jueves, mayo 09, 2013

Noticias del Frente Poético 057

ARGENTINA: CONDENARON A TRES REPRESORES POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD



En Salvador de Jujuy se quebró la barrera de la impunidad

El Tribunal Oral condenó a prisión perpetua a los ex tenientes Mariano “Cara Cortada” Braga y a José Bulgheroni y a 25 años al mayor retirado Antonio Vargas, exinterventor del Servicio Penitenciario Federal de la provincia.

Por Alejandra Dandan, PAGINA/12, El país, sábado, 4 de mayo de 2013 


Los ojos rojos y añosos de Miguel Rozo se llenaron de lágrimas. “Yo me siento feliz”, dijo apenas escuchó la sentencia. Obrero mecánico de la mina El Aguilar, delegado de sección, detenido desaparecido, mudo de testimonio durante 37 años. “Se está haciendo justicia para todos los mineros de aquel momento, que sufran ellos ahora, como hemos sufrido nosotros, como han sufrido nuestras familias.” En la sala, entre los que salían de las sillas y se abrazaban se paró Rubén Andres Cari, también minero, secuestrado de 1976, secretario adjunto del Sindicato Obrero Minero de Mina El Aguilar. “Estoy emocionado, conforme con el veredicto de los jueces: realmente tarde, pero ha llegado la justicia.” 

Cuando los jueces del Tribunal Oral Federal de San Salvador de Jujuy terminaron la lectura de la sentencia, la sala gritó el “Como a los nazis les va a pasar” y antes de que termine el canto y antes del saludo a los 30 mil detenidos desaparecidos, alguien pronunció el nombre de Carlos Pedro Blaquier entre las cuentas que faltan. “¡Por fin en Jujuy hay justicia!”, dijo Ernesto Samán, un ex empleado de Ledesma, secuestrado dentro de la empresa, entre nuevos abrazos. “¡Vamos compañerosssss!”, lanzó en el patio donde hace apenas un año, cuando empezaba el juicio, cada quien pedía permiso para entrar. “En este momento se juntan muchas cosas: el dolor de haber perdido a tantos compañeros luchando y, bueno, que por fin en Jujuy, después de tantos años, de los que vinimos declarando desde el año ’84 por la Conadep, de la ley del punto final, la obediencia debida y, en fin, después de tantos años de espera por fin hay justicia y esperamos mucho más cuando la Justicia avance sobre Blaquier y compañía.”

La Justicia llegó a la primera etapa. Anoche terminó el primer juicio oral por crímenes de lesa humanidad en una provincia que hasta el año pasado no había tenido ningún debate oral. El Tribunal condenó a los tres represores acusados por 43 víctimas con el mismo monto de pena que habían pedido fiscales y querellas. Condenó a prisión perpetua a los ex tenientes Mariano “Cara Cortada” Braga y a José Bulgheroni, ambos operativos de inteligencia, integrantes de las patotas y encargados del diseño de traslados y secuestros de prisioneros. Le dio 25 años de prisión al mayor retirado del Ejército Antonio Vargas, quien fue interventor del Servicio Penitenciario Federal, por donde pasó buena parte de los desaparecidos y sobrevivientes jujeños. Para los tres condenados confirmó y ordenó traslados a cárcel efectiva, una decisión aplaudida como cada pena. El Tribunal lo presidió René Vicente Casas y lo integró Mario Juárez Almaráz, Daniel Morín y como jueza sustituta Fátima Ruiz López.

Las condenas

El juicio revisó cinco causas que se acumularon para el debate por 43 víctimas, seis de las cuales permanecen desaparecidas. Las causas llegaron fragmentadas con sólo tres imputados militares y una mínima representación de los 130 desaparecidos de Jujuy producto de la mala gestión judicial, con expedientes paralizados durante años. Pese a eso, las audiencias se convirtieron en una enorme ventana por donde mirar los escenarios más representativos de la represión en Jujuy. La causa “Arédez y otros”, por ejemplo, reunía a cuatro detenidos-desaparecidos delegados del sindicato de obreros y empleados de Ledesma y nucleó también el primer secuestro del médico Luis Arédez, exintendente del pueblo de Libertador General San Martín y asesor del sindicato y la mutual de obreros del ingenio. Los testimonios de esta causa pusieron en escena las noches de apagones, los secuestros en la zona del ingenio y la responsabilidad de Blaquier, que está procesado en otro expediente. El tramo “Bazán y otros” entró en el juicio para revisar responsabilidades por el secuestro de 27 mineros de El Aguilar, capturados los primeros días de la dictadura, entre los que estaba el legendario dirigente minero Avelino Bazán. 


En términos de prueba y caso, Braga llegó a juicio por el homicidio de Rolando Alvarez García, militante peronista secuestrado el 21 de agosto de 1976. Fiscalía y querellas habían pedido prisión perpetua. Braga en sus últimas palabras dijo: “Yo no secuestré, no torturé, no asesiné a Alvarez García”. El TOF lo condenó a prisión perpetua como coautor de violación de domicilio, privación ilegal de la libertad y por el homicidio doblemente agravado de Alvarez García. Bulgheroni llegó a juicio por los casos de Tumbaya, un pueblo humilde, donde cayó un grupo de militantes obreros del PC, entre ellos Rosa Santos Mamani, cuyo homicidio se sitúa dentro del RIM 20. Además se le imputaban tres víctimas de la causa Aragón, detenidas en el penal de Villa Gorriti, que funcionó con la lógica de centro clandestino. El TOF lo condenó a perpetua por privación ilegal de la libertad en 10 casos, tormentos agravados y el homicidio de Santos Mamani. Vargas, en tanto, llegó a juicio por los 27 trabajadores de Mina El Aguilar y las 5 víctimas de la causa Arédez. Las querellas y fiscales pidieron 25 años de prisión. El TOF condenó a 25 años por privación ilegal de la libertad en los 32 casos y tormentos agravados de diez. 

La sala


La sentencia se esperó durante horas adentro y afuera de la sala. Afuera las columnas de la Tupac Amaru avanzaron por las calles de la ciudad como sucedió en muchas de estas audiencias a lo largo del último año. Adentro, llegaban sobrevivientes de toda la provincia. En la puerta de entrada, Eva Arroyo, de H.I.J.O.S, colgó en un vallado las imágenes 113 desaparecidos, todos los que pudieron recuperar hasta ahora de los 130 desaparecidos de este lugar. Soledad López entró vestida de blanco. Ex presa política, estaba de fiesta: 
“Siempre ando de jean, que te digan mis compañeras, pero hoy vine vestida para un casamiento: siempre pensábamos que iba a llegar la justicia a otras provincias pero no iba a llegar a Jujuy, aunque me parece casi imposible estar viviendo esto”. 

Entre las sillas, apiñados, alguien dijo: “Yo soy sobrino de Avelino Bazán”. Juan de la Cruz Bazán llegó con su esposa, la esposa de Avelino, las hijas, una hermana y otros ocho sobrinos directos y políticos que se esparcieron en la sala. “Lamentamos mucho que haya pasado tanto tiempo, pero esperamos ahora una sentencia justa”, dijo. 


El Tribunal habló. Una secretaria leyó la sentencia. Ante cada perpetua la sala explotó. Hilda Figueroa, una secuestrada de los apagones de Ledesma, salió de la sala bañada en lágrimas arrastrando su bastón. “¡¡Tres torturadores menos, ¿sabes?!! Esos eran torturadores también del centro clandestino donde Ledesma nos ha hecho llevar, esto es maravilloso: que estén en la cárcel y con cadena perpetua. ¡¡Estoy emocionada –gritó–, es maravilloso esto!!” 


Un tornado de cámaras avanzó sobre los que estaban sentados adelante. Ricardo Arédez, el hijo de Luis Arédez dijo: “Estoy muy emocionado, no pensábamos que el Tribunal iba a comprometerse tanto por las sentencias, pero ahora vamos por más: falta el juicio para Blaquier y toda la empresa Ledesma, ese poder económico que es fuerte, pesado, importante”. Adriana Arédez, su hermana, avanzó en esa línea. “Claro que esto nos da fuerza para seguir, esto es lo que hemos esperado junto a mi familia, a todos los familiares y a los nietos de Luis Arédez y a los treinta mil, queremos a los civiles empresarios, los miembros de la Iglesia, los queremos en la cárcel como a éstos, en la cárcel común: ojo con que vayan a parar al domicilio por el dinero que tengan porque el pueblo somos nosotros, esto es una advertencia a los jueces.” 


Milagro Sala afuera decía: “Y ahora vamos por Blaquier”. Inés Peña, la esposa de Pampero Alvarez García, seguía adelante, entre abrazos, agradecía. “¿No lloras?”, preguntó este diario. “No”, dijo ella. “Ya hemos llorado mucho. Esto nos da fuerza para seguir, no termina acá.” 


****** 
Poemas de Loretto Rafanelli (traducción de Erika Reginato) 

De: Caminos del agua (2008)




Rafanelli se dirige al publico

El Hielo 

1. 

Cruces, cruces extendidas, extendidas 
en las calles, en las desembocaduras, sangre 
sangre como huella exhausta, 
los pájaros que se desvían de las tierras 
negras donde el fango sepulta 
a los niños, tierra seca como 
los labios de las invocaciones 
que refractan en las llanuras sin 
cosechas, unos y otros 
divididos en el lumen de la muerte. 

El rojo árido de los atardeceres 
y de los amaneceres, las ancianas 
en sus remordimientos de madres, 
padres lacerados en las guerras 
que corta neto los pinastros, mudos 
en los fosos rezan, en el recuerdo 
ciego a las ventanas. Hay un frío 
espectral en estos blancos 
Balcanes, un hielo híspido de nombres. 

2. 

Un hielo híspido de nombres 
y los viejos, y los niños todavía 
paralizados en la espera lenta. 

Los brazos en el barranco, en la planicie 
vacía que llega hasta el mar, 
en una tierra amarga 
sin agudeza con el pan seco 
en mis labios, se sosiega 
la mirada en los ojos de los hermanos. No regresa 
la nieve, ahora arrasa y derrumba 
el gregal los cuerpos. Las mujeres 
en el silencio de la maternidad 
que desgarra, la mano 
que ensangrienta los ríos, 
y todo el campo 
es una plaga de mármol. 

3. 

Una plaga de mármol en los silencios 
de los hombres ciegos del frente. 
Bizancio adolece de barro 
en las ciudades donde la peste asedia 
las lágrimas. Las llanuras 
están colmadas de ojos de lama. 

Las montañas no tienen 
más árboles para excavar la tierra 
de los muertos en la borde de rojos espinablos. 

El invierno llega a nuestras manos 
con el blanco de hombres lejanos, 
días que congelan las rodillas 
de los hijos y en las calles 
los disparos se pierden en las voces. 

Huellas 

Se forma sombra del tiempo y huella 
tras huella como piedra 
los cuerpos devasta. 

Y las trenzas extendidas sobre las noches 
son diminutas llamas 
que vagan en el viento, 
esperas infinitas, lugares sin paz. 

Los niños corren en los campos 
y las mañanas fluyen 
en una desnudez sin palabras. 

Guerra 

El Occidente se extiende en la urna 
de su tiempo y borra el canto 
que la Navidad trae 
en los ojos. Y atraviesa 
sus heridas sin nombres, 
en calles cerradas 
y en las iglesias apagadas de sus 
llamas antiguas. 

En las manos de los hijos los miembros 
desnudos de tierras lejanas, 
un coro de agonía desolada 
y en nosotros la vil pena de un desasosiego. 

Golfo de México 

Es una ola de hierro el negro 
que llena el golfo, cemento 
que corta la respiración, un destino apagado 
en las coordinadas de cadáveres 
y se toca la pena en los ojos afligidos por el final 
de los pescadores de Alabama. 

Miran los peces que sepultó el barro 
aceitoso. “¿Se salvarán?” dice 
una mujer inocente de Bayon La Batre, 
“¿y el mar y el río y los árboles adornaran 
el cielo?”. “Sólo sabemos que esta 
es una hora muerta, respira 
la despedida”, murmura Tom Johnson, 
el viejo pescador, mientras los niños 
juegan en el parque y no 
saben que la historia ha terminado. 

Mar de Versilia* 

Recojo tu cuerpo 
consumado en las cortezas del sol 
tibio, otoñal. En tu madre 
briza. En las tejidos que nos hicieron 
gotas de la misma orilla humana. 
La semilla de tu paz. 

En el color extendido del mar 
de Versilia. 


*Versilia: Ciudad italiana ubicada en la provincia Toscana, cerca del mar. 

Cortesía de Eduardo Gautreau de Windt

******
El futuro depende de la educación


Federico Mayor Zaragoza

Por: Federico Mayor Zaragoza, Redes cristianas, 01 05 13

Lo que se precisa es una adecuación periódica de las directrices educativas. No es necesaria una nueva ley, porque hay muchos aspectos, los más esenciales, que pueden y deben conservarse de la legislación vigente, incorporando aquellas mejoras que, en concreto, procedan.

No me refiero, pues, al proyecto de LOMCE sino a toda ley relativa a la educación.

Aquellas normas que se mejoren, se añadan o se supriman, deben ser fruto de amplias consultas con los docentes, en primer término, y nunca deben ser el resultado de una imposición ideológica. La educación –formar a personas “libres y responsables”- no es lo mismo que capacitación o formación, y forma parte, junto con la sanidad y el conocimiento científico, de los pilares esenciales de la vida nacional, cuestiones supra-partido político que, sobre todo, no es admisible que sean probadas e impuestas por el “rodillo” de la mayoría absoluta parlamentaria.

España, como debe ser, es un Estado aconfesional y sería por tanto inconstitucional que se estableciera como obligatoria o evaluable la enseñanza religiosa, cuya docencia sólo debe ser seguida, según establecen la Declaración Universal y el Convenio de los Derechos Humanos de la Infancia, por aquellos alumnos que, no alcanzada la edad de la emancipación “deben estudiar las creencias o ideologías de sus padres o tutores”.

Todo lo que sea segregación –por género, por situación económica familiar, por raza…- es absolutamente inadmisible, hasta tal punto que si una ley estableciera unas pautas educativas que condujeran a cualquier forma de discriminación, debería objetarse en conciencia.

Otro aspecto de extraordinario relieve es contribuir al desarrollo pleno de la facultad distintiva de cada ser humano único: la capacidad creadora, de pensar, de anticiparse… Y para ello son necesarias la “disciplina de las disciplinas”, la filosofía, y las enseñanzas artísticas y musicales.

El futuro depende de la educación. Aquellos que alicorten las alas de la plenitud de la ciudadanía atentan a un porvenir que esté a la altura de la igual dignidad de todos los seres humanos.

******
POR EL DERECHO A UNA EDUCACIÓN PÚBLICA DE CALIDAD 

Ver vídeo: http://youtu.be/KSZ4GphLgT4
******
La libertad de los campesinos y de los obreros les pertenece y no puede ni debe sufrir restricción alguna. Corresponde a los propios campesinos y obreros actuar, organizarse, entenderse en todos los dominios de la vida, siguiendo sus ideas y deseos. (Ejercito Negro Makhnovista, Ucrania, 1923).