viernes, mayo 03, 2013

Noticias del Frente Ecológico 112

Sanky Panky: un cuerpo reservado para extranjeras

Escrito por: Felivia Mejía // LA LUPA SIN TRABAS, 13 de abril de 2013 // Actualizado 03 de mayo de 2013


En las playas habita un personaje que ya forma parte de la cultura dominicana, un joven atlético y carismático que utiliza sus encantos con el objetivo de “mangar” su visado.

Sin importar el día o la hora, la playa Boca Chica siempre tiene turistas extranjeros que disfrutan de sus aguas. Eso lo sabe bien Miguel Pérez (nombre ficticio), que se gana su sustento bajo el sol y las palmeras de este espacio de la provincia Santo Domingo. Conoce cada metro de la playa. Creció aquí, viendo llegar y partir forasteros maravillados con el paisaje y vendiendo dulces y “yaniqueques”.


El concepto de sanky panky existe en otros países, como Cuba, en donde se desarrolla el turismo de sol y playa, pero sólo en República Dominicana se conoce con ese nombre.


En su adolescencia trabajó acomodando turistas en¨chaise long. Ha sido camarero y vendedor de excursiones, siempre ligado a los extranjeros.


Ahora, a sus 32 años de edad, su trabajo es otro: seducir con su carisma y buen humor a turistas que podrían llevarlo a cumplir su sueño de “mangar” una visa, para fijar residencia en el extranjero.


Miguel lleva trenzas en su cabello crespo, amarillento, descolorido por el sol. Es un hombre fornido, con el color de piel que el dominicano identifica como “moreno”. Deja escapar su amplia sonrisa con facilidad, mientras conversa animado.


“Yo hablo también inglés y francés, lo aprendí aquí en la playa. Me sé algunas frases en italiano y alemán”, dice.


Al mediodía empieza su recorrido por la arena blanca de Boca Chica en busca de hombres o mujeres extranjeros con quienes interactuar.


Sólo viste unos bañadores tipo bermuda que lo hacen ver como un visitante ocasional de la playa y disimula que realmente se trata del típico “sanky panky”, un personaje que abunda en las zonas reservadas al turismo desde que esa actividad económica empezó a desarrollarse en el país.


Se remonta a los inicios de la década de 1970, cuando se promulgó la Ley 153 de Incentivo y Desarrollo del Turismo. En esa época se construyó el complejo Playa Dorada, en Puerto Plata, y en 1979 se creó la Secretaría de Turismo que desde el Estado regía la actividad.


Miguel avanza sin prisa, a pesar del candente sol. El tipo de turista que busca rara vez se acerca a la playa más temprano, pues como pasó parte de la madrugada en discotecas, duerme casi toda la mañana.


“A las mujeres que vienen de afuera (del extranjero) les gusta el dominicano porque es simpático, alegre, tiene sabor”, dice. “Además, tú sabes la fama que tenemos los negros”, agrega mientras señala la bermuda que cubre su miembro viril.


Cuando se le llama “sanky panky”, Miguel se apresura a quitarse esa etiqueta con expresión de ofendido antes de abandonar la conversación.


“Tú estás loca. Yo lo que hago es que me busco lo mío en la playa, sanamente. El sanky panky da para todo, tiene sexo con mujeres, viejas o jóvenes, y con hombres, sin que necesariamente él sea homosexual”, explica y da por terminado el diálogo.


En Boca Chica, llamarle a alguien sanky panky es un insulto; todos hablan de las cualidades que tiene ese personaje, pero pocos se atreven a asumir que lo son.


Riesgo de VIH. Varias organizaciones, entre ellas el Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN), trabajan en educar a los sanky panky, por ser un grupo con alto riesgo de contraer VIH. En la medida que hay más confianza con la pareja, menos se usa el condón.


Santo Rosario, director del COIN, indica que el hecho de que existan sanky panky, así como el trabajo sexual, tiene un carácter social y económico producto de una sociedad excluyente.


“Se tiende a decir que están ahí porque les gusta, pero vivir con todo tipo de personas con esa peculiaridad no es fácil, porque tiene que mentalizarse para estar disponible cuando le llegue un cliente, sea joven o como sea; es una visión de la sexualidad diferente a lo que estamos acostumbrados a vivir”, apunta.


Expresa que los sanky panky tienen la ventaja de que el tipo de turista que atraen tiene una percepción del riesgo mayor y tienden a protegerse, lo que no pasa con los jóvenes de barrio que perciben el peligro en menor medida, y por tanto se descuidan.


“Son gente que tienen habilitad para conquistar personas que vienen a buscarlos porque obviamente hay una demanda. Ese tipo de actividad le da su sustento”, concluye.


Conquista calculada. “El sanky panky es un moreno, regularmente, que va al gimnasio para mantenerse en forma. Sale a la playa con sus gafas, se pone en la muñeca un cintillo de hotel para aparentar que es un turista. Así confunde”, explica Félix Juan Berigüete, encargado de seguridad de un hotel de Boca Chica.

“Conquista a su extranjera en el día. Cuadra con ella una cita para verse en la noche, ya sea en un bar o discoteca, con el pretexto de que le va a enseñar a bailar merengue o bachata”, añade.


El ambiente de fiesta y de bebidas alcohólicas invita a la desinhibición, tanto a la extranjera como al criollo. Ya en la pista, con el roce de cuerpos a ritmo de la güira y la tambora, o la guitarra que suena a bachata, se convierten en los reyes de la seducción.


La extranjera asume los gastos de la noche de fiesta con “el moreno”, quien además, puede llegar a llevarse en los bolsillos hasta US$300 si la clienta muestra satisfacción por las atenciones.


Un estudio realizado por el Instituto de la Sexualidad Humana de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) concluye que el acercamiento que el sanky panky logre con la extranjera en la pista de baile determinará el futuro de la relación: “Generalmente, ellos prefieren mantener una relación con una turista específica durante el tiempo de la estadía de la extranjera, porque con esa actitud le demuestran fidelidad, lo que podría motivar que ella le ayude a realizar sus deseos de emigrar”.


La investigación fue realizada en la playa de Sosúa, provincia Puerto Plata, por Antonio de Moya, Rafael García, Rosario Fadul y Edward Herold.
De Moya, psicólogo social e infectólogo, indica que el auge del turismo determina la permanencia de los sanky panky.


“La situación de pobreza en que viven esas personas y la cultura de que un extranjero es la solución para cambiar su estilo de vida son dos factores que influyen en un sanky panky”, dice.
De Moya, también investigador del Consejo Nacional para el VIH y SIDA (Conavihsida), indica que el sanky panky está ligado al comercio sexual, pues recibe dinero a cambio de sexo.


“El sanky panky no se define a sí mismo como ‘prostituto’, pero eso no quiere decir que no lo sea. El que tiene suerte logra enamorar a una que se lo lleve o le mande dinero a cada rato, pero los que no tienen suerte tienen que andar buscándose una nueva. Sanky panky son todos”.


El empleado del hotel. El sanky panky no se construye de la noche a la mañana. Se forma, como Miguel Pérez, desde muy joven, influenciado por el ambiente de la playa y ayudando a sanky panky ya consagrados para conocer sus técnicas. Personas susceptibles a esta actividad son los empleados del área de animación de los hoteles, que por la naturaleza de su trabajo están en contacto permanente con los turistas.


Luis de León, de 24 años, cuenta su historia de amor con Melanie Weist, una alemana de 34 años que conoció mientras formaba parte del cuerpo de baile de un hotel de Boca Chica: “Yo le enseñé a bailar bachata y merengue durante su estadía en el hotel. Cuando ella se marchó continuamos la comunicación por teléfono e Internet”, dice.


Luis, que procreó con una pareja dominicana un hijo que ahora tiene cuatro años, cuenta que ya tienen planes de matrimonio y fecha para él vivir con ella en Alemania.


Antes de relacionarse con Melanie, el animador había tenido otras “novias” extranjeras que conoció en su ambiente laboral.


Melanie no habla español. La alemana, que no tiene hijos y se prepara para su primer matrimonio, sonríe y asiente con timidez a lo que narra su pareja, como si lo entendiera. “Me gustó mucho que Luis es muy alegre”, comenta en inglés.


El vocero de la Asociación de Hoteles de Playa Dorada, Julio Almonte, define al sanky panky como un personaje “jocoso”, así como lo describe la película que en 2007 filmó José Enrique (Pinky) Pintor –un chico que trabaja en el cuerpo de animación del hotel que hace que el turista pase una estadía inolvidable en el país–.


Almonte explica que no todos los animadores son sanky panky, aunque en Puerto Plata fue del área de animación de los hoteles de donde salió ese personaje. Contrariamente a lo que opina De Moya, entiende que si cae en la prostitución o estafan a los turistas ya no le cabe el mote de “sanky panky”.


“No creo que representen inconvenientes o daño para el turista. En los hoteles no nos preocupa la presencia del sanky panky. La amenaza más peligrosa serían los delincuentes; cuando un turista va por la calle y lo encañonan para robarle una cadena, eso nos preocupa”, indica.


“No es sano”. El presidente de la Asociación de Hoteles de Santo Domingo, Eduardo Reple, considera que a medida que se profesionalice el turismo en el país y se promueva más su riqueza natural y cultural, irán disminuyendo los sanky pankys, porque serán menos las personas que acudan al país para ser clientes del comercio sexual.


“Tenemos playas maravillosas. Yo creo que el dominicano es el mejor pueblo del mundo para tratar al cliente, tiene un carisma, una alegría interior, contagia, cautiva y hace que cada experiencia que un turista venga a tener aquí sea única y sea memorable. Los sanky pankys no son favorables para la imagen del país. El turismo sexual es malo, no es sano, y creo que tenemos mucho más que ofrecer”.


Tres tipos de sanky panky

1. El que seduce a una turista con la intención de que lo ayude a emigrar del país.
2. Es un hombre casado, con hijos, que seduce a turistas para obtener de ellas dinero para mantener a su familia.
3. El que seduce a las turistas no para “mangar” (obtener) visado, sino regalos y dinero para su sustento.


El estudio sobre los sanky panky realizado por el Instituto de la Sexualidad Humana reflejó que estos individuos tienen más suerte en sus conquistas cuando se dirigen a mujeres canadienses, alemanas y estadounidenses.


El término “sanky panky” se deriva de “hanky panky”, que significa actividad sexual que se realiza sin ningún tipo de compromiso. En una adaptación al español, esta palabra anglosajona, en plural, la “s” del artículo “los” desplaza a la “h” de “hanky”, convirtiendo así la palabra en “sanky panky”.


[Nota de epistheme: El estudio de De Moya, García, Fadul y Herold fue realizado en 1992. El “sanky-pankismo” o giggolismo se ha extendido a todas las playas del país donde acuden turistas extranjeros de uno y otro sexo. La obtención de una visa para viajar al extranjero como motivación principal de la actividad parece haber sido sustituida por la resolución de necesidades financieras básicas.]


******
LEYENDO LAS OBSERVACIONES DEL CERD
“La exigencia del respeto de los derechos y de la identidad de la población afro-descendiente en República Dominicana”



Barco de Esclavos Brooks, Frantz Zéphirin, 2007 (cortesía de Leah Gordon, Simposio Essex, Marzo de 2013)


Por: Eddy Tejeda, abogado


Fuente: Boletín Informativo OBMICA, Año 3, No. 1, marzo 2013


“Activa participación”


En marzo de 2013, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), publicó las Observaciones Finales sobre el informe de República Dominicana. En sus Observaciones, el CERD “celebra la activa participación de la sociedad civil en las consideración de los informes”, y no era para menos dada la intervención de asociaciones como Alas de Igualdad, Centro Cultural Dominico Haitiano, Colectiva Mujer y Salud, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Comité de América Latina y El Caribe para la defensa de los Derechos de la Mujer, Fundación Comunidad Esperanza y Justicia Internacional, Fundación Étnica Integral, Movimiento de Mujeres Dominico Haitianas, Movimiento Socio Cultural para los Trabajadores Haitianos, entre otras.

“Firme negación”


Ante todo, al Comité le preocupa la “firme negación” del Estado de la existencia de discriminación racial, especialmente contra la población afro-descendiente de color oscuro y observa que las denominaciones de “indio-claro e indio-oscuro”, que aún persisten, no reflejan la realidad étnica del país e invisibilizan a la población afro-descendiente de color oscuro, sea de origen dominicano y haitiano, y a la población haitiana en situación migratoria irregular.

¿Qué se puede hacer?


Por tales razones, el Comité propone instituir una “Comisión Transitoria” que analice las implicaciones de la trata transatlántica de personas y la esclavización a fin de establecer su valor histórico en la construcción de la identidad nacional, una encuesta nacional de percepción sobre identidad cultural, reivindicar el aporte africano e impulsar una educación intercultural.


Otras medidas se relacionan con la adopción de una ley contra la discriminación racial, un Plan Nacional de Derechos Humanos, un Plan Nacional de Acción contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y demás formas conexas de intolerancia y datos estadísticos desglosados por etnia, color, origen nacional, género y situación socioeconómica de la población para definir políticas contra la discriminación.


El Comité recomienda al Estado seguir mejorando los niveles de vida en los bateyes, “introducir disposiciones prohibiendo la discriminación en el acceso a los lugares públicos y la discriminación practicada por personas, grupos u organizaciones”; emprender campañas públicas y “asegurar que los medios de comunicación no promuevan prejuicios raciales y adopten un código de conducta que respete la identidad cultural de los afro-descendientes de color oscuro”. Pide el cese de la discriminación contra “los migrantes irregulares, en el ámbito laboral” e incluir “la perspectiva de género en los planes y políticas de desarrollo y empleo”.


Asegurar que los dominicanos de origen haitiano no sean privados del derecho a la nacionalidad


El Comité recomienda que el Estado “elimine los obstáculos administrativos para expedir documentos de identidad a los dominicanos de ascendencia haitiana y restituya los documentos de identidad confiscados, anulados o destruidos por las autoridades; asegure que los dominicanos de origen haitiano no sean privados del derecho a la nacionalidad; y adopte políticas no discriminatorias con respecto a los documentos de identificación, garantizando el debido proceso”. También, invita al Estado a dar efectivo y total cumplimiento a la sentencia del Caso Yean y Bosico de la Corte Interamericana.


El Comité invita al país a que respete el principio de no discriminación en el acceso a la nacionalidad y ponga en marcha el Plan Nacional de Regularización de la Ley de Migración, dando prioridad a residentes de larga duración.


Además, el Comité insiste en que las leyes de deportación no discriminen entre los no ciudadanos por motivos de ‘raza’, color u origen étnico o nacional, y solicita que los no ciudadanos no estén sujetos a deportaciones masivas y sin las debidas garantías, que se impulse la Comisión Mixta Bilateral y se recopilen datos sobre el número de deportados por género y origen nacional.

Investigar las conductas de funcionarios y particulares e intensificar la lucha contra la trata


Por otro lado, el Comité recomienda establecer “mecanismos y recursos efectivos para investigar las conductas discriminatorias de funcionarios públicos y particulares” al tiempo que pide al Estado recopilar datos sobre víctimas de trata de personas, intensificar la lucha contra la trata de seres humanos, implementando la Ley 137-03, retomando las reuniones de CITIM y CIPROM, investigando los casos de tráfico de personas, sancionando a los responsables y protegiendo a las víctimas.

Refugiados/as, personas apátridas, y personas migrantes


El Comité insta a la CONARE a resolver las solicitudes de asilo pendientes y a entregar permisos de residencia a refugiados reconocidos por el ACNUR, alienta al Estado a ratificar las convenciones sobre apatridia, la Convención sobre los derechos (de) los trabajadores migratorios y sus familiares y a que formule la declaración facultativa que permite la presentación de casos particulares al CERD y la aplicación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban.


*******
OTRO HITO DE WAZAR GOMEZ: EN LA CIMA DEL ARCO DE LA PLAZA DE LA BANDERA, RECLAMANDO RENEGOCIACIÓN DEL CONTRATO DEL GOBIERNO DOMINICANO CON LA BARRICK GOLD (16 de abril 2013, 6:00 pm-17 de abril 2013, 12:00 m).


Wazar se encadena a la cima del arco


Un bombero trate de persuadir a Wazar para que baje



Wazar hace la senal de la victoria desde el tope



Simpatizantes reciben entusiásticamente a Wazar al pie del monumento

******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).