediante la realización de una revisión de 50 casos de 394 pacientes de sexo femenino atendidos por los médicos genito-urinarios. La violencia sexual fue discutida por lo menos una vez en el 63% de los casos, por lo general en el momento del diagnóstico en una clínica génito-urinaria u otro centro. 50% de las mujeres describen alguna experiencia de violencia sexual, de las que el 60% (n = 28) eran del África subsahariana y el 44% (n = 21) había entrado en el país como solicitantes de asilo o refugiadas. Estos resultados muestran que un gran número de mujeres VIH-positivas dentro de esta ciudad han sufrido violencia sexual, en particular en la población de solicitantes de asilo. Por lo tanto, si los servicios para las mujeres VIH positivas deben tener en cuenta las necesidades psicológicas y sociales de las usuarios de sus servicios, tendrán que ser conscientes de ello y tomar las medidas apropiadas. Esto podría tomar la forma de un interrogatorio rutinario torno a la violencia basada en el género y/o proporcionar una buena información acerca de los servicios de apoyo interno y externo.

******
Davies T, May M, Gompels M. ¿Demasiado viejo demasiado pronto? Edad cardíaca en comparación con la edad real en personas con VIH. (Too old too soon? Heart age compared with actual age in HIV-positive individuals.) J Int AIDS Soc. 2012 Nov 11;15(6):18152.

http://www.jiasociety.org/index.php/jias/article/view/18152

El riesgo absoluto de enfermedad cardiovascular (ECV) puede ser calculado utilizando la ecuación de Framingham. Dado que el riesgo aumenta con la edad, una medida útil de exceso de riesgo ajustada por edad es la 'edad cardíaca , edad de una persona de referencia con el mismo riesgo estimado, pero en base a valores ideales de factores de riesgo definidos como no-fumador, no diabético, SBP de 125 mmHg sin tratar, colesterol total de 180 mg/dl y colesterol HDL de 45 mg/dl. Los pacientes participaron en la cohorte de VIH de Bristol entre 2008 y 2011. El colesterol HDL y total, el SBP, el recuento de CD4 y la carga viral medida dentro de un período de 6 meses estaban disponibles para 749/1013 (74%) pacientes. La mediana de edad fue de 42 años; el 33% eran mujeres y el 82% estaban en tratamiento antirretroviral. Se calculó la desviación de la edad cardíaca (edad real-edad del corazón) por sexo y grupo de edad. El consumo de tabaco no estaba disponible, por lo que hicimos todos los cálculos dos veces, asumiendo que todos eran fumadores o no fumadores. Utilizamos polinomios fraccionales para cambio de modelo en la desviación de la edad cardíaca con la edad real. Se utilizó una regresión lineal multivariada mutuamente ajustada para determinar si el sexo, la edad, el conteo CD4, la carga viral, el estado del tratamiento y el año de inicio de la terapia antirretroviral estaban asociados con la desviación de la edad cardíaca  El promedio de desviación de la edad cardíaca en los hombres fue de 3,4 años (mujeres 1,7) para los no fumadores, y 14,8 años (mujeres 12,5) para los fumadores. La figura muestra que la desviación aumenta con la edad; por ejemplo, para los hombres fumadores era 9,7, 15,0, 20,4 y 23,3 en las edades 16-39, 40-49, 50-59 e igual o mayor de 60 años, respectivamente. En promedio, un fumador masculino de 45 años de edad tiene una edad cardíaca de 60 años. En comparación con los varones, la desviación fue menor en las mujeres más jóvenes, pero se hizo más alta después de los 48 años. En comparación con los pacientes tratados con supresión viral (suponiendo que no fuman), los pacientes no tratados tenían edades coronarias similares (0,33 [IC 95% 1,67, 2,33]) y los pacientes tratados con replicación viral no suprimida tenían mayor edad cardiaca (3,01 [0,61 a 5,42]). El aumento en el conteo de los CD4 se asoció con la edad cardíaca más alta: aquellos con CD4 entre 500-750 y 750 y más, tuvieron un incremento de 2,25 (0,61 a 3,89) y 4,39 (2,41, 6,36) años respectivamente. Las personas VIH positivas tienen un riesgo considerablemente mayor de enfermedades cardiovasculares en comparación con los valores de referencia ideales, aunque no sabemos si el riesgo estimado se traduce en episodios de ECV. La desviación de la edad cardíaca aumenta con la edad y es mayor para los fumadores. La desviación aumenta con más intensidad en las mujeres, posiblemente debido a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares a edades más tempranas o al mayor riesgo después de la menopausia. La edad del corazón puede ser una herramienta de comunicación útil en los intentos de reducir el riesgo de ECV en personas VIH positivas.

******
Meier BM, Brugh KN, Halima Y. Conceptualización de un derecho humano a l a prevencion en la política de la epidemia mundial de VIH/SIDA. (Conceptualizing a Human Right to Prevention in Global HIV/AIDS Policy.) Public Health Ethics. 2012 Nov;5(3):263-282.


Dadas las restricciones actuales sobre las campañas de tratamiento universal, los recientes avances en las iniciativas de prevención de la salud pública han revitalizado los esfuerzos para detener la marea de la transmisión del VIH. Sin embargo, a pesar de un creciente imperativo para la prevención apoyada por la promesa de enfoques conductuales, estructurales y biomédicos para reducir la incidencia del VIH- los marcos de referencia de los derechos humanos siguen siendo limitados para asumir una política de prevención colectiva a través de la gobernanza de la salud mundial. Evaluando la evolución de los enfoques de la epidemia mundial de VIH/SIDA basados en derechos, esta revisión encuentra que los derechos humanos han pasado de la salud pública colectiva al acceso al tratamiento individual. Si bien la llegada de la pandemia del VIH/SIDA dio sentido a los derechos en la formulación de una política global de salud, la aplicación de los derechos al acceso al tratamiento en litigio se produjo a expensas de los esfuerzos de prevención de la salud pública. Donde el marco de los derechos humanos sigue estando limitado a los derechos individuales impuestos en contra de un titular de deberes estatales, tales derechos se han enfrentado a la aplicación limitada en la formulación de políticas a nivel de la población para realizar el bien común de la prevención del VIH. Concluyendo que los marcos de derechos humanos deben ser desarrollados para reflejar la complementariedad del tratamiento individual y la prevención colectiva, este artículo conceptualiza los derechos colectivos a la salud pública, estructurando la prevención colectiva combinada para aliviar las limitaciones en los marcos de derechos individuales y de la política mundial del VIH/SIDA basada en los derechos a asegurar la expansión de la investigación, el acceso a la prevención y la integración del sistema de salud.

******
Groce NE, Rohleder P, Eide AH, Maclachlan M, Mall S, Swartz L. Cuestiones relativas al VIH y las personas con discapacidad: Una revisión y una agenda para la investigación. (HIV issues and people with disabilities: A review and agenda for research.) Soc Sci Med. 2012 Nov 7.


El Foro de Socios sobre Sida y Discapacidad en las reuniones de alto nivel de la Asamblea General de la ONU en Nueva York en junio de 2011 y la Conferencia Internacional sobre el SIDA en Washington, DC en julio de 2012 ponen de relieve la creciente atención a las repercusiones del VIH y el SIDA en las personas con discapacidad. Sin embargo, la investigación sobre el SIDA y la discapacidad, en particular, una base sólida de evidencia sobre la cual construir una política y una programación, sigue siendo frágil, dispersa y de difícil acceso. En este artículo de revisión, resumimos lo que se sabe actualmente sobre la intersección entre el VIH y el SIDA y la discapacidad, prestando especial atención al pequeño pero emergente cuerpo de datos epidemiológicos sobre la prevalencia del VIH para las personas con discapacidad, así como la comprensión cada vez mayor de los factores de riesgo del VIH para estas personas. Nos encontramos con que el número de artículos en la literatura revisada por colegas sigue siendo angustiosamente pequeño. En los últimos 20 años un promedio de 5 artículos sobre algún aspecto de la discapacidad y el VIH y el SIDA se publican anualmente en los estudios revisados por la literatura desde 1990 a 2000, aumentando ligeramente a un promedio de 6 por año entre 2000 y 2010. Dada la gran cantidad de investigaciones en torno al VIH y el SIDA y los miles de artículos sobre el tema publicado en la literatura revisada por colegas al año, la continua falta de atención al VIH y el SIDA entre la población en riesgo, --ahora se estima que el 15% de la población mundial-- es sorprendente. Sin embargo, las estadísticas, aunque muy limitadas en este punto para llegar a conclusiones definitivas, sugieren al menos una tasa igual de prevalencia del VIH para las personas con discapacidad como para sus compañeros no discapacitados.

******
Mishra S, Steen R, Gerbase A, Lo YR, Boily MC. Impacto de sexo de alto riesgo y las intervenciones enfocadas en heterosexuales epidemia del VIH: Una revisión sistemática de los modelos matemáticos. (Impact of High-Risk Sex and Focused Interventions in Heterosexual HIV Epidemics: A Systematic Review of Mathematical Models.) PLoS One. 2012;7(11):e50691. Epub 2012 Nov 30.


ANTECEDENTES: La teoría del núcleo del grupo (core-group) de infecciones de transmisión sexual sugiere que la orientación a la prevención de grupos de alto riesgo (GAR) podría ser muy eficaz. El objetivo fue cuantificar la contribución de GARs heterosexuales y el impacto potencial de las intervenciones enfocadas a la transmisión del VIH en la comunidad en general. MÉTODOS: Se identificaron sistemáticamente los estudios publicados entre 1980 y 2011. Se incluyeron los estudios que utilizaron modelos dinámicos de la transmisión heterosexual del VIH, la heterogeneidad del comportamiento incorporado en el riesgo, e incluyeran al menos una de las siguientes estimaciones primarias de la comunidad en general (a) de la fracción atribuible a la población (FAP) de las infecciones por el VIH debido al GAR, o (b) el número per cápita o fracción de las infecciones por VIH evitadas, o cambio en la prevalencia o incidencia del VIH debido a las intervenciones focalizadas. RESULTADOS: De los 267 artículos seleccionados, 22 fueron incluidos. Cuatro estudios midieron la FAP, y 20 estudios midieron el impacto intervención a través de 265 escenarios. En las epidemias de baja prevalencia de VIH (igual o menor de 5%), el impacto estimado de las intervenciones de las trabajadoras sexuales en ausencia de compensación de riesgo incluye: 6-100% infecciones evitadas; 0,9-6,2 infecciones por VIH evitadas por cada 100.000 adultos; 11-94% y 4-47% de reducción relativa de la prevalencia e incidencia, respectivamente. En las epidemias de alta prevalencia (prevalencia de VIH mayor que 5%), las intervenciones con trabajadoras sexuales se estimó que evitaron 6.8-40% de las infecciones por el VIH y hasta 564 infecciones de VIH por cada 100.000 adultos, y redujeron la prevalencia e incidencia del VIH por 13-27% 2-14%, respectivamente. En ambos tipos de epidemias, una mayor heterogeneidad en el riesgo de VIH se asoció con un mayor impacto en la fracción de infecciones por el VIH y la reducción relativa de la incidencia del VIH. Conclusión: Las intervenciones focalizadas, según las estimaciones de los modelos matemáticos, tienen el potencial de reducir la transmisión del VIH en la comunidad en general en todas las regiones de baja y alta prevalencia. Sin embargo, existe una gran variabilidad en la incidencia estimada, lo que sugiere que un enfoque dirigido a la prevención debe adaptarse al contexto epidemiológico local.

******
Russell BS, Eaton LA, Petersen-Williams P. Intersección de epidemias entre las mujeres embarazadas: Consumo de alcohol, violencia interpersonal y VIH en Sudáfrica. (Intersecting Epidemics Among Pregnant Women: Alcohol Use, Interpersonal Violence, and HIV Infection in South Africa.) Curr HIV/AIDS Rep. 2012 Dec 12.


Un factor crítico para la comprensión de resultados negativos de salud es el reconocimiento de la calidad sinérgica que crean los conjuntos de problemas de salud. Un paso importante en el tratamiento de los conjuntos de problemas de salud consiste en lograr una toma de conciencia de los factores contextuales que los conectan. Este trabajo considera la intersección de tres problemas de salud que se refuerzan mutuamente: el consumo de alcohol, la violencia interpersonal (VIP) y la infección por el VIH entre las mujeres embarazadas que residen en el sur de África. Exploramos cómo el abuso de sustancias, la violencia y el SIDA -una teoría sindémica relacionada- pone de relieve la urgente necesidad de intervenir en diversas áreas de la salud psicosocial y el bienestar general. Con base en datos de la Organización Mundial de la Salud, destacamos las tasas extraordinariamente altas de consumo de alcohol, VIP e infección por el VIH entre las mujeres sudafricanas en comparación con las mujeres que residen en países de todo el mundo. Se concluye destacando la necesidad de un mayor reconocimiento de la intersección de estas epidemias para mejorar la vigilancia de la prevalencia del consumo de alcohol entre las mujeres embarazadas. Por último, con base en la literatura revisada, se ofrecen recomendaciones para futuras intervenciones.


******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).